Capítulo 88: Esto se pone más interesante…


El manantial relativamente grande de aguas termales se volvió silencioso como lo fue antes. Esa hermosa princesa estuvo sentada en la silla por un momento y la esquina de sus labios de pronto se curvó un poco. Con algunos movimientos, aquellas correas que estaban atadas a ella se repentinamente se desintegraron en polvo y no quedó ni una tira.

Lentamente se puso de pie y la gran túnica roja la siguió por el piso como una corriente de fuego.

Cerró sus ojos ligeramente y su cuerpo de pronto creció más alto. Medía cerca de 1,78 metros, pero en ese momento creció a 1,82 metros.

Afortunadamente, la túnica en su cuerpo era lo suficientemente grande como para que aún pareciera suelta incluso después de crecer una cabeza más alta. Las solapas seguían siendo las mismas que al inicio, cubriendo sólo sus hombros parcialmente y exponiendo así su piel clara.

La bata todavía estaba muy suelta y todavía no sobresalía nada de su pecho.

Sus rasgos también habían cambiado ligeramente. Ella era hermosa, pero ahora con un añadido de un aura inexplicablemente despreocupada y un encanto malvado.

¡No, ella en verdad no era ella! ¡Era un él!

Aunque era muy hermoso, ¡realmente era un hombre!

Tenía sus cejas ligeramente curvadas y cuando alzo sus manos para dar un vistazo, sus dedos eran tan claros como el jade y tan largos como el bambú.

Alzo su mano para tocar sus labios y de pronto se rio…

Parecía estarse poniendo más interesante…

El siguiente punto de parada para Gu Xijiu fue un lugar donde nadie esperaría – la mansión de Kunwang.

Al mencionar ese lugar, todos en la ciudad capital lo conocerían.

Era porque la persona que vivía en ella que era la persona más famosa en el Reino Feixing – el cuarto príncipe, Rong Chu, ¡quien también era conocido como Kunwang!

La vecindad de la mansión Kunwang era muy grande, donde incontables torres y palacios magníficos estaban conectados.

Rong Chu siempre tenía un estilo de vida lujoso. Por tanto, su mansión era la más magnífica entre los príncipes y también era más impresionante que la mansión del príncipe heredero, Rong Jialuo.

Rong Chu también era también más lascivo. Tenía muchas concubinas que eran muy hermosas, en su reino. También se rumoreaba que el sirviente que tenía que ayudarlo a cambiar su inodoro también era hermoso.

Aunque Rong Chu todavía no se había casado oficialmente, ya tenía numerosas concubinas de su lado.

Afortunadamente, las casas de su mansión eran más que suficientes – a cada concubina incluso se le daba su casa.

Como había muchas concubinas, había muchas peleas y rivalidades diarias en el “santuario interior”.

Aquellas que ganaran disfrutarían de favores especiales de Rong Chu, mientras que las que perdieran morirían o serían encerradas en el palacio frío.

El palacio frío en la mansión de Rong Chu era único y diferente de cualquier otro palacio frío tradicional.

La apariencia exterior del palacio no era diferente de las otras casas en la mansión de Kunwang, pero su interior era su mundo propio.

Todos los muebles, incluyendo la cama, estaban hechos de jade helado. ¡Por tanto, independientemente de la temporada, el palacio frío era tan frío como un congelador! Además, el palacio frío también era el hogar de algunas criaturas venenosas.

Por ejemplo, el ‘escorpión llama helada’ que podía moverse tan rápido como un rayo y podía convertirte en una escultura de hielo viviente inmediatamente con un sólo mordisco, el ‘mordedor corazón de hielo’ que no se mueve rápido pero una vez muerde a su presa, nunca lo deja ir, y la ‘hormiga caminante del frío’ que disfruta corriendo por todo el lugar para picar a la gente con sus piernas peludas, era capaz de causar ampollas por todo el cuerpo…

Esas tres criaturas eran extremadamente venenosas y nadie podía salir vivo una vez que entraba.

Uno se congelaría en una escultura de hielo y luego sería comido vivo por el mordedor corazón de hielo, o sería ampollado hasta la muerte, picado por las hormigas caminantes del frío…

Esas mujeres que eran forzadas a entrar a ese lugar nunca podrían sobrevivir más de tres días.

Era el paraíso para aquellas criaturas venenosas, por lo que era el lugar más temido para las concubinas que vivían en la mansión Kunwang. Muchas bellas damas entraron caminando pero ninguna de ellas pudo retirarse, ni siquiera quedaron restos de sus cadáveres, ya que todos se convirtieron en una masa de huesos.

Por lo tanto, nadie se atrevía a entrar en ese lugar, ni siquiera los sirvientes y guardias, quienes generalmente trataban de desviarse.

Y de todos los lugares, ese era el punto de descanso para Gu Xijiu.