Capítulo 106: El gentil Príncipe heredero


Gu Xijiu se sorprendió cuando se dio cuenta de su mala conducta. Rápidamente sostuvo su frente y se balanceó un poco, “me siento mareada…”

Gu Xietian dijo rápidamente, “niña, probablemente estas borracha. Ve a descansar un poco”.

Gu Xietian pareció entender sus deseos. Sin embargo, Rong Jialuo la detuvo cuando estaba a punto de retirarse, “está bien, no creo que un vaso de vino pueda emborracharla. Tengo una píldora que podría ayudar a aliviar el mareo, sólo tienes que comerla”.

Él saco la píldora mientras hablaba y luego se la pasó a Gu Xijiu.

Fue tan considerado que él especialmente le dijo al criado que le llevara un vaso de agua caliente para ella. Gu Xijiu no logró retirarse y más bien tomó la píldora y la tragó junto con el agua.

“¿Cómo te sientes?” Preguntó Rong Jialuo con preocupación.

“Me siento mejor”. Gu Xijiu sólo pudo decir eso. De hecho, no estaba borracha en absoluto.

Una copa de vino era algo fácil para ella y podía reconocer que la píldora que le había dado el Príncipe Heredero era de alta calidad. Incluso si ella bebiera una gran botella de alcohol, todavía debería poder recuperarse después de consumir esa píldora.

¡En efecto! ¡El Príncipe Heredero tenía muchos tesoros junto a él!

Gu Xijiu suspiró secretamente y ella sólo pudo sentarse allí y esperar.

Todos estaban sorprendidos con lo que ellos habían visto.

¡No esperaban que el Príncipe Heredero fuera tan amable! Y la que le importaba era la más fea de todos…

Todas las hermanas la envidiaban. ¡También lo encontraron extraño ya que el prometido de Gu Xijiu estaba allí! ¿Por qué el Príncipe Heredero la trataba tan bien cuando su hermano estaba allí?

Rong Yan se sintió incómodo. Sin embargo, no podía entender el por qué. Consideró que como su ego masculino… Tosió y estuvo a punto de hablar. Sin embargo, Rong Jialuo dijo, “Señorita Gu, nuestras madres eran muy buenas amigas. Ella estaba furiosa cuando escuchó que alguien la había metido en problemas anteriormente. Por tanto, me dijo que trajera algo para usted…”

Él sacó un objeto de su manga y se lo entregó a Gu Xijiu. Todos se sorprendieron cuando vieron ese objeto. ¡Era un brazalete con unas coloridas gemas! ¡Su diseño y color se veían exactamente como el Brazalete de Piedra del Firmamento que ya usaba!

Incluso antes de que Gu Xijiu lograra responder, ¡el Brazalete de Piedra del Firmamento en su muñeca estaba enojado!

“¡Falso! ¡Es pirateado! ¡Altamente pirateado! ¡No, no! ¡Lastimeramente pirata! ¡Me veo mucho mejor que ése! Si no me crees, me volveré a transformar en mi apariencia original…” ¡El Brazalete de Piedra del Firmamento estaba maldiciendo y gritando en la mente de Gu Xijiu mientras estaba a punto de explotar!

“¡Cálmate, Piedrita!” Gu Xijiu tocó su brazalete. Lucía gentil, pero la forma en que le entregó el mensaje a la piedra fue muy firme. “Él me está poniendo a prueba. ¡Te pondré en la cama helada para congelarte durante 10.000 años si te atreves a transformarte!”

El Brazalete de Piedra del Firmamento permaneció en silencio y no se atrevió a hacer ningún ruido.

Gu Xijiu ya no lo molestó más, sacudió su cabeza. Ella sonrió y dijo, “Su Alteza, esto es demasiado valioso, ¿cómo podría aceptarlo gratis? Además de eso, ya tengo un brazalete. Gracias por su amabilidad”.

Rong Jialuo miró su brazalete y dijo, “Señorita Gu, su brazalete… parece ser demasiado simple. No coincide con usted…”

¡La Piedra del Firmamento estaba realmente enojada!