Capítulo 109: ¿¡Cómo podría ser!? ¡Has pensado demasiado!


Los objetos dentro de la caja eran baratos y de pobre calidad. Él le había dado canicas, listones, algunas monedas y una pequeña campana… ¡Había un buen número de cosas dentro de la caja, pero todas eran inútiles!

La más valiosa era una horquilla de cobre que no costaría más de una plata… Gu Xietian no podía creer que un príncipe le diera semejantes cosas a su prometida, eran incluso peores que las de aquellos que sólo podían ganar un ingreso promedio. Gu Xietian estaba muy molesto.

Inicialmente, Gu Xietian pensó que su hija no estaba actuando bien. Sin embargo, ahora sentía que el príncipe merecía ser insultado cuando vio esos regalos de la caja.

En cualquier caso, él era un príncipe de la familia real y también el prometido de su hija, Gu Xijiu tendría una vida difícil después de casarse con él, si Gu Xietian no podía resolver el asunto. Por tanto, Gu Xietian cerró la caja para evitar que otros chismearan. Aclaró su garganta y dijo, “Xijiu, todo eso te lo dio el príncipe. Te ayudaré a guardarlo y te lo devolveré cuando te cases”.

Luego vio a Rong Yan y dijo, “Su Alteza, Xijiu es su prometida y lo ama de todo corazón. De lo contrario, ni siquiera apreciaría todos esos regalos sin valor. Espero que pueda poner más esfuerzo en amarla y no decepcionarla”.

Rong Yan se sintió avergonzado y culpable, por lo que dijo, “yo… la trataré mejor”.

Gu Xijiu inclinó su cabeza y miró a Rong Yan antes de decir, “¿Qué bien?” Continuó preguntando, “¿Me tratarías tan bien como tratas a la Hermana Tianqing?”

Rong Yan quedó atónito y dijo, “Sólo somos amigos, y la trato como a mis otros amigos. Es diferente. Tú serás mi esposa en el futuro”.

Aunque la estaba regañando, él se sintió conmovido en su corazón. ¿Estaba celosa de Gu Tianqing? Ella debía haberlo amado si se puso celosa.

Gu Xijiu respondió, “Ya veo. ¡Oh, sí! Escuché a alguien decir que los amigos son como nuestros brazos y que tu esposa es sólo la ropa. ¿Te sacrificarías por tus brazos o por tú ropa?”

Rong Yan se quedó sin palabras. Después dijo, “¿Cómo podría ser? ¡Has pensado demasiado! Yo te trataré bien en el futuro y no dejaré que nadie te intimide”.

Gu Xijiu alzo la taza de té y pidió el consejo a Gu Tianqing, “¿He pensado demasiado?”

Gu Tianqing se puso pálida. Estaba furiosa hasta el punto de que no podía dejar de pellizcar el borde de su manga. Sonrió forzadamente y dijo, “Has pensado demasiado, mi querida hermana. Somos sólo amigos…”

El espectáculo había llegado a su final. El Príncipe Heredero estaba mirando en silencio y de pronto se puso de pie y brindó con Gu Xietian, “General Gu, usted es el pilar de nuestra dinastía, gracias. ¡Salud!”

De acuerdo con las reglas del Reino Feixing, los vasallos tenían que arrodillarse para agradecer a los reyes cuando brindaban por ellos.

Gu Xietian estaba familiarizado con la cortesía y rápidamente se arrodilló, “Gracias, Su Alteza. ¡Salud!”

Rong Jialuo dio unos pasos hacia adelante e intentó ayudarlo a levantarse. ¡Sin embargo, accidentalmente pateó la silla en la que Gu Xijiu estaba sentada y cayó sobre ella!

Gu Xijiu estaba viendo cómo su hermoso rostro se agrandaba rápidamente. Quiso iniciar su teletransportación, pero trató de controlarse a sí misma.

¡Rong Jialuo cayó torpemente en ella!