VVC – Capítulo 099

0

Capítulo 99: No fue mi intención…


Gu Tianchao estaba aturdido.

“¡Bastardo!” Gu Xietian fue el primero en reaccionar y estaba indignado.

Golpeó duramente a Gu Tianchao en el rostro, lo que le hizo retroceder algunos pasos. Rápidamente se quitó la capa que estaba usando y cubrió a Leng Xiangyu para que no estuviera exponiendo su cuerpo en público. También revisó sus venas y confirmó que simplemente se desmayó y no tenía otros problemas serios.

Gu Xietian era un maestro de artes marciales que también era experto en tratamientos médicos. Usó sus dedos para masajear las áreas relevantes como una forma de acupuntura para Leng Xiangyu y en un momento, ella se las arregló para recuperar el conocimiento. Al despertar, inconscientemente maldijo, “casi me mató esa perra…” Antes de que pudiera completar su oración, vio el rostro enojado de Gu Xietian, por lo que no se atrevió a continuar hablando.

Gu Xietian estaba irritado. Se puso de pie y gritó, “¿de qué te estás quejando? Esto fue todo por culpa de tú precioso hijo. Eres la esposa de un general. Por favor, compórtate apropiadamente en público en lugar de maldecir y llorar como una mujer loca”.

Al ser atacada por su lengua filosa, Leng Xiangyu inmediatamente se calló y ya no lloró.

Gu Tianchao se quedó a un lado y no supo qué decir.

Gu Xietian lo fulminó con su mirada y le recriminó, “¿por qué sujetaste la cuerda así? ¡Has hecho que tu hermana caiga desde un punto muy alto!”

Gu Tianchao no podía quejarse de nada, su atractivo rostro se puso rojo, “yo… no fue mi intención…”

Gu Xietian lo ignoró y ahora atendió a Gu Xijiu, quien ya había levantó de la caída.

Como tuvo a Leng Xiangyu como cojín, no se lastimó. Ella sólo lucía desordenada.

Estaba apoyada en un árbol en el patio mirando en silencio la escena. Nadie podía decir lo que estaba en su mente.

“Xijiu, ¿estás bien?” Gu Xietian se acercó y quiso sostener su pequeña mano para revisar sus venas.

Gu Xijiu evitó ligeramente su mano y habló en voz baja, “Me siento afortunada”.

Gu Xietian estaba asombrado, “Mi Xijiu tiene buena fortuna y estará bien…”, después, miró a Gu Tianchao y dijo, “¡Ven y discúlpate con tu hermana!”

Gu Tianchao vaciló pero tuvo que ir a disculparse. Él la llamó buena hermana y pronunció unas pocas frases que explicaban que él no tenía la intención de hacer eso y pidió perdón.

Gu Xijiu se quedó quieta y silenciosamente esperó a que terminara. Cuando terminó, sonrió levemente y dijo, “al menos ahora sé que el Segundo Joven Maestro no hizo eso intencionalmente. Afortunadamente, tuve a la Tía Leng como mi cojín. De lo contrario, me temo que no estaría de pie, hablando con el Segundo Joven Maestro. No sería capaz de escuchar su disculpa”.

Gu Tianchao permaneció en silencio. Se preguntó por qué ahora esa chica tenía una lengua tan aguda. Sin embargo, no podía defenderse. Su rostro se estaba poniendo rojo nuevamente.

Gu Xijiu se dio la vuelta y miró a Leng Xiangyu que aún estaba sentada en el suelo. Ella dijo, “Tía Leng, ¿estás bien?”

En muchos años Leng Xiangyu nunca se había encontrado con un momento tan embarazoso. Sin embargo, fue un error causado por su hijo por lo que no pudo culpar a nadie. Sólo podía soportarlo.

Aparentemente, el golpe fue bastante pesado, tanto que su cabeza como su pecho estaban sufriendo. Miró a su hijo y le preocupaba que él se sintiera culpable, por lo que no se atrevió a decirle a nadie que no estaba bien.

Apenas pudo ponerse de pie, incluso con la ayuda de sus doncellas y cuando Gu Xijiu le preguntó por su estado, forzó una sonrisa y fingió ser generosa diciendo, “estoy bien mientras tú estés bien”.