VVC – Capítulo 1143

0

Capítulo 1143: Para practicar las artes marciales místicas, primero debes castrarte a ti mismo


Incluso si hicieran con éxito un nuevo clon, podría no ser tan perfecto como ese cuerpo. Por tanto, tanto Long Fan como Mo Zhao no querían destruirlo.

Dado que Mo Zhao tendría que usar esa cáscara durante décadas, Long Fan tuvo que encontrar una forma de solucionar ese problema. Sin embargo, no era algo que se pudiera hacer de la noche a la mañana. A pesar de que había estado ocupado todo el día, no pudo alcanzar ningún resultado. Decidió ir a visitar a Gu Xijiu. Sin embargo, no esperaba que Mo Zhao también estuviera allí.

Desde que él recuperó su forma humana, le gustaba comer mucho porque lo hacía sentir vivo. Para desarrollar su relación con Gu Xijiu, comía junto a ella en cada comida. Por coincidencia, Long Fan también tenía hambre, así que se quedó a comer con ellos.

Mo Zhao y Long Fan sabían que ella no era muy inteligente en ese momento, así que no se molestaron en esconder ningún secreto mientras hablaban. Discutieron del problema de la impotencia natural y de las artes marciales místicas.

Mientras ambos discutían, Gu Xijiu repentinamente dijo, «para practicar las artes místicas, primero debes castrarte a ti mismo…»

Tanto Mo Zhao como Long Fan quedaron sin palabras. Mo Zhao hizo una pausa por un momento. Miró a Gu Xijiu. «¿Cómo llegaste a esta frase?»

Gu Xijiu estaba un poco confundida, pero aun así respondió, «sólo me vino a la mente. Mi querido Zhao, desde que dominaste las artes marciales místicas, ¿también te has castrado a ti mismo?»

¡Mo Zhao estaba furioso! “¡No! ¡No hagas tan simplemente esa suposición!» Sonaba como si estuviera regañando a su propia hija. Gu Xijiu se sintió triste y no habló más.

Mo Zhao frotó sus cejas. Sintió que su nivel de paciencia estaba empeorando cuando tenía que tratar con ella de esa manera. Incluso se sintió disgustado y no quiso verla.

Hizo una pausa por un tiempo antes de decirle casualmente, «bien, ve a dormir cuando termines de comer. Ya deberías tener sueño».

«Está bien». Gu Xijiu contestó y después se levantó y volvió a su habitación para dormir.

Mo Zhao miró fijamente a Long Fan. “¿Dónde aprendió esa frase? ¿Es verdad?»

¿Long Fan hizo eso sólo debido a que lo había estado presionando mucho? ¿Lo castró para que fuera más fácil alcanzar un poder espiritual de nivel nueve con ese cuerpo?

Long Fan no se molestó con las palabras de Gu Xijiu. “Esa frase es de una novela. No es verdad. No hay relación entre la práctica de las artes marciales místicas y la castración…»

Mo Zhao sonrió suavemente. “¿Es así? Sin embargo, sé que hay cierto tipo de artes marciales que sólo pueden ser practicadas por vírgenes».

Long Fan frunció su ceño. El Gran Señor parecía tener un significado oculto en su frase. Él contestó con indiferencia, «no hay base científica para esa afirmación; por favor, ignórala».

Mo Zhao lo miró fijamente. “Long Siye, ¿me odias?”

Long Fan estaba sorprendido. Frunció su ceño. «¿Por qué dices eso? Yo…”

Mo Zhao suspiró y dijo, «¿me odias porque no te salvé cuando Di Fuyi te capturo? Para ser honesto, no tenía forma de ayudarte en ese momento. Si no lo hubiera hecho, Di Fuyi no habría quedado atrapado…»

Long Fan lo interrumpió. “No tienes que explicar. Estoy completamente consciente de eso».

Aunque no podía moverse cuando Di Fuyi lo atrapó, todavía estaba consciente. Vio como Mo Zhao no se preocupaba por él y por los otros subordinados cuando estaba negociando con Di Fuyi. Aunque entendía a su maestro, era imposible que él no se sintiera decepcionado.

No sólo él estaba decepcionado, sino que los otros tres subordinados que fueron capturados por Di Fuyi también sintieron lo mismo. Sin embargo, no expresaron sus insatisfacciones.