VVC – Capítulo 1061

0

Capítulo 1061: Mi pubertad llegó temprano


Gu Xijiu fue obediente. Por tanto, dejó de moverse. Miró a Di Fuyi y preguntó, «¿cómo llegaste aquí? Pensé que… que él intentaría matarte…»

Di Fuyi alzó su brazo y sacó un tazón de aguamiel de la nada y la alimentó para que rehidratara sus labios secos mientras le contaba lo que había ocurrido.

Aunque el nuevo cuerpo de Di Fuyi se estaba volviendo más pequeño, su poder espiritual se estaba desarrollando. Desde temprano esa mañana, comenzó a sentirse caliente de vez en cuando, mientras su poder espiritual circulaba dentro de su cuerpo. Como él era un médico legendario, supo al instante que se estaba recuperando. Desde luego, la parte preocupante era que podía volverse incluso más pequeño. Por tanto, no se lo dijo a Gu Xijiu porque no quería decepcionarla.

Sabía que ella fue a verlo antes de marcharse. Podía sentirlo y sabía que estaba allí aunque sus ojos estuvieran cerrados. Sin embargo, ese fue un momento crítico durante su práctica y meditación. Por tanto, no la entretuvo.

Inicialmente, se suponía que debía meditar por lo menos tres horas después de que se marchó. Sin embargo, como se trataba de una meditación tranquila, ya sentía la diferencia después de una hora y media. ¡Se dio cuenta de que se había convertido en un adolescente de 16 o 17 años y que era incluso más alto que Ying Yannuo!

Aunque no había regresado completamente a su aspecto original, dejó salir un suspiro de alivio. Finalmente, había dominado los procedimientos y estrategias para su recuperación; sería capaz de recuperarse completamente después de unos cuantos intentos más. Para ese momento, volvería a ser el guapo y encantador Maestro Celestial Zuo y ya no necesitaría hacer el acto de lindo frente a Gu Xijiu.

Estaba muy contento y pensó si debía ir a verla o esperar a que volviera a entrar en su habitación y sorprenderla. ¡Repentinamente, alguien irrumpió en la habitación antes de que él se decidiera!

¡Cuatro personas fueron a matarlo! Sin embargo, se quedaron atónitos cuando lo vieron. Uno de los ladrones (Ladrón A) preguntó, «¿quién demonios eres tú?»

Di Fuyi encontró hilarante que la gente irrumpiera en la habitación con la intención de asesinar y sin embargo ni siquiera pudieran reconocer a quién estaba tratando de matar. ¡¿Eran estúpidos?!

Permaneció en silencio, pero los miró como si tuviera muchas ideas en su mente.

El ladrón B dijo con impaciencia, «no importa quién sea, nuestra misión es matar a la persona que está en la habitación. ¡Actuemos!»

El ladrón C todavía vaciló. «Pero nos dijeron que matáramos a un niño de ocho o nueve años…»

El ladrón D era una persona cuidadosa; le preguntó a Di Fuyi mientras apuntaba con su espada a su rostro, «¡dime! ¿Dónde está el niño?»

Di Fuyi finalmente lo entendió. Luego, lentamente dobló sus mangas y les dijo, «probablemente me busquen a mí. ¡Vamos entonces!»

“¡Tonterías! ¡Estamos buscando a un niño! ¡No te pareces a él!» El ladrón B no le creyó.

«Uhhmm, mi pubertad se adelantó». Di Fuyi contestó y luego se puso de pie y continuó, «ya pueden atacar».

Los cuatro ladrones estaban extremadamente molestos ya que sentían que habían sido engañados por el adolescente. Se miraron unos a otros y trataron de averiguar qué hacer, decidieron golpear al adolescente y luego interrogarlo sobre el paradero del niño.

Por tanto, los cuatro ladrones finalmente comenzaron a atacar. Su Kung Fu era bastante bueno y el más poderoso había alcanzado un poder espiritual de nivel seis.