VVC – Capítulo 1093

0

Capítulo 1093: ¡Quiero salir!


«¿No necesitas agradecerle a la Señorita Gu por apelar en tu beneficio?» El Señor de cabello plateado habló mientras caminaba frente a Long Siye.

Long Siye respondió fríamente, «¡no necesito su ayuda!» Él preferiría que lo odiara a que lo tratara como a un completo extraño.

Después de todo, la había traicionado dos veces. Basado en su temperamento, debería haber tomado la oportunidad para apuñalarlo dos veces y vengarse. En su lugar, lo estaba ayudando.

Long Siye sabía que Gu Xijiu no era una santa. Pagaría a alguien con bondad si hubiera recibido ayuda, pero buscaría venganza si alguien la hubiera maltratado.

Si hubiera recuperado su memoria, lo habría reconocido y se habría vengado de él. Presumiblemente, no lo recordaba en ese momento y sólo lo trataba como un espécimen fracasado. Probablemente era la razón por la que fue tan generosa para salvar su vida.

Irónicamente, eso era lo que Long Siye más había esperado en el pasado. Sin embargo, nunca esperó que ocurriera ahora que enfrentaban semejante situación.

La forma en que lo miraba parecía como si estuviera mirando a un clon defectuoso. Long Siye había sido borrado de su memoria. Se sentía triste y no podía levantarse del suelo. Gu Xijiu no tenía ningún interés en él. Se giró y salió de la habitación sin siquiera mirarlo.

¡Maldita sea! ¡Era otra prueba! El señor de cabello plateado tenía tantos trucos bajo su manga para intentar probarla. ¡Si no hubiera sido lo suficientemente cautelosa, habría caído en su trampa!

Gu Xijiu podía sentir que Long Siye la estaba mirando, pero ella había perdido sus sentimientos por él.

«¡Quiero salir!» Era la octava vez que Gu Xijiu se repetía. Había estado permaneciendo en el palacio subterráneo por tres días. En esos días, había explorado cada rincón del palacio excepto por unas pocas habitaciones.

No era mucho pedir algo de aire fresco. Incluso una chica ordinaria habría pedido salir a ver el mundo. Gu Xijiu, por otro lado, estaba muy acostumbrada a tener su libertad.

«Xijiu, el mundo exterior no es seguro. Tus habilidades todavía son demasiado débiles y por tanto será peligroso que salgas. Quédate aquí y primero practica las habilidades que te he enseñado. Eres libre de marcharte cuando quieras tan pronto como te hayas fortalecido». El Señor de cabello plateado intentó persuadirla.

Durante los últimos dos días, había estado enseñándole a Gu Xijiu algunas habilidades diferentes. Sus técnicas de artes marciales eran completamente diferentes de lo que Di Fuyi le había enseñado. Sólo se podían describir con una palabra – ¡arriesgadas!

Aunque Di Fuyi no siempre era racional en sus acciones, había enseñado a Gu Xijiu sus habilidades paso a paso usando el método correcto. Una vez que ella había alcanzado el nivel más alto de esa habilidad, pudo mantener sus estándares basados en sus enseñanzas.

Por otro lado, las artes marciales enseñadas por el Señor de cabello plateado eran como caminar sobre una cuerda floja. Aunque eran fáciles de entrenar y mejorar sus habilidades, también era algo fácil que sus habilidades se deterioraran. Si no fuera lo suficientemente cuidadosa, probablemente se volvería loca después practicarlas. Sin embargo, el efecto de su método de entrenamiento era excelente. Gu Xijiu había mejorado mucho a pesar de que sólo había aprendido durante dos días.

Cuando llegó allí por primera vez, pensó que él quería usarla para chantajear a Di Fuyi. Sin embargo, ahora no parecía el caso. El Señor de cabello plateado parecía tratar a Gu Xijiu como uno de sus subordinados y por eso quería ayudarla a fortalecerse.

Ese hombre era muy mandón. Obligaba a Gu Xijiu a aprender de él. Ella tuvo que aceptarlo y a regañadientes aprendió algunos trucos de él.

Por supuesto, sabía que él también era muy astuto. Por tanto, le preocupaba que la atrapara cuando le enseñaba sus habilidades. Había algunas habilidades que ella no podía dejar de entrenar una vez que había comenzado Si se detenía, en última instancia sería arrastrada al lado oscuro y nunca sería capaz de volver al camino correcto. Por tanto, era muy cautelosa en su entrenamiento y se aseguró de que estuviera entrenando correctamente.