VVC – Capítulo 1006

0

Capítulo 1006: ¿Qué puedes hacerme?


El rostro de Ye Hongfeng se puso pálido y huyó con un par de ojos llorosos.

Long Siye se dio la vuelta y miró a Gu Xijiu, “Xijiu, ella no es buena hablando. No te lo tomes personalmente”.

Gu Xijiu sonrió, “seguro”. ¿Por qué se preocuparía por un asunto tan insignificante?

Long Siye la miró durante un tiempo, “¡qué amable eres!” Después dejó la habitación.

Gu Xijiu se detuvo un segundo y reflexionó mientras él parecía estar enfadado, pero ¿por qué? Desde que iban a observar la condición de Rong Jialuo durante toda la noche, todos decidieron pasar la noche en el hotel.

Había una fragancia ligera que venía del edredón suave y cómodo, los muebles olían a resina. Estaban dentro de una de las suites premium del hotel. Había una cama con una colcha para cada habitación.

Di Fuyi miró la cama y luego a Gu Xijiu, quien ya estaba acostada “¿estás segura de que quieres quedarte en la misma habitación que yo?”.

Gu Xijiu bostezo y dijo, “Sí, sí. Ya lo has preguntado por décima vez. Muy bien, vamos a dormir. Estoy exhausta”.

Di Fuyi la miró mientras se sentaba en la orilla de la cama, “Xijiu, aunque parezco un niño, de hecho, soy un adulto. No es apropiado que un hombre y una mujer pasen la noche en la misma habitación, ¿cierto?”

Honestamente, estaba molesto. Aunque quería pasar tiempo junto a ella, ahora era Ying Yannuo. Ella probablemente no conocía su verdadera identidad, pero quería quedarse con él en la misma habitación… ¿Se había olvidado de su compromiso? ¡Ahora era la prometida de Di Fuyi! ¡¿Cómo podía estar tan cerca de otro hombre?! ¡Parecía demasiado abierta de mente!

Cuando Rong Che ayudó a organizar las habitaciones, pensó que Gu Xijiu pediría otra habitación. Sorprendentemente, había pedido quedarse con él en la misma habitación. Él estaba aturdido e incluso Rong Che y Long Siye se sorprendieron.

Gu Xijiu era una persona muy decisiva. Por tanto, nada podía hacer que cambiara su decisión una vez que lo había decidido. Por ello, el pequeño tuvo que quedarse con Gu Xijiu en la misma habitación.

Di Fuyi se encontraba en un dilema ya que quería estar junto a ella para poder aprovecharse ocasionalmente, pero no quería que estuviera cerca de otros hombres excepto del verdadero Di Fuyi.

Gu Xijiu entrecerró sus ojos y miró hacia su rostro de niño, “¿por qué no? Además, yo duermo en la banca y tú dormirás en la cama, así que no hay nada malo”.

Di Fuyi la miró, “¿no temes que te haga algo?”

Gu Xijiu lo miró de pies a cabeza, “¿qué puedes hacerme con tu físico?”

¡Sólo tenía ocho o nueve años y aún no había llegado a la pubertad! Además de eso, su voz sonaba como la de un niño y no sería capaz de hacer nada aunque quisiera.

Di Fuyi frunció el ceño, “¿por qué siento que intentas burlarte de mí?” Él se acercó a ella, “¿realmente crees que no puedo hacerte nada?” Su voz sonaba peligrosa y aunque era pequeño, su aura era fuerte.

Usualmente, todo el mundo, así como sus subordinados, se arrodillaban rápidamente ante él cuando tenía un aura tan fuerte. Sin embargo, Gu Xijiu no se preocupó e incluso empujó su pequeño rostro, “muy bien, muy bien. Deja de jugar, vamos a dormir”.

Di Fuyi quedó sin palabras. ¡Era demasiado descuidada cuando se trataba de hombres!

¡Di Fuyi parpadeó y quiso besarle los labios rojos! Sin embargo, ella atrapó sus labios con sus dedos, ya que había previsto que ocurriría.