VVC – Capítulo 1034

0

Capítulo 1034: Silencio, sigue vigilando


Gu Xijiu dio un vistazo, “su sien está hormigueando ligeramente y parece como si algo estuviera intentando cavar alrededor de su cabeza. ¡Rong Che debe haberle lanzado un hechizo venenoso!”

Di Fuyi quedó impresionado, “¡no está mal! Tu observación es impresionante. Eres digna de ser enseñada. ¿Puedes decir el tipo del hechizo venenoso? Honestamente, el carácter del Emperador no es grandioso, pero ha sido un buen emperador. También es inteligente y no es completamente un viejo tonto. Sus dos hijos sobresalientes han sufrido continuamente incidentes graves. De hecho, estaba comenzando a sospechar de Rong Che, por lo que es reacio a preparar el testamento. Debe ser capaz de captar la cruel intención de Rong Che. Desafortunadamente, no hay nadie alrededor para salvarlo en este momento. Rong Che sabe que él está retrasando la preparación del testamento intencionalmente, así que procedió a controlarlo con un hechizo venenoso. Sin embargo, tiene que controlar el hechizo venenoso muy cuidadosamente para evitar que alguien lo mire. También tiene que ocultarlo de los médicos imperiales. Por tanto, sólo hay un hechizo venenoso que puede haber usado, es el hechizo de agujas venenosas. El hechizo puede perturbar los pensamientos de la mente de alguien, causando que inexplicablemente se ponga nerviosa para que pueda ser controlada fácilmente por el que lanza el hechizo”.

Gu Xijiu sintió que era un verdadero privilegio estar al lado de un maestro extremadamente experimentado. Incluso ver los dramas con él podría beneficiarla con tanto conocimiento.

En la pantalla, podía ver que el hechizo venenoso de Rong Che estaba comenzando a surtir efecto. Con una mirada apagada en los ojos del Emperador, su mano lentamente se estaba volviendo ágil.

Gu Xijiu estaba un poco ansiosa, “no lo dejarás tener éxito, ¿cierto? Una vez que el testamento esté preparado, Rong Che se convertirá en el Emperador”.

“Silencio, sigue mirando”.

La puerta fue empujada y se pudo ver a un médico imperial trotando hacia el salón. Se inclinó ante el Emperador.

Este aún estaba escribiendo el testamento. “Levántate”, dijo el Emperador, sin apartar la vista del edicto imperial.

El médico imperial procedió a revisar su pulso. Rong Che dio un paso atrás y quedó de pie en una esquina.

El Emperador no podía escribir mientras el médico estuviera leyendo su pulso, así que tuvo que dejar el edicto medio hecho sobre la mesa.

El médico procedió a colocar sus instrumentos médicos en la mesa. Frenéticamente, tiró una taza de té sobre la mesa causando que se derramará por todo el edicto imperial.

En su estado de shock, rápidamente intentó limpiar el desastre, pero no pudo hacer nada mientras veía que los escritos del edicto se volvían cada vez más borrosos.

Rápidamente se arrodilló y suplicó perdón. Al costado, Rong Che lo miró en silencio por un tiempo y sonrió. Reconoció al médico imperial. Estaba con el grupo que apoyaba a Rong Chu.

Los seguidores de Rong Chu debían ser reacios a permitir que Rong Che obtuviera el trono. Era posible que el médico imperial lo hubiera hecho a propósito. Sin embargo, Rong Che no estaba preocupado ya que podía controlar al Emperador nuevamente y hacerlo escribir otro edicto imperial en cualquier momento.

Un eunuco podía ser escuchado haciendo algunos anuncios desde el exterior, “Su Majestad, Su Excelencia Zhang, Su Excelencia Zhao… han solicitado una reunión”.

Entre las Excelencias, algunos estaban con Rong Chu, mientras que otros estaban con el Príncipe Heredero. Estaban allí para reunirse con Rong Che ya que estaban preocupados por el paradero de Rong Jialuo.

Bajo circunstancias normales, el Emperador no los vería bajo semejantes condiciones, ya que conocía sus intenciones, por lo que sería mejor que los rechazara.

Sin embargo, bajo el control de Rong Che el Emperador les permitió entrar. Los seguidores de Rong Chu estaban furiosos y pidieron el arresto e interrogatorio de Rong Jialuo porque querían que se hiciera justicia por Rong Chu.

Por otro lado, los seguidores del Príncipe Heredero insistieron en que la situación no era clara para llevar a cabo un juicio justo. El Príncipe Heredero estaba fuera cuando ocurrió el incidente. Aunque el que asesinó a Rong Chu era uno de los guardias del Príncipe Heredero, no estaba claro si el propio príncipe lo había enviado.

Los ministros se enredaron en una batalla y se volvieron fervientes y emocionados. El ruido era aún más insoportable que tener bandadas de gorriones chirriando.

Repentinamente, el Emperador golpeó la mesa y los hizo callar, “¿por qué hacen tanto alboroto? ¡Jialuo ha encontrado su fin!”

Todos los ministros quedaron en silencio.

Los seguidores del Príncipe Heredero estaban totalmente aturdidos. Por otro lado, los seguidores de Rong Chu se quedaron atónitos y quedaron mirándose unos con otros sin decir una palabra más.

Rong Che les reportó lo que le había dicho al Emperador sobre la muerte de Rong Jialuo.