Capítulo 107: Lucha interna


Gu Xijiu acaricio el brazalete con sus dedos para consolar a la Piedra del Firmamento. Sonrió y repitió, “aunque luce ordinario, todavía me gusta. Es como un regalo de Dios. Simplemente no tengo ganas de quitármelo después de usarlo”.

Continuó hablando al sentir que Rong Jialuo aún insistía en dárselo, “me gustan los colores claros y no soy fanática de los diseños complicados. El brazalete de Su Alteza es increíble, pero no se ajusta a mis ojos”.

Rong Jialuo no quiso forzarla más y se guardó el brazalete.

Rong Yan se sintió aliviado. Creció en la familia real y sabía que las piedras preciosas en ese brazalete eran preciosas. ¡Especialmente el zafiro que valía unos cientos de miles de platas!

Gu Xijiu avergonzaría a su prometido si aceptaba el brazalete.

Rong Yan sintió que esa pequeña parecía estar enamorada de él. No se distrajo con el Príncipe Heredero. Él se sintió feliz. Desde que entró en la residencia junto con su hermano, era como una hoja que sostenía a una flor. Todos sólo le prestaron atención al Príncipe Heredero y a él lo ignoraron.

Estaba deprimido desde que llegó, pero finalmente había encontrado su confianza en ese momento. Le dio un vistazo a Rong Jialuo y sacó una esmeralda de su bolsillo. Él dijo, “Xijiu, sé que te gustan los colores claros, pero aún eres una pequeña. No se ve bien si no tienes ningún accesorio. Obtuve esto en una subasta hace unos días, te sienta. Póntela y muéstremela”.

La esmeralda se veía clara y transparente mientras yacía en su palma.

¡Gu Tianqing estaba notablemente enojada!

Le gustaba mucho la esmeralda e incluso se lo había dicho anteriormente a Rong Yan. Este sonrió y le dijo que le daría una sorpresa, ¡pero ahora se la estaba dando a Gu Xijiu!

Gu Tianqing no podía hacer nada al respecto.

Gu Xijiu miró la esmeralda y se dio cuenta de que era una buena y que probablemente costaba de veinte a treinta mil platas. El Duodécimo Príncipe parecía estar dispuesto a gastar más en su “prometida” ahora.

Sonrió y dijo, “Duodécimo Príncipe, ¿quieres dármela?”

Rong Yan asintió y dijo, “¡Por supuesto!”

Gu Xijiu suspiró y respondió, “esta es la primera vez que me has dado algo tan valioso. Parece incorrecto si la rechazo…” De hecho, todos los regalos que él le compró antes no valían nada.

Rong Yan estaba encantado y dijo, “¡Desde luego! Soy tu prometido, tú no debes rechazar los regalos que te compro”.

Gu Xijiu tomo el jade y le dijo, “¡entonces, debería agradecerle!”

Rong Yan estaba encantado y miró a Rong Jialuo. Este no tenía emociones.

Rong Yan sintió que finalmente ganó la batalla. Él sonrió y dijo, “Xijiu, solías dirigirte a mí como hermano Rong Yan, ¿podrías continuar haciéndolo? Llamarme como a un príncipe suena tan extraño…”