VVC – Capítulo 1140

0

Capítulo 1140: Tiene una mala vista


Gu Xijiu enfocó su vista en sus ojos y habló nuevamente, «tus ojos te hacen ver como una mala persona».

La mirada de Di Fuyi parecía que podía penetrar en el alma de alguien, pero respondió, «¡tienes mala una vista!» Di Fuyi le dijo, con el rostro lleno de orgullo.

Gu Xijiu no pudo evitar reír por su comentario divertido. “En realidad, eres bastante divertido” dijo ella. Sus ojos entonces cayeron en la Cadena Espiritual que tenía la intención de reducir su poder espiritual.

Las esposas eran especialmente malignas. Venían con esposas y grilletes conectados a sus muñecas y tobillos. Además, el círculo interior de los puños estaba cubierto con clavos sobresalientes. Esos clavos penetraban profundamente la carne y los huesos del prisionero. La mayoría de las empuñaduras estaban manchadas con la sangre de sus víctimas. Incluso el más ligero movimiento causaría más sangrado.

Gu Xijiu miró atentamente esas empuñaduras durante unos momentos. Entonces dio dos pasos hacia adelante y preguntó, «¿estás… herido?»

Di Fuyi miró su pequeño rostro pálido y sonrió ante su reacción. «Está bien. Ven frente a mí, déjame verte más de cerca.»

Gu Xijiu todavía seguía muy alerta. Sacudió su cabeza ante su petición. “¡No! Mi querido Zhao me dijo que eres un hombre astuto. Si me acerco más, seguramente conspirarás en mi contra…”

Di Fuyi suspiró. “Mira estas cadenas. Estoy atrapado e incapaz de moverme. Apenas y puedo mover mis manos. ¿Cómo voy a conspirar en tu contra?»

Los ojos de Gu Xijiu brillaron. Él se las arregló para convencerla rápidamente, así que ella se quedó allí y pensó en lo que le dijo por un momento. «Eso parece».

«Supongo que tu poder espiritual ya ha alcanzado el nivel seis, ¿no es así? No tengo poder para defenderme si intentas matarme ahora. Hablando lógicamente, debería ser yo quien está preocupado, no tú. ¿Estoy en lo cierto?»

Gu Xijiu asintió. “Sí”.

Era tan inocente como una niña. Había una señal de dolor en los ojos de Di Fuyi, pero su sonrisa mostraba una leve inconsistencia. «Ven aquí y déjame verte».

Gu Xijiu se había vuelto demasiado ingenua. Dio unos pasos más cerca, pero se detuvo abruptamente a un metro de él. Frunció su ceño y dijo, «¡apestas!»

Parecía que ya no podía soportarlo, ya que seguía abanicándose para descartar el aroma.

Di Fuyi no sabía qué decir. Él no se había bañado en seis días. Además, el lugar estaba caliente, lo que lo hacía sudar profusamente. No podía utilizar su hechizo de limpieza, ya que las cadenas habían limitado su poder espiritual. Sin embargo, tenía el cuerpo de un Dios. Él no apestaría incluso si no se bañaba en días. Sin embargo, la expresión de su rostro hacía parecer que su aroma pareciera insoportable.

Di Fuyi era muy hábil en medicina. Aunque no entendía del todo la medicina moderna de Long Fan, de alguna manera pudo encontrar algunas similitudes. Como sus conocimientos médicos eran extensos y profundos, no pasó mucho tiempo antes de que lograra encontrar ciertas pistas.

Pensó por un momento y preguntó, «¿qué clase de aroma puedes oler en mí?»

Gu Xijiu arrugó sus cejas en una sola ceja. «¿Hueles como un apestoso pescado salado?»

Di Fuyi no contestó, ya que ese era en efecto un olor asqueroso. No era de extrañar que contuviera su respiración la última vez que se acercó para darle un poco de agua.

«¿Soy el único que tiene ese aroma o los demás también lo tienen?»

Gu Xijiu contestó en consecuencia, «todo el mundo lo tiene. Todos los hombres apestan, excepto mi querido Zhao. Huele divino».

«¿Todos los hombres huelen como un pescado salado apestoso?»

«Son diferentes. Algunos huelen a tofu apestoso, cadáver podrido, pies sudorosos e incluso el hedor a pescado podrido…” Gu Xijiu nombró las esencias una por una como si las estuviera contando con sus dedos.

Los ojos de Di Fuyi parpadeaban. Miró hacia abajo y lanzó un suspiro de desaprobación. Sabía qué clase de veneno había consumido.

Long Fan era realmente un lunático. La drogó con el veneno del Corazón Dulce, haciendo que sólo se interesara intensamente en Mo Zhao. Eso explicaba su enorme confianza y afecto por él. Incluso se dirigió a él repetidamente como su ‘querido Zhao’.

Él sabía cómo hacer el antídoto, pero en su situación actual, no había mucho que pudiera hacer, justo cuando estaba a punto de decir algo, Long Fan salió repentinamente con un ritmo vertiginoso «Xijiu, ¿por qué estás aquí? Ven conmigo».