Capítulo 114: ¿Estás intentando rendirte?


El cuarto príncipe se comportaba como un orgulloso pavo real ya que a él le gustaba exhibir su colección. Por tanto, no era un secreto, ya que había algunas personas que ya sabían que tenía el Horno Divino Garnet en su mansión.

Tristemente, no pudo negarlo cuando Gu Xijiu lo quiso como recompensa.

Estaba juzgando a Gu Xijiu y dijo, “de hecho, tengo un horno de alquimia en mi mansión, pero ¿qué quieres hacer con eso? ¿Sabes cómo producir medicina?”

Gu Xixi dijo sarcásticamente, “Su Alteza, debe estar bromeando. Uno tiene que alcanzar un nivel cuatro de poder espiritual, junto con buenos elementos de madera y fuego con el fin de producir medicinas”.

“Sin embargo, la Señorita Gu no tiene poder espiritual, más bien ¡tiene una boca inteligente!”

Gu Xijiu sonrió y dijo, “sólo quiero una recompensa. ¿Tal vez podría usarlo para jugar y entretenerme? ¿Me lo dará o no?”

Rong Chu respondió, “¡niña, eso no es una pequeña recompensa! ¿Qué pasa si pierdes la apuesta?”

Miró maliciosamente a Gu Xijiu y dijo, “¡no me digas que vas a casarte conmigo o darme tu vida, ya que decenas de tus vidas nunca serían suficientes para pagar el horno!”

Gu Xijiu dijo calmadamente, “casualmente, no tengo nada más que mi vida. Como Su Alteza insiste en que apueste con algo equivalente al valor del horno, yo creo que me rendiré ya que mi vida es inestimable”.

Rong Chu quedo sin palabras.

¿Esa pequeña niña realmente se dio por vencida? ¿Ella había pedido deliberadamente un tesoro para derrotarlo?

Gu Xixi estaba molesta, ¡ella no la perdonaría por ese insulto!

“¡Yo apuesto en tú contra!” Gu Xixi dejo salir su voz claramente. Ella continuó, “¿quieres el horno de alquimia, cierto? Te lo daré. Pero si pierdes, ¡tú vas a pagar el precio! Soy una persona amable, no quiero tu vida, pero yo necesito que me prometas dos cosas”.

“Dime”. Gu Xijiu pregunto.

“Primero, si no proporcionas tres pruebas, tú compromiso con el duodécimo príncipe será anulado y no podrás casarte con ningún otro hombre – sólo con el duodécimo príncipe como amante”.

“¡Nunca serás la concubina oficial! Segundo, ¡tu boca me molesta tanto! ¡Si pierdes la apuesta, entonces deberás cortarte la lengua!”

Esas eran condiciones muy malvadas.

Gu Xietian frunció su ceño y dijo, “Santa Tianwen, ella todavía es una niña. No tienes que preocuparte por lo que dijo”.

Gu Xixi respondió con arrogancia, “¿cómo puede una Santa ser insultada?”. Luego le preguntó a Gu Xijiu, “¿Trato? ¿O no hay trato?”

Gu Xijiu sonrió y dijo, “¿por qué no? ¡Trato! ¿Pero qué tipo de horno me estarás dando como recompensa?”

Gu Xixi saco un horno de alquimia de su bolso y dijo, “¡Aquí está tu recompensa!”

Como estudiante del clan Tianwen, Gu Xixi estaba usando un horno especial que emitía una agradable fragancia.

Sin embargo, Gu Xijiu no estaba realmente feliz con eso. Miró a Rong Chu y dijo, “me acabo de dar cuenta de que el cuarto príncipe no puede soltar su horno de alquimia. Es por eso que él necesita usar el horno de la Santa”.

Rong Chu estaba enojado y dijo, “¡Bien! ¡Usa mi horno! Tampoco es necesario que la Santa Tianwen se una a la apuesta”. Dio instrucciones a su guardia para que llevara el horno.

Gu Xixi entro en pánico porque planeaba sacar el horno del cuarto príncipe si ella perdía la apuesta…

Aparentemente, Gu Xijiu había arruinado su plan y ahora, no podía ir en contra de sus palabras.