VVC – Capítulo 1045

0

Capítulo 1045: ¿En serio piensas que todavía es tan joven?


Basada en la actitud de Long Siye, Gu Xijiu sabía que era inútil pensar que ayudaría a tratar el trastorno de Di Fuyi. Por tanto, decidió permanecer un poco más en el pabellón. Después de pasar algún tiempo en el pabellón, regresó al hotel para poder revisar el progreso de la recuperación de Di Fuyi, ya que ya era hora de que terminara su entrenamiento. Sorprendentemente, Long Siye estaba de pie junto a la valla del segundo piso.

Ella estaba sorprendida y se acercó rápidamente y dijo, «¿tú… Tú no te has ido?” Pensó que él se había marchado.

Long Siye respondió fríamente, «no iré en contra de mi promesa».

«Entonces, ¿comenzamos? ¿Qué debo hacer?» Gu Xijiu inmediatamente se sintió aliviada.

«Esta es la razón por la que te estoy esperando aquí. He preparado todo, pero hay una hierba que necesito que consigas por ti misma».

La Montaña del Hada Plata era una montaña famosa que estaba situada en Nan Lu de la Montaña Tianwen. Era más famosa por su arroyo que por su altura. El arroyo fue nombrado como el Arroyo del Hada Plata y una Bestia del Hada Plata estaba viviendo en el arroyo. La bestia era extremadamente feroz y era una legendaria bestia nivel ocho. Incluso la gente que poseía un poder espiritual nivel nueve no intentaba acercarse a ella. Por tanto, no era fácil matar y quizás, uno podría resultar gravemente herido si era descuidado.

Sin embargo, era una criatura preciosa ya que cada parte de su cuerpo era útil de alguna forma. Su piel podía ser convertida en armadura; su cuerno podía ser convertido en una flauta poderosa que podía ser utilizada para reunir a muchos animales si se tocaba a un ritmo único. La sangre era un suplemento muy nutritivo. Según las leyendas, las píldoras que se hacían con su sangre podían ayudar a fortalecer el cuerpo humano e incluso aumentaban su tolerancia física.

Su músculo era la parte más valiosa de su cuerpo ya que ayudaba a rejuvenecer el cuerpo de la persona. Uno podría recuperarse instantáneamente si comiera su músculo junto con ciertas hierbas… Por ejemplo, un paciente que cayera enfermo durante mucho tiempo podía recuperarse rápidamente después de comer su músculo y una mujer cuyo aspecto había sido desfigurado también se recuperaría después de comerlo.

Lo que Long Siye necesitaba que Gu Xijiu obtuviera era su músculo, pero había una condición insana si querían obtenerlo. Uno tenía que aplicar la sangre de una virgen en la herida de la bestia después de que era asesinada para arrancar el músculo del cuerpo de la Bestia del Hada Plata.

Además de eso, tenían que ser valientes y cuidadosos cuando lo hacían y él o ella debían poseer un poder espiritual de al menos un nivel siete.

Aunque había muchas discípulas bajo Long Siye, ninguna cumplía con ambos requisitos. Por tanto, no tenía más remedio que pedírselo a Gu Xijiu.

Desde luego, Gu Xijiu vaciló cuando Long Siye le contó su plan, ya que estaba preocupada por dejar a Di Fuyi solo en el hotel. Long Siye pareció entender sus preocupaciones y rio fríamente, «ya tiene 15 años. ¿En serio crees que es tan joven como un bebé amamantado y necesita a alguien aquí todo el tiempo? En cualquier caso, depende de ti, pero nunca se recuperará si te niegas a ir».

Gu Xijiu se dio cuenta de que era un poco indecisa. Sin embargo, seguía preocupada cada vez que recordaba al demonio que se las arregló para escapar. Permaneció en silencio.

Long Siye frunció su ceño, «Gu Xijiu, ¿eres su madre? ¿Desde cuándo te has vuelto tan indecisa? Este es mi territorio y hay muchos discípulos de mi clan vigilando el hotel. No dejaré que le ocurra ningún accidente mientras él no se suicide. Puedo enviarlo a la montaña Tianwen si aún estás preocupada. ¡Es probablemente el lugar más seguro y ni una mosca puede entrar!»

Gu Xijiu estuvo de acuerdo con él, ya que intentaba tan duramente asegurar su seguridad. Fue directamente a ver a Di Fuyi, pero se dio cuenta de que él seguía meditando ya que todavía había un resplandor púrpura a su alrededor.

Gu Xijiu había estado con él durante mucho tiempo. Por tanto, sabía que nadie debía molestarlo cada vez que había un resplandor púrpura rodeando su cuerpo.