VVC – Capítulo 097

0

Capítulo 97: A la gente fea le gusta actuar


Todas sus hijas estaban en el salón excepto Gu Xijiu.

Gu Xietian frunció su ceño y miró a Leng Xiangyu antes de preguntarle, “¿le avisaste a Xijiu?”

Leng Xiangyu maldijo dentro de su corazón. En el pasado, cuando su hijo regresaba, esa chica fea iría sola pero esa vez no. Sonrió torpemente y envió a su sirviente a invitar a Gu Xijiu antes de que ella explicara, “Xijiu siempre ha estado cerca de Tianchao, así que cuando él regrese ella saldrá y lo recibirá. No sé por qué no salió en esta ocasión. Estuve ocupado todo el día haciendo preparativos y me olvidé de ella…”

Gu Xietian asintió mientras miraba a su hijo, “Tianchao, ¿has preparado un regalo para Xijiu?”

Gu Tianchao nunca esperó que su padre preguntara sobre ese asunto. Estaba ligeramente aturdido, pero inmediatamente sonrió y dijo, “¡desde luego! Cuando llegue Xijiu, se lo daré personalmente”.

La sonrisa de Gu Xietian indicó que estuvo satisfecho con esa respuesta.

Gu Tianchao lucía tranquilo, pero dentro de su corazón él se sentía extraño. A su padre nunca le había importado esa chica fea. ¿Qué le estaba ocurriendo? ¿Por qué repentinamente le prestó atención?

El sirviente que fue enviado para invitar a Gu Xijiu regresó en poco tiempo e informó, “General, Señora, ella afirma que no se siente bien, así que no vendrá”.

Gu Xietian frunció su ceño y preguntó, “¿no se siente bien? ¿Qué le ocurrió?” Se levantó y salió. Mientras caminaba, le ordenó a alguien que fuera y pidiera un médico.

Caminó muy rápido y dejó aturdido al resto de su familia en el salón.

Gu Tianyi no pudo soportarlo y dijo, “como dice el viejo refrán… a la gente fea le gusta actuar. Veamos qué problema creará en esta ocasión. Ella cree que es la primera hija preciosa”.

Gu Tianchao sintió curiosidad y preguntó, “Tianyi, ¿qué ocurrió mientras yo estaba fuera?”

Gu Tianyi era una persona habladora, por lo que inmediatamente puso al tanto a su hermano de los acontecimientos recientes que giraban alrededor de Gu Xijiu. Las otras hermanas también contribuyeron en la historia.

Gu Tianchao escuchó en silencio y miró a Gu Tianqing. Los ojos de ella bajaron lo que la hizo parecer inocente. Después miró a su madre, Leng Xiangyu. Su rostro bien cuidado estaba un poco pálido y en sus ojos observo algo de enojo y frustración.

Se levantó bruscamente y dijo, “ha pasado mucho tiempo desde la última vez que vi a la hermana Xijiu. Como ella no se siente bien, déjame ir a visitarla”.

Quería ver qué le había ocurrido a esa chica fea que repentinamente recibió tanta atención de todos. Sintió que esa chica fea no merecía que se le prestara ninguna atención. Mientras él se alejaba, otros en la sala también lo siguieron para ver qué sucedería a continuación.

Cuando todos llegaron al patio de Gu Xijiu, inmediatamente la vieron sentada en el columpio mientras Gu Xietian, que corrió hacia allí, estaba de pie junto al columpio y la empujaba. Cuando el columpio estaba demasiado alto, decía nerviosamente, “Más lento, por favor. No te balancees demasiado alto. Tienes un dolor de cabeza. Ten cuidado y no te caigas”.

La expresión facial de Gu Tianqing cambió. Sus puños estaban apretados fuertemente en esa ocasión. Incluso a pesar de que ella era la hija favorita de su padre, nunca recibió su ayuda cuando jugaba en el columpio. Su padre, el general, no se molestaría en jugar con esos objetos relacionados a los niños, sin embargo, parecía estar disfrutando de su tiempo con Gu Xijiu.

Ella y sus otras hermanas sentían amargura en sus corazones. Todas ellas no se veían felices.