Capítulo 112: ¡Te enseñare una lección!


Gu Xixi estaba aturdida. Miró a Gu Xijiu y dijo, “¿qué quiere decir, Señorita Gu? ¿Cómo pudiste acusarme como una Santa Tianwen falsa?”

“¿Quién sabe?” Gu Xijiu respondió sin emociones. Ella susurró, “bueno, sólo hemos oído hablar del nombre de una Santa Tianwen, pero nadie la ha visto en persona. Y tú conocimiento médico es realmente…” Ella lucio una sonrisa malvada y continuó, “horrendamente pobre”

La palabra “horrendamente pobre” había conmocionado a todos. Nadie podía creer que alguien se hubiera atrevido a insultar a la Santa Tianwen con una palabra tan irrespetuosa.

La mayoría tenían una expresión de asombro en sus rostros. Incluso pensaron que Gu Xijiu tenía cierto trastorno mental.

Aunque Gu Xietian no estaba contento con la forma en que habló Gu Xixi, estaba preocupado por Gu Xijiu y rápidamente la detuvo, “¡Xijiu! ¡Deja de hablar!”

Después se disculpó rápidamente, “Santa Tianwen, por favor, perdónele todavía es joven…”

El rostro de Gu Xixi se puso verde de irá, ya que esa era la primera vez que alguien dudaba de su conocimiento médico, e incluso encontró su identidad sospechosa.

Ella habría abofeteado a Gu Xijiu en el rostro, si no hubiera sido una niña pequeña.

Sin embargo, cuando escuchó la disculpa de Gu Xietian, hizo todo lo posible para reprimir su sangre hirviente y dijo con calma, “no tomaría en serio a esta pequeña niña”.

Justo después de que ella terminó su oración, Gu Xijiu volvió a preguntar, “¿en verdad eres la Santa Tianwen?”

Gu Xixi respondió enojada, “¡Desde luego!”

Rong Chu intentó respaldarla y dijo, “La he visto varias veces, yo puedo ser su testigo”. Luego miró a Gu Xijiu por un poco tiempo.

Él estaba obsesionado con su apariencia. Estaba molesto por la marca de nacimiento roja en el rostro de Gu Xijiu y él nunca había sido amable con la gente fea. Él estaba molesto y dijo, “Señorita Gu, ¿está enojada sólo porque la Santa Tianwen le dijo que no había cura para su marca de nacimiento? Por tanto, ¿se sintió obligada a decir algo malo? No es gran cosa si es fea, pero si su actitud es igual de mala, ¿cómo podría ser parte de la familia real en el futuro?”

¡Lo que acaba de decir era algo muy desagradable de decir!

Rong Jialuo estaba bebiendo el té de la taza en su mano. Después golpeó fuertemente la taza de té en la mesa justo después de que Rong Chu termino de hablar.

“Eres un príncipe, Rong Chu. ¡Cuida tu boca!”

Rong Chu frunció su ceño y miró a Rong Jialuo, “Hermano, es tan amable de tu parte. Sin embargo, ¿acaso dije algo mal? Ella es fea e inútil. Ya es difícil para Rong Yan casarse con ella y ahora que ella está siendo difícil, ¿qué tiene de malo enseñarle una lección?”

Rong Chu solía ser mimado desde que era joven y creció hasta volverse muy arrogante.

Además, estaba calificado para competir por el trono, por tanto, realmente le importaba lo que el príncipe heredero había dicho, pero sólo estaba haciendo un espectáculo frente a todos.

Rong Jialuo lo miró con una fría y feroz mirada. Rong Chu se sorprendió y sintió que su hermano mayor estaba siendo muy diferente de su yo habitual. Finalmente se detuvo de hablar.

Mientras jugueteaba con su taza de té mientras hablaba con Gu Xijiu, Ring Jialuo dijo, “La Señorita Gu debe de tener su propia perspectiva.  ¿No crees que es demasiado pronto para negar su especulación, antes de escuchar lo que tiene que decir?”

“Ella está enojada con el hecho de que no hay cura para su marca de nacimiento. ¿Qué otra razón puede dar ella?” Rong Chu estaba molesto y miró a Gu Xijiu, “¡Bien! ¿Qué evidencia tienes, para que acuses a la Santa Tianwen? ¡Si no puedes demostrar tus quejas con claridad, definitivamente te enseñare una lección!”