VVC – Capítulo 087

0

Capítulo 87: Olvidare todo después de que despierte


¡Además, todavía tenía que saber cómo usar un horno de la época para refinar la panacea!

La visión de la hermosa princesa se centraba en la botella que tenía en su mano, sus ojos brillaban como si quisiera decir algo pero no pudo decir nada por su boca rellena.

La panacea requería de meditación para que funcionara, por tanto, Gu Xijiu comenzó a meditar inmediatamente después de tragarse la píldora.

La píldora era bastante efectiva. Meditó durante aproximadamente un minuto, y ¡sus dolores en el pecho se habían reducido! Ella casi podía utilizar su técnica de teletransportación de nuevo.

Abrió sus ojos y miro directamente el par de hermosos ojos indescriptibles de la hermosa princesa.

Gu Xijiu se detuvo un poco y estaba a punto de hacer algo. Entonces, una voz se escuchó repentinamente desde afuera, “Princesa, ¿todo está bien?”

Esa voz provenía inesperadamente de un hombre, presumiblemente de un guardia de la princesa, que fue a preguntar porque la princesa no había salido, incluso después de tan largo tiempo.

La concentración de la hermosa princesa se movió hacia el rostro de Gu Xijiu y sus ojos parecían estar riendo indistintamente mientras esperaba que sacara la manga de su boca, para que pudiera contestar.

Sin embargo, ella no esperaba que Gu Xijiu respondiera poco después de que el hombre terminara su frase, “Sí, estoy bien”. Su voz e incluso el tono fueron sorprendentemente, los mismos que los de la bella princesa.

La princesa la estaba mirando y un asombro finalmente brilló a través de sus ojos llorosos.

Parecía que no esperaba que Gu Xijiu dominara también la técnica de disfrazar su voz. ¡Su imitación era realmente perfecta!

Gu Xijiu después se levantó y sacó la manga de su boca, “¡Ya sabes demasiado sobre mí, debería haberte matado!”

La princesa inmediatamente respondió, “prometo que no voy a decir nada. ¡Lo que sucedió hoy será sólo un sueño para mí y lo olvidaré todo cuando me despierte!”

Gu Xijiu, “…”, esa princesa era realmente muy inteligente y casi no pudo tomar represalias.

Se detuvo un momento antes de hurgar en su manga y tomar una pequeña botella. Luego, sirvió una pastilla roja y la metió en la boca de la bella princesa sin su permiso y metió la pastilla en su garganta. Dijo suavemente, “este es el veneno de Wuduanchang. No sentirás nada cuando lo consumas, pero si no tienes un antídoto, serás envenenada en un mes – tus intestinos y entrañas se pudrirán y eventualmente morirás”.

Los ojos de la hermosa princesa brillaron, “Si no digo nada a nadie, me darás el antídoto a tiempo, ¿cierto?”

“¡Chica inteligente! Lo haré… sólo si te portas bien. Conseguiré que alguien te envíe el antídoto la noche del día 28”.

“Me portaré bien”. La hermosa princesa lo prometió.

Gu Xijiu asintió levemente con su cabeza y usó su cuchillo para cortar un poco las ataduras del cuerpo de la hermosa princesa.

“¿No me vas a liberar todavía?” La hermosa princesa se sorprendió.

“Lucha con todas tus fuerzas y las romperás después de aproximadamente una hora”.

“Oh”. La hermosa princesa comenzó a forcejear en la silla.

Gu Xijiu la ignoró y se estaba moviendo en los alrededores con una fragancia especial para eliminar su propio olor corporal y aliento. Después de estar segura de que no había dejado atrás ninguna evidencia detrás, hizo giro perfecto y justo cuando quería teletransportarse, de pronto se detuvo para mirar a la hermosa princesa.

Esa hermosa princesa inmediatamente miró hacia atrás y cuando hicieron contacto visual, Gu Xijiu maldijo, “¡Perra!” ¡En su corazón!

Se preguntó cómo reencarnaría esa bella princesa. ¡Sus ojos eran tan atractivos y el corazón de Gu Xijiu se saltaba cada vez que miraba a sus ojos! No pudo soportar hacerle daño e hizo lo que fuera para ser amable con ella.

¿Tal vez ese era el legendario par de hermosos ojos?

Gu Xijiu hizo una pausa por un momento y dijo, “deberías tener más sopa de papaya, nudillos de cerdo, soja, cacahuetes…”

Al ver los resplandecientes y desconcertados ojos de la hermosa princesa, agregó, “¡eso puede ayudar a agrandar tus senos!” Se teletransportó tan pronto como terminó su oración.