VVC – Capítulo 1135

0

Capítulo 1135: Enfermedad inconfesable 2


El aire estaba lleno con abrumador aroma de té, estimulando las papilas gustativas de Di Fuyi. Ella había preparado dos tazas de té por adelantado. Sonrió dulcemente hacia Mo Zhao mientras llenaba su taza, «pruébalo y dime lo que piensas».

Satisfecho, Mo Zhao dio un sorbo y la felicitó. «¡No está mal!»

Los ojos de Gu Xijiu brillaron ante su cumplido como si fuera lo mejor que le había ocurrido. Di Fuyi estaba molesta. Vacilante, él le habló en un tono suave, «Xijiu, ¿también puedo tomar un poco de té? Tengo mucha sed».

De hecho, estaba deshidratado. El lugar estaba tan caliente como una vaporera. Además, no tenía poder espiritual que le sirviera como su protección. El calor había secado casi toda la humedad en su cuerpo; incluso sus labios rojos estaban comenzando a agrietarse bajo el calor.

Gu Xijiu giró para verlo. Sus labios secos habían capturado sus ojos. Frunció sus labios a su vista y después llenó otra taza de té para él. Hubo un parpadeo en los ojos de Mo Zhao. Sin embargo, no la detuvo de hacer lo que estaba haciendo. Sólo se quedó allí parado con sus brazos alrededor de su cuerpo. Sus ojos la siguieron mientras caminaba hacia Di Fuyi.

Cuando estaba frente a Di Fuyi, de pronto arrugó sus cejas frunciendo su ceño y dio unos pasos atrás.

Di Fuyi pudo notar inmediatamente la diferencia en su inusual expresión. «¿Qué ocurre?»

Una vez más, los ojos de Gu Xijiu cayeron sobre sus labios secos. Con una mirada determinada, frunció sus labios y contuvo la respiración mientras seguía caminando hacia él. Inclinó la taza cerca de sus labios. «Bébelo, rápido».

Di Fuyi terminó el té que ella le llevó. El aroma del té llenó sus pulmones. Sin embargo, el sabor estaba asociado con un arrepentimiento amargo.

Una vez terminado, Gu Xijiu retrocedió inmediatamente, como si fuera un monstruo aterrador para ella. Incluso movió la estufa que usaba para hervir el agua más lejos de él.

Di Fuyi fijó sus ojos en ella. “Xijiu, ¿puedo tener otra tasa?”

Gu Xijiu frunció sus cejas. Vacilante, se giró y le preguntó a Mo Zhao, «Mi querido Zhao, ¿por qué está encarcelado?»

Las cadenas de las muñecas de Di Fuyi tintinearon. ¿Querido Zhao?

Satisfecho, Mo Zhao lo miró mientras acariciaba suavemente su cabello. «El hombre es un tipo malo. Es mi mayor enemigo».

Gu Xijiu frunció su ceño. «¿Por qué no sólo lo matas?»

Mo Zhao suspiró. «Después de todo, tiene vida. Simplemente no puedo hacerlo».

«¡Oh!» Gu Xijiu no continuó con sus preguntas. En su lugar, le lanzó una mirada fría a Di Fuyi. “Eres un tipo malo que se opone a mi querido Zhao. No te serviré más té».

Di Fuyi no sabía cómo responder. Suspiró. «Confías mucho en él, ¿no es así? ¿Y si él es el verdadero chico malo?»

“¡Tonterías! ¡Mi querido Zhao es un buen hombre!» Gu Xijiu se negó a seguir hablando más con él. Envolvió su brazo alrededor de Mo Zhao. «¿Nos vamos?»

Mo Zhao le dio un vistazo al Di Fuyi de apariencia muy pálida y quedó excepcionalmente encantado. Antes de marcharse, decidió hacer otro anuncio para satisfacerse incluso más. “Di Fuyi, Xijiu y yo nos casaremos en tres días a partir de ahora. Aunque eres mi mayor enemigo, no voy a tomar en cuenta nuestros encuentros poco placenteros. Me aseguraré de invitarte a nuestra boda”.

Tan pronto como terminó, rápidamente noto que los puños de Di Fuyi estaban apretados con un firme agarre. Contento, se marchó con Gu Xijiu.

Di Fuyi seguía tendido inmóvil en ese lugar. En esa ocasión, Gu Xijiu no tuvo ninguna interacción con él. Cuando estaba masajeando los hombros de Mo Zhao, realmente lo estaba haciendo. No estaba tratando de pasarle mensajes a través del código Morse.

Xijiu, ¿has olvidado todo?

Había cuatro platos y sopa en la mesa del comedor. Gu Xijiu estaba comiendo tranquilamente.

Mo Zhao se sentó al otro lado, mirándola. «¿Delicioso?»