Capítulo 113: ¿¡Está desafiándolo!?


“¡Ja!” Gu Xijiu sonrió sarcásticamente y dijo, “¿qué harías si pudiera probarlo con alguna evidencia?”

¡Esa pequeña niña era demasiado ingenua! ¿Ella lo estaba desafiando?

Rong Chu lo encontró divertido y se rio, “¿Me estás desafiando?”

“¿Cómo me atrevería? Sólo quiero que las cosas sean justas”. Gu Xijiu respondió con calma. Miró a Rong Chu y dijo, “Su Alteza, puede declinar si lo desea”.

Él estaría muy avergonzado si ni siquiera podía aceptar el desafío de una niña.

Rong Chu se mostró molesto y dijo, “¡Bien! ¡Te daré lo que quieras! Si puedes proporcionar tres puntos de evidencia sólida, haré que el duodécimo príncipe se case contigo de buena gana y te trate con amabilidad. No permitiré que él se divorcie y tampoco podrá casarse con una amante en los próximos tres años…”

Gu Tianqing se veía pálida e inconscientemente miró a Rong Yan.

Rong Yan se sintió incómodo y entró en pánico, “Cuarto hermano…”

Gu Xijiu se rio y susurró sarcásticamente, “Su Alteza, usted es de hecho un imbécil”.

Ella luego miró a Rong Yan y él de inmediato se sintió aterrorizado.

Gu Xijiu continuó diciendo, “he estado comprometida con el décimo segundo príncipe con el decreto de Su Majestad y definitivamente nos casaremos si nadie intenta sabotearlo. El duodécimo príncipe me trata… bastante bien. Estoy segura que me apreciara y amara de todo corazón después de nuestra boda, entonces, ¿cómo se divorciaría? Mientras que parece ridícula su sugerencia de no permitirle casarse con ninguna amante, ya existe una regla en nuestra dinastía que establece que a todos los príncipes no se les permite casarse con una amante durante los próximos tres años después de casarse con su primera esposa, a fin de mostrar respeto por la concubina oficial”.

“¿Estás tratando de entretenerme?”

Sus palabras parecieron haber golpeado duramente a Rong Chu en su garganta, ¡y también causaron que  Gu Tianqing estuviera ansiosa!

Incluso sonrió y le preguntó a Rong Yan gentilmente, “¿estoy en lo cierto, Su Alteza? Semejante ley existe, ¿no es así?”

Rong Yan se quedó sin palabras. Se lengua estaba trabada y no se atrevió a decir nada.

Rong Jialuo se unió a la conversación y dijo, “de hecho, tienes razón. Tenemos semejantes leyes para los príncipes”.

Rong Chu estaba molesto y miró a Rong Jialuo. Él estaba allí sentado disfrutando de su té.

Sintió que el príncipe heredero era muy diferente de lo habitual, pero no podía decir cuál era la diferencia.

“¿Por qué me estas mirando?” Rong Jialuo golpeo la mesa con su dedo, “¿no recuerdas esa ley?”

Rong Chu estaba enojado y finalmente respondió, “¡grandioso! ¡Ella tiene razón! He subestimado a esta pequeña. Bien, ¿qué otras recompensas quieres?”

Gu Xijiu dijo, “el cuarto príncipe es una persona tan honorable, por lo que la recompensa debe ser algo fantástico. ¿Tiene algún horno de alquimia? Será genial si puede hacer que eso sea la recompensa”.

Lo pronunció como si fuera normal, pero Rong Yan estaba teniendo dificultades para hablar cuando escuchó eso.

Era bien conocido por su colección y se rumoreaba que era más rico que el palacio.

El cuarto príncipe tenía una peculiaridad, sólo coleccionaba artículos de alta calidad. Por tanto, toda su colección era valiosa y rara. De hecho, tenía un horno de alquimia en su mansión, llamado el Horno Divino Garnet.

Se decía que su calidad era equivalente al horno de alquimia usado por el Señor Supremo Tianwen.

Aparentemente, cada alquimista soñaba con poner sus manos en ese horno y hubiera desaparecido antes si el cuarto príncipe no contratara a un experto en artes marciales para proteger su mansión.