VVC – Capítulo 1063

0

Capítulo 1063: Nadie se atrevería a clamar que era mejor que él


Aunque Long Siye generalmente se veía normal, Di Fuyi anteriormente había sentido algo extraño. El único problema era que no podía precisar qué era… Afortunadamente, cuando la mente de Di Fuyi estaba despejada, pudo llegar al fondo de la mayoría de los problemas casi instantáneamente.

Recordó al Emperador Xuan quien estaba siendo controlado por una droga y sospechó que Long Siye estaba siendo engañado por la misma estrategia. Luego pensó en el Augurio. Si él fue atrapado por el Augurio y sabía que estaba molesto por algo, era fácil para él magnificar el problema usando drogas o incluso hechizos. ¡Para entonces, podía hacer cualquier cosa!

Di Fuyi se agitaba más cada vez que lo pensaba. Por tanto, inmediatamente invocó a su unicornio y se fue a la Montaña del Hada Plata. No sabía que llegaría en el momento adecuado. ¡Justo a tiempo para salvar a Gu Xijiu!

El poder espiritual de Di Fuyi era sólo del 20%. Necesitaría de al menos el 30 o 40% si quería derrotar a Long Siye en un día normal. Sin embargo, en ese caso en particular, Gu Xijiu se encontraba en una situación peligrosa que requería atención inmediata. Por tanto, sólo atacó a Ye Hongfeng antes de escapar con Gu Xijiu.

Afortunadamente, estaba familiarizado con el entorno. Así, pudo encontrar la cueva de cristal casi instantáneamente. Gu Xijiu estaba herida en su espalda y pecho, así como en su corazón. Una persona normal habría muerto hace mucho tiempo, pero afortunadamente, ella estaba lo suficientemente determinada como para lograrlo. Quería sobrevivir y su poder espiritual era casi de nivel ocho lo que la ayudó a mantener su vida.

¡Afortunadamente para ella, las habilidades médicas de Di Fuyi eran increíbles! Nadie se atrevería a decir que era mejor que él. Aunque la lesión de Gu Xijiu era grave, se las arregló para salvarla.

Después de explicar cuidadosamente toda la situación, ella finalmente entendió lo que estaba ocurriendo. Ella apenas hablaba mientras él le contaba la historia, pero sus ojos lo miraban mientras lo escuchaba.

Di Fuyi se dio cuenta de que ella estaba haciendo todo lo posible por mantenerse despierta a medida que su rostro se volvía cada vez más pálido. En esa ocasión, no era sólo por sus lesiones físicas. Tenía cicatrices mentales. Esa era la razón por la que tuvo la pesadilla relacionada con el mar de sangre.

Di Fuyi sabía que estaba mentalmente cansada. Por lo que, suavemente frotó su cabeza. “Chica tonta, estás muy cansada. Duerme bien, yo estaré aquí para ti…» su voz era tan suave como la brisa de la primavera.

En efecto, Gu Xijiu estaba exhausta, pero seguía preocupada mientras mantenía sus ojos abiertos. Di Fuyi la entendía bien. «No te preocupes, he recuperado casi el 20% de mi poder. ¡Tengo mi manera de matar a esa gente que quiere atacarnos! Además, Mu Feng nos está protegiendo en el exterior. Estaremos a salvo».

Gu Xijiu finalmente cerró sus ojos para dormir.

Toda la cueva estaba llena de cristales. Los cristales eran buenos para reunir el poder espiritual que era útil para la práctica y la sanación. La cueva estaba localizada en lo profundo de la jungla y estaba extremadamente escondida. Mu Feng era quien accidentalmente lo encontró y pensó que era un lugar muy bueno para que el Señor practicara. Coincidentemente, la cueva ahora se volvió importante.