Capítulo 105: Él te estaba buscando nuevamente.


Gu Xietian estaba satisfecho con la forma en que vestía Gu Xijiu y las dos mejores palabras para describirla eran – ¡perfil bajo!

El resto de sus hijas se vistieron con sus mejores vestidos con muchos accesorios para lucir como ángeles o hadas. Gu Xijiu llevaba un vestido sencillo de color púrpura claro y ato su cabello con una cinta de color similar. La mitad de su largo cabello estaba sobre su hombro y llevaba un brazalete de jade como su único accesorio. Su pequeño rostro parecía limpio y hermoso con un flequillo para cubrir su frente. Sus labios lucían un poco más rosados ​​de lo normal, pero ella no se puso maquillaje. ¡Esa era su belleza natural! No se destacaba entre todas sus hermanas, de no ser por la marca de nacimiento roja en su rostro… ¡Suspiro!

Gu Xietian sintió algo extraño. Un hombre común no le prestaría atención a esa hija. Sin embargo, el Príncipe Heredero parecía enfocarse en Gu Xijiu desde que se sentó en la mesa.

El príncipe heredero era una persona tan encantadora y elegante que difícilmente expresaba sus expresiones faciales, por tanto, normalmente nadie sabía lo que él estaba pensando. ¡Sin embargo, incluso un hombre descuidado como Gu Xietian pudo sentir su intención! ¡Él ni siquiera se molestó en ocultar su interés!

Difícilmente hablaba, pero le daba un vistazo a Gu Xijiu cuando hablaba. ¡A él parecía importarle mucho su respuesta! ¿Qué ocurría con el Príncipe Heredero? ¿Qué estaba tratando de hacer? ¿Era la marca de nacimiento atractiva para él? Gu Xietian se preguntaba…

“Él te está mirando. Él todavía te está mirando. ¡Mira! Él te está mirando de nuevo…” El Brazalete de Piedra del Firmamento estaba molestando a Gu Xijiu.

“¡Cállate!” Gu Xijiu estaba irritada. Estaba jugueteando con el palillo entre sus dedos y quería golpear el brazalete de jade en su muñeca.

“Maestra, ¿crees que él pueda reconocerte?” El Brazalete de Piedra del Firmamento pregunto con sospecha.

Gu Xijiu permaneció en silencio mientras se lo preguntaba. Las acciones de Rong Jialuo demostraron que él podría reconocerla. Incluso si él no la reconocía, debía haber sospechado algo. Además de eso, ella sintió que algo andaba mal y se preguntó si el motivo de la visita de Rong Jialuo era ir tras ella.

“¿Señorita Gu? ¿Señorita Gu?”

Gu Xijiu se recuperó de sus profundos pensamientos y vio que Rong Jialuo la estaba mirando con una copa de vino, “¿puedo saber si la señorita Gu tiene algún conocimiento médico?”

“Sólo un poco”. Gu Xijiu respondió conservadoramente.

“¿Un poco? ¿Qué quiere decir con eso?”

“He leído algunos libros relacionados con medicinas”. Gu Xijiu respondió cuidadosamente.

Rong Jialuo asintió y dijo, “respeto a quienes tienen conocimientos médicos. ¡Salud!” Él se levantó y le pasó un vaso a Gu Xijiu.

¡Oh no! Se suponía que ella no debía dejar que el Príncipe Heredero se pusiera de pie mientras estaba sentada. Gu Xijiu rápidamente se levantó y alzo el vaso, “¡Disculpas, Su Alteza! Debería ser yo quien llene su copa de vino. Gracias”. Gu Xijiu terminó el vaso de vino y entonces se sentó después de alzar su vaso vacío hacia Rong Jialuo.

¡Repentinamente se dio cuenta de que había hecho algo mal después que se sentó! Las mujeres en ese mundo eran muy amables incluso cuando bebían. Sólo bebían un sorbo, especialmente para las hijas de familias influyentes. Incluso tenían que cubrirse el rostro con sus mangas cuando ellas bebían.

¡Sin embargo, ella lo terminó de un sorbo! ¡Ella bebió más rápido que la mayoría de los hombres! Eso hizo que la gente se sorprendiera…

Gu Xijiu les dio un vistazo a todos y se dio cuenta de que todas sus hermanas estaban aturdidas. ¡Gu Xietian estaba más aturdido! El Príncipe Heredero que estaba sentado a su lado mostró una expresión facial molesta…