Capítulo 76: El Príncipe de la Corona está siendo ridiculizado 1


Hei Hu frunció su ceño. ¿Por qué el príncipe heredero tenía que quitarse la ropa si no sufría de lesiones externas?

Rong Jialuo que estaba en la habitación, vaciló. Por otro lado, la voz de Gu Xijiu había expresado algo de impaciencia, “¿por qué un caballero tendría miedo de quitarse la ropa? Sólo quítese las prendas superiores”.

Hei Hu frotó su nariz porque el príncipe heredero era muy conservador en ese aspecto. Incluso la persona que servía a su lado no podía ver cómo lucia su brazo.

Él mostró uno de sus brazos sólo durante una operación para raspar el veneno de sus huesos, pero no tenía la parte superior de su cuerpo desnuda…

¿En esa ocasión, el cuerpo semidesnudo del príncipe heredero realmente sería visto por ese pequeño mocoso desconocido?

Rong Jialuo finalmente habló, “¿Debo quitármela? He jurado que mi cuerpo sólo será visto por mi futura esposa…”

“Afortunadamente, soy hombre”. La voz de Gu Xijiu era indiferente, “Entonces, no tiene que preocuparse por su castidad. No seré responsabilizado por usted. Para tratar este veneno Gu, tiene que quitársela. ¿Quiere curarse? Si no lo hace, me iré inmediatamente”.

Rong Jialuo, “…” Rechinó sus dientes por un momento antes de rendirse finalmente, “Está bien, me la quitare”.

Mientras Hei Hu escuchaba fuera, sintió que la conversación parecía levemente incorrecta.

Se preguntó cómo un alto e intimidante príncipe heredero podría comportarse como una mujer virtuosa siendo ofendida.

El sonido de la ropa siendo retirada se escuchó desde afuera de la habitación.

Un momento después…

Aparentemente, Rong Jialuo se había quitado la prenda superior y su voz pudo escucharse nuevamente, “¿Qué sigue?”

“Use su mano para romper esos dientes de ajo, cebolla y jengibre. Recuerde, sólo puede usar su dedo medio y sus otros dedos no deben tocarlos”. Instruyó Gu Xijiu, de una manera ordenada.

Hei Hu casi quiso alzar su mano para frotarse su nariz nuevamente. Qué remedio tan extremadamente extraño…

Su príncipe heredero siempre había sido muy quisquilloso con la limpieza y usualmente no le gustaba oler ningún alimento con sabores intensos – ni siquiera un poco. Pero tenía que hacerlo en ese momento…

¡Qué pena!

Después de un tiempo…

La voz de Rong Jialuo, tratando de contener su disgusto se escuchó nuevamente, “Lo hice, ¿qué sigue?”

“Aplíquelos en sus tres puntos de acupuntura: Tianchi, Yufu y Shenfeng. Debe usar su dedo medio para aplicarlos. Debe usar su fuerza, lo suficientemente como para penetrar su músculo”. Gu Xijiu continuó instruyendo.

Hei Hu, “…”

Esos puntos estaban cerca de su zona sensible en el pecho y el príncipe heredero ahora debía aplicar algo que odiaba… ¿qué… qué era ese tratamiento tan detestable? ¿Esa persona estaba allí para curar al príncipe heredero o simplemente para burlarse de él?

Aparentemente, estaba desafiando la tolerancia máxima de Rong Jialuo, “Yo… Yo necesitaría… Tengo que aplicarlo por mí mismo…”

¡Parecía… Parecía que se estaba tocando a sí mismo! Lo peor era que él tenía que tocarse frente a otra persona…

Rong Jialuo pensó que su moralidad estaba por explotar.

“… O de lo contrario, ¿quiere que le ayude a aplicarlo?” Preguntó Gu Xijiu en respuesta.

Rong Jialuo, “…”

Gu Xijiu tomó una aguja de plata y dijo con indiferencia, “Tendré que darle acupuntura más tarde así que no puedo tocar eso. Tiene que aplicarlo usted mismo o dejar que su guardaespaldas, Hei Hu, le ayude con eso. Pienso que su Gongli es relativamente bueno y por tanto, puede lograr el efecto que quiero…”

Hei Hu, quien estaba fuera de la ventana, secretamente se estremeció y cuidadosamente retrocedió dos pasos hacia atrás.

Mientras tanto, en la habitación, Rong Jialuo dijo decisivamente “¡No, puedo hacerlo yo mismo!”

Hei Hu se secó el sudor frío en secreto. Afortunadamente, el príncipe heredero no lo llamó, de lo contrario habría perdido sus manos por haber tocado su cuerpo porque ese último estaba obsesionado con la limpieza.

Él quería continuar escuchando, la ventana fuertemente cerrada se había abierto bruscamente. El apuesto y frío rostro como la piedra de Rong Jialuo apareció.