VVC – Capítulo 1046

0

Capítulo 1046: ¿Quién dijo que las amistades durarían incluso aunque ya no se amaran?


Gu Xijiu había estado con él durante mucho tiempo. Por tanto, sabía que nadie debía molestarlo cada vez que había un resplandor púrpura rodeando su cuerpo. Además de eso, él necesitaba por lo menos otras seis horas y nadie debía moverlo o incluso tocarlo durante su entrenamiento.

Le informó a Long Siye al respecto y lo consideraba una buena persona, ya que inmediatamente llamó a dos de sus discípulos, quienes ya poseían un poder espiritual nivel siete, para ser guardianes de Di Fuyi. Ambos vigilaban la puerta para que nadie pudiera molestarlo.

Gu Xijiu pudo finalmente partir pacíficamente sabiendo que dos guardianes estaban protegiéndolo.

Long Siye tenía razón. Si alguien atacaba a la persona que estaba dentro de la habitación, Gu Xijiu no tendría ninguna oportunidad de pelear con ellos si ni siquiera los discípulos de Long Siye podían lidiar con ellos.

Los tres finamente partieron una vez que se resolvieron los arreglos necesarios. De hecho, se necesitaba de los tres, ya que la bestia era demasiado poderosa. Era una ilusión pensar que Gu Xijiu matara sola a la bestia. Necesitaba la ayuda de Long Siye, y él llevó a Ye Hongfeng para proteger su reputación.

Afortunadamente, la Montaña del Hada Plata estaba cerca. Sólo estaba a unos 300 o 400 kilómetros. Los tres viajaron en la grulla de Long Siye que podía hacer un viaje de regreso en casi una hora. Quizás, sólo necesitaban tres horas en total después de tener en cuenta el tiempo para pelear con la bestia.

Fue un viaje tranquilo y pronto llegaron al Arroyo del Hada Plata.

Long Siye no habló mucho durante el viaje y actuaba como cuando Gu Xijiu lo conoció por primera vez. Era elegante y frío.

Por supuesto, ella tampoco quería tentarlo. Por tanto, tampoco hablaba. Ye Hongfeng los miraba mientras fruncía sus labios. Quería hablar con Long Siye, pero él fingió que no la escuchaba. Por tanto, tampoco Ye Hongfeng no se atrevió a hablar.

Era la primera vez que Gu Xijiu había experimentado un viaje tan aburrido y nunca había experimentado semejante ambiente tan intenso y serio junto a Long Siye. Suspiró en silencio para sí misma porque sabía que nada volvería a ser como antes.

¿Quién dijo que las amistades durarían a pesar de que su amor desapareciera? Era raro que una pareja quedara como amigos después de haber roto.

Sintió que no debía verlo con demasiada frecuencia para evitar una situación tan incómoda.

El nombre ’Arroyo del Hada Plata’ era genial y el paisaje también era fantástico. Nueve cascadas se extendían desde la cima del acantilado y se precipitaban verticalmente hacia un profundo estanque como si fueran cortinas de agua. Mientras tanto, había un bosque rodeando el estanque.

La Bestia del Hada Plata sólo podía ser encontrada en ese lugar y sólo en ese lugar.

El poder de Ye Hongfeng era el más débil entre los tres. Probablemente moriría primero si estuviera lo suficientemente cerca de la bestia cuando apareciera. Por tanto, Long Siye la asignó para permanecer en el árbol en un lugar más lejos, mientras que Gu Xijiu se quedaría en el árbol más cerca al arroyo. Mientras tanto, Long Siye se acercaría al arroyo para atraerlo.

¡Este era muy grande y la superficie era tan grande como la mitad del tamaño del Lago Oeste! Junto a las nueve cascadas, el sonido del agua fluyendo se podía escuchar fácilmente desde lejos. Sin embargo, era un poco extraño ya que había mucha agua brotando desde la cima de la montaña, pero el estanque nunca podía llenarse. Parecía un pozo sin fondo.

Basada en la información proporcionada por la Piedra del Firmamento, el arroyo estaba conectado con varios ríos subterráneos. La Bestia del Hada Plata se escondía en los ríos subterráneos y por lo general no llegaba a la superficie del Arroyo del Hada Plata. La única forma de atraerla era usar una criatura especial, el Buey de dos patas, como carnada. ¡Además, debia estar vivo!

Por suerte, Long Siye estaba bien preparado y logró capturar dos bueyes que se guardaban en la gran bolsa de Gu Xijiu. Cuando llegaron cerca del arroyo, ella soltó uno de los bueyes de su bolsa de almacenamiento.

Era un tipo de búfalo y usualmente se dirigían hacia la dirección del agua. Sin embargo, probablemente sintió el peligro en el agua desde que se negó a moverse hacia el arroyo.