Capítulo 77: El Príncipe de la Corona está siendo ridiculizado 2


Como quería continuar escuchando, la ventana cerrada se abrió de pronto y apareció el rostro apuesto y frío de Rong Jialuo. Lo estaba mirando inexpresivamente, “¿Estás cómodo escuchando allí? ¿Quieres entrar y dar un vistazo?” La atractiva voz parecía llevar la amenaza de un cuchillo, tan frío como el invierno.

La frente de Hei Hu inmediatamente se empapo de sudor frío e hizo una reverencia mientras decía, “Me voy”. Se retiró apurado, como si fuera perseguido por un fantasma.

Desde luego no fue demasiado lejos ya que sólo espero fuera del jardín.

Entonces, Rong Jialuo cerró la ventana. Cuando se giró, vio que Gu Xijiu sostenía una aguja de plata mientras lo miraba.

Se detuvo un poco y dijo, “¿Puedes darte la vuelta?”

“¡No!” Gu Xijiu simplemente rechazó, “necesitaré ver el efecto cuando lo aplique”.

Rong Jialuo se congeló en su lugar, ya que tenía que frotar las áreas sensibles de su cuerpo frente a ese hombre…

Cuando Gu Xijiu lo vio congelarse en el lugar, frunció su ceño y se preguntó, “¿qué ocurre? ¿Es tímido? Somos hombres, después de todo. Además, soy médico y sólo quiero tratarlo. ¿Por qué muestra su cara virtuosa? No se preocupe, no soy homosexual”.

Rong Jialuo, “…” ¡Su rostro se volvió azulado y apretó sus puños!

Después de un momento de vacilación, dijo, “bien, puedes ver entonces”.

Con un par de ojos mirando cerca, sintió una presión inmensa haciéndolo con sus ojos bien abiertos, por lo tanto, decidió cerrarlos.

Como era un maestro en kung fu, pudo frotar con precisión los puntos incluso con sus ojos cerrados. Además, la fuerza que utilizó estaba de acuerdo con los requisitos de Gu Xijiu.

Gu Xijiu asintió en silencio con su cabeza. Ese príncipe heredero era realmente un genio y en efecto, un maestro. Ella sólo pronunció los aspectos principales una vez y él pudo hacerlo inmediatamente con precisión, no era de extrañar que fuera conocido como un genio.

Ella siguió mirando la expresión de Rong Jialuo para no perder ni un sólo cambio en el tratamiento de su cuerpo.

Rong Jialuo tenía un físico bien parecido y su proporción corporal también era perfecta. Su piel era tierna, firme, clara y era más sorprendente que la estatua de David.

Junto con su rostro extremadamente guapo y elegante, era sorprendentemente fascinante que tuviera el poder de llamar una atención continúa.

Sin embargo, un cuerpo tan ideal y bien parecido no era más que una pieza de madera para Gu Xijiu. Ella sólo lo consideraba un paciente y observaba su cuerpo únicamente para buscar el mejor lugar donde colocar la aguja.

Rong Jialuo tenía un fuerte sexto sentido, por tanto, sabía que Gu Xijiu lo estaba mirando.

Era un príncipe heredero indiferente que podía manejar fácilmente la situación al ser mirado por millones de personas, pero por primera vez se sentía mal por una persona mirando.

Una idea bastante absurda pasó por su mente sin control – ‘¿esta persona quedo aturdida por su cuerpo atractivo?’

“¡No pierda su concentración!” Gu Xijiu habló fríamente, “O si no, tendrá que hacerlo nuevamente”.

Rong Jialuo, “…” Él simplemente no se concentró por un segundo – ¡pero ella lo sintió!

Por tanto, rápidamente se reconcentro y lo hizo con todo corazón.

Era extraño cuando él siguió sus instrucciones y frotaba la “medicina” especial en su cuerpo. Sintió un rastro de calidez, como fuego ardiendo exactamente donde frotaba, como si una pequeña serpiente se estuviera moviendo.

Se estaba centrando en esa ‘pequeña serpiente’ en su cuerpo y gradualmente olvidó la incomodidad. Cuando se absorbió completamente, hubo un viento repentino y su pecho pareció ser perforado por una aguja ardiente de hierro caliente – ¡El dolor fue extremo!

Debido a que fue inesperado, gritó de dolor y golpeó, ¡naturalmente como parte de una defensa propia de un practicante de kung fu!

Después del golpe, se dio cuenta de que no debería haberlo hecho y se retiró rápidamente. Sin embargo lo que se hizo ya no se podía deshacer.