VVC – Capítulo 1103

0

Capítulo 1103: La huida 2


Cuando Long Fan interrogó a los guardias, los cuatro parecían estar aturdidos y desorientados con explicaciones incoherentes. Como él era un experto en el campo de la medicina, inmediatamente se dio cuenta de que los cuatro fueron envenenados. Su corazón se hundió. Se apresuró a entrar en el edificio pirámide sin prestar más atención a los guardias.

A primera vista, parecía que nada estaba mal. Los mecanismos ocultos no se activaron. El clon que estaba en el ataúd de hielo también parecía estar perfectamente bien. Sin embargo, Long Fan todavía no estaba completamente tranquilo. Decidió abrir el ataúd para dar un vistazo. Entonces, una repentina comprensión lo golpeó duramente como un golpe en su cabeza. ¡El clon había sido envenenado!

A pesar de estar en un estado de pánico, Long Fan rápidamente intentó reprimir su furia. En pánico, continuó revisando el clon y se dio cuenta de que el veneno ya se había esparcido por la mitad del cuerpo y que ahora se dirigía hacia el corazón. Si hubiera llegado unos minutos más tarde, el clon sería inútil para él.

No fue fácil construir un clon de esa talla. A Long Fan le llevó cincuenta años de experimentación acumulada para llegar a ese momento. Si el clon fuera destruido, necesitaría de por lo menos otros treinta años para construir el mismo.

En ese momento, no tenía tiempo para pensar en el culpable detrás de esto. Rápidamente, intentó encontrar la fuente del veneno para poder desintoxicar el cuerpo lo antes posible.

Cinco minutos después, finalmente curó el veneno y el clon regresó a un estado estable. Su corazón se hundió mientras lo miraba. Aunque el veneno había sido extraído, algunos de los nervios del cuerpo fueron indudablemente dañados. Como el cuerpo todavía yacía ocioso en el ataúd, no había forma de que pudiera saber el alcance de los daños. Sólo podía esperar hasta que el Gran Señor tomará el cuerpo.

Afortunadamente, el poder espiritual del cuerpo no se vio afectado. Era una fortuna en las desgracias. Finalmente, Long Fan tenía el tiempo para identificar al culpable. Era lo suficientemente inteligente como para saber de inicio que Long Siye debía estar involucrado.

Rápidamente regresó a la celda de la prisión, sólo para darse cuenta de que él que estaba siendo encerrado era un Long Siye falso. Podía ver por el disfraz que Gu Xijiu también estaba involucrada. Apretó sus dientes con furia cuando regresó a la habitación de Gu Xijiu, sólo para darse cuenta de que allí también había una figura disfrazada.

Después de un largo suspiro, inmediatamente solicitó todas las imágenes de vigilancia de las últimas horas. Entonces descubrió que Gu Xijiu y Long Siye se habían disfrazado de dos de sus seguidores. Abordaron la Nave de Fuego hacía unos cinco minutos y ahora estaban a punto de salir.

El Palacio Subterráneo fue disparado por el sonido de las alarmas que eran duras para los oídos. Long Fan desplegó rápidamente sus fuerzas para capturarlos. ¡De hecho, estaba decidido a capturarlos y traerlos de vuelta por sí mismo! ¡Sería una vergüenza para ellos que escaparan bajo su vigilancia!

Gu Xijiu y Long Siye podrían haber partido en el barco unos minutos antes, pero el encargado de la nave era un hombre testarudo. Se negó a iniciar el viaje incluso después de que Gu Xijiu le mostrará su tabla que le permitía abordar. El Anciano Long había dicho una vez que en ausencia del Gran Señor, cualquiera que deseara abandonar el lugar debía pedir su permiso personalmente antes de poder abordar. Por tanto, el capitán los hizo esperar mientras procedía a obtener el permiso de Long Fan.

Gu Xijiu sabía que ser educada no funcionaría a su favor. Por tanto, decidió tomar el asunto en sus propias manos. Trató de controlarlo con sus ojos para hacerlo arrancar la nave. Como no estaba completamente familiarizada con el uso de su nuevo cuerpo, su control no era exactamente brillante. Tuvo que mirar fijamente a los ojos del hombre durante tres o cuatro minutos antes de poder controlarlo y hacer que aceptara poner en marcha la nave. Después de esa molestia, habían pasado siete u ocho minutos.

Una persona especialmente asignada debía pilotar cada nave en el área. Después de que el hombre estuviera bajo el control de Gu Xijiu, dio instrucciones a su mejor capitán para que maniobrara la nave.