Capítulo 104: ¿Qué está ocurriendo?


¿Tenía el Príncipe heredero un par de ojos que podían escanear a través de la ropa y piel para ver sus rasgos reales? Eso era imposible, ¿cierto?

Teóricamente, no debería ser capaz de reconocerla.

Sin embargo, Rong Jialuo era ligeramente malvado. A pesar de que había tantas hermanas que se vestían como flores coloridas, Rong Jialuo seguía mirando a Gu Xijiu a pesar de que sus otras hermanas eran más hermosas.

Rong Jialuo tenía rasgos sobresalientes. Él era guapo y encantador con un par de hermosas cejas y ojos agudos. Parecía elegante y así como también respetado.

Rong Yan también era considerado un chico guapo y lucía caballeroso. Sin embargo, sus encantos disminuían cuando se sentaba junto al Príncipe Heredero. Era como comparar una luciérnaga con la luz de la luna.

El General Gu tenía ocho hijas (incluida Gu Xijiu), pero sólo seis se unieron a la cena. Las otras dos chicas todavía eran demasiado jóvenes para unirse a la cena y estaban bajo el cuidado de sus concubinas.

Además de Gu Xijiu, Gu Tianqing y Gu Tianyi, el resto de las hermanas nunca se habían encontrado con el Príncipe Heredero. Ellas sólo escucharon que él era un líder y también estaba entre los mejores cuatro tipos encantadores en la ciudad capital. Inicialmente, pensaron que todo el mundo sólo estaba tratando de besar su trasero debido a su identidad y estado. Sin embargo, sus latidos eran notablemente más rápidos cuando lo conocieron.

Solían pensar que el Octavo Príncipe era el tipo más guapo del mundo, pero cuando vieron al Príncipe Heredero, se dieron cuenta de que él incluso podía vencer a Rong Che. Rong Che era amable y educado al igual que los estudiantes de Wu Yi durante el período de la dinastía Wei y Jin.

Rong Jialuo, por el otro lado, era frío pero elegante, como las flores que crecían en la cima de las colinas. Ellos eran realmente preciosos. Incluso si él no hacía nada, su personaje había influenciado a todos para que rindan su mejor respeto. Nació para ser el rey y era capaz de hacer que todos se arrodillaran ante él.

El apuesto príncipe heredero estaba en un nivel diferente. ¡Incluso el acto de sostener un vaso de vino era suficiente para hacer que las hermanas Gu gritaran en sus corazones! En el exterior, sin embargo, se comportaban bastante bien y lograron controlar su pasión y sus deseos. Sus ojos robarían una o dos miradas de vez en cuando y rápidamente miraron hacia abajo cuando sus miradas coincidían casualmente con los ojos del Príncipe Heredero.

Inicialmente, Gu Xietian le ordenó a su ayudante que les dijera a sus hijas que usaran un maquillaje más ligero para evitar que fueran elegidas. Sin embargo, fue al revés cuando llegaron al salón. Todas se pusieron un maquillaje pesado y se colocaron su mejor vestido.

Gu Xietian estaba enojado, pero no podía expresarlo frente a sus invitados. Él sabía que todas sus hijas eran hermosas y se veían aún más bonitas después de ponerse el maquillaje y un buen vestido. Estuvo preocupado durante toda la cena, ya que no quería que el Príncipe heredero se enamorara de ninguna de ellas.

Para su sorpresa, el Príncipe Heredero no estaba interesado en sus hermosas cinco hijas, pero mantuvo sus ojos en su hija más fea, Gu Xijiu. Se dio cuenta de que el Príncipe Heredero le había dado algunos vistazos a Gu Xijiu durante la cena e incluso la había invitado a sentarse a su lado.

Gu Xietian al principio pensó que el Príncipe Heredero intentaba ser amable y caballeroso, pero ahora no podía estar tan seguro.