VVC – Capítulo 096

0

Capítulo 96: Como si le diera la bienvenida a la persona más cercana a ella


Miraba con admiración a su hermano, quien le daba regalos a todos y se sintió dolida cuando no le dio nada a pesar de que ella era sólo una niña.

Gu Tianchao se dio la vuelta y vio a esa pobre niña en la esquina. Tal vez sintió algo de simpatía por ella, por lo que simplemente sacó un dulce y se lo arrojó, “esto es para ti”.

Aunque era simplemente un dulce, era el primer regalo que Gu Xijiu recibió desde que ella creció. Inmediatamente puso una sonrisa en su rostro. Miró a su hermano con asombro y gratitud. Esa expresión probablemente complació a Gu Tianchao, porque en cualquier otro momento que regresaba a casa, él traía algo para ella.

Aunque el regalo que recibía siempre sería el más inútil, siempre le haría el día de Gu Xijiu. Fue por eso que cada vez que Gu Tianchao regresaba a casa, salía corriendo de su casa para darle la bienvenida como si estuviera dando la bienvenida a la persona más cercana a ella.

Simplemente había muy pocos buenos recuerdos en su corta vida y cada vez que alguien le daba un poco de calidez lo guardaba en su corazón y devolvía el favor con su mejor esfuerzo. Nunca supo que su hermano la veía como un perro sin hogar que pedía atención y cariño.

La Gu Xijiu original terminó su vida a la edad de 13 años por lo que pudo no entender el llamado “cuidado” de su hermano. Pero era evidente para la actual Gu Xijiu, por lo que le era imposible ir y darle la bienvenida como antes.

Gu Tianchao estaba siendo recibido en casa como una celebridad. Todas sus hermanas lo rodearon y se escucharon parloteos. Su madre, Leng Xiangyu, le siguió ordenando a la gente que arreglara su té y su silla como si no fuera lo suficientemente cómoda y no estuviera lo suficientemente caliente.

Todas sus tías estaban también allí. Aunque tenían pensamientos diferentes en sus corazones, llevaban una sonrisa en sus rostros y lo saludaron cordialmente.

En cuanto a Gu Xietian, quien siempre estaba ocupado con el trabajo, deliberadamente tomó un día libre para recibir a su hijo en casa. Se sentó en la cabecera de la mesa y bebió el té servido por su hijo. Parecía satisfecho mirando a todos sus hijos a su alrededor.

Repentinamente, la sala de estar se volvió inusualmente animada. Como de costumbre, Gu Tianchao llevo regalos para distribuir. Gu Xietian recibió una espada de dos filos que había sido bendecida con poder espiritual. Podía alertar al propietario cuando enfrentaba el peligro.

Leng Xiangyu consiguió un par de muñecas hechas de jade blanco. Era un hombre y una mujer y fueron tallados exquisitamente. De hecho, se parecían vagamente a Leng Xiangyu y Gu Xietian. Aparentemente, era un producto especialmente diseñado que simbolizaba a la pareja amorosa que nunca se separaría.

El presente para Gu Tianqing fue una horquilla con ocho signos auspiciosos que fueron tallados con una artesanía fina. Fue hecha de un material precioso raro e incrustado con un cristal espiritual. Tenía el efecto de mejorar la condición física, por lo que a Gu Tianqing le gustó mucho e inmediatamente se la puso en el cabello.

En cuanto a las otras hermanas, se les dieron obsequios que iban desde perfumes hasta bolsos y cristales de jade, etc. Gu Tianchao tenía un buen gusto. Todo lo que llevo podía iluminar a las chicas y logró reavivar los buenos espíritus en todas.

Incluso sus tías recibieron regalos únicos y hermosos. Todos estaban emocionados. Gu Xietian estaba felizmente usando su espada pero de pronto recordó algo. Dio un vistazo en el salón y preguntó, “¿Dónde está Xijiu? ¿No está ella aquí?”