Capítulo 80: ¡Él ni siquiera supo su nombre!


Con un chasquido de sus dedos, Rong Jialuo envió un rayo de fuego que quemó el papel, aguja de plata y el gusano hasta las cenizas.

“¿Eso… eso es todo?” Rong Jialuo no pudo evitar preguntar.

“Sí, está hecho. Su Alteza, puede intentar practicar su Qi ahora”.

Rong Jialuo no se preocupaba por la polvorienta sala de estudio. Se sentó y comenzó a practicar. Después de unos quince minutos, abrió sus ojos y se levantó de un salto para darle una reverencia de gratitud a Gu Xijiu, “¡Gracias, Señor Ren, por sus maravillosas habilidades médicas, ahora estoy curado!”

¡Él estaba sanado! ¡Finalmente estaba sano! Una enfermedad crónica que había estado con en él durante dos años y lo había dejado casi sin esperanza, ¡ahora estaba curada!

Aunque Rong Jialuo estaba calmado durante todo ese tiempo, estaba tan emocionado que su pecho parecía a punto de estallar.

“Señor Ren, ha curado mi enfermedad y puedo recompensarle más, usted…” Rong Jialuo miró hacia donde estaba Gu Xijiu con sus ojos radiantes, pero bruscamente, dejó de hablar.

Gu Xijiu no podía verse.

“¿Señor Ren? ¿Señor Ren?” Rong Jialuo no quería darse por vencido y miró a su alrededor, pero estaba solo en la sala de estudio arruinada.

Ese pequeño tipo había desaparecido repentinamente de la misma forma en que apareció de la nada. Nadie sabía cómo había llegado o se había ido…

Rong Jialuo se quejó y lamentó haber apartado sus ojos del hombre.

Aparte de querer agradecer a Gu Xijiu, también tenía muchas cosas que quería preguntar. Por ejemplo, los orígenes de ese Gu y su clan. Además, incluso quería reclutarla a toda costa, ¡ya que sería una pena dejar ir a semejante genio!

Él incluso había elaborado un plan sobre cómo convencerla de que se uniera a él.

Al final del día, antes de que pudiera hacer algo, ¡ella acababa de desaparecer!

Después de curar su enfermedad desconocida, ella tomó la extraña pulsera y la nota de un millón de onzas de plata y desapareció…

¡Él ni siquiera sabía el nombre de esa persona! Sólo sabía que su apellido era Ren, del pequeño que envió la grulla de papel en la casa de subastas…

La luna en el cielo era tan grande como un disco circular, pero no había estrellas que salpicaran en absoluto el vasto cielo, sólo el cielo y la tierra plateados, reflejando la luz de la luna.

Ya era tarde por la noche. Como la ciudad había impuesto un toque de queda, apenas se veía a alguien en el camino, sólo se miraba pasar a los soldados que patrullaban de vez en cuando.

Gu Xijiu reapareció en una de las calles oscuras y tranquilas de la ciudad.

Aunque era relativamente habilidosa al aplicar su técnica de teletransportación, el poder interno en su cuerpo se había degenerado tanto que no podía aplicar la técnica tan fácilmente como en su vida anterior. La distancia de cada teletransporté era de aproximadamente una milla de distancia uno del otro.

La distancia entre la mansión del General Gu y la mansión del príncipe heredero estaba bastante lejos – una estaba en el sur, mientras la otra estaba en el norte. Por tanto, Gu Xijiu no podía teletransportarse directamente a su habitación desde la mansión del príncipe heredero, ya que necesitaba de algunos lugares para descansar.

Afortunadamente, Gu Xijiu era muy escrupulosa y ya había memorizado todo el mapa de la ciudad. Por ello, sabía qué lugar estaba más oculto de la vista del público y tenía una multitud menor. Ese carril era uno de los lugares que ella eligió para descansar.

“¡No esperaba que reconocieras ese, Gu! También era muy raro durante nuestra era”. La voz del Brazalete de Piedra del Firmamento hizo eco en la mente de Gu Xijiu.

Ella no estaba preocupada por eso. Cuando se estabilizó, jadeó ligeramente, tocó suavemente su pecho y arrugo sus cejas.

“¡Estás herida!” El brazalete de Piedra del Firmamento se dio cuenta de que había algo mal con ella, “Fue por ese golpe del príncipe heredero cuando insertaste aquella aguja, ¿cierto?”

“No es gran cosa”.

Realmente había subestimado la fuerza externa de ese príncipe heredero. Aunque estuvo preparada y escapó a tiempo, fue parcialmente golpeada y se sintió un poco incomodidad en su pecho.