Capítulo 73: Por allí…


Esa persona era su única esperanza.

“Príncipe Heredero, él no ha sido arrestado por el Cuarto Príncipe. Nuestros espías lo están vigilando secretamente y definitivamente lo salvarían si es capturado…”

Rong Jialuo asintió ligeramente. Se sintió levemente aliviado ya que no escuchó ninguna mala noticia de sus agentes secretos.

Aunque era fácil decirlo, todavía estaba preocupado ya que era muy importante para él. A medida que pasaba el tiempo, ya no pudo quedarse quieto. Tiró el brazalete en su mano y se levantó de la silla.

Se apoyó en contra de la ventana y miró la gran luna del cielo. Suspiró y preguntó, “casi son las once de la noche. Zorro Negro, ¿crees que vendrá?”

Repentinamente, escucharon ruidos detrás de ellos. Zorro Negro habló en voz baja, “¡Príncipe Heredero! ¡Él… Él está aquí!” ¡Por su tono sonaba como si estuviera sorprendido pero emocionado!

Rong Jialuo se sorprendió e inmediatamente dio la vuelta.

Alguien estaba detrás de él con un traje negro que se mezclaba con el cielo oscuro. La persona parecía extremadamente ordinaria y baja. En efecto, era la persona quien le dejó un pájaro de papel en la sala de subastas.

La persona lo miró con firmeza y preguntó, “Su Alteza, ¿tiene la cosa que quería?”

“Sí… Sí. Está allí”. Él dijo mientras señalaba hacia la mesa. Rong Jialuo estaba asustado porque la forma en que apareció esa persona fue demasiado mística.

La persona era Gu Xijiu disfrazada. Todavía lucia como se miraba cuando estaba en la sala de subastas y por tanto, Rong Jialuo pudo reconocerla.

Gu Xijiu miró la pulsera y confirmó que era la pulsera hecha de Piedra del Firmamento. Sin embargo, su color era un poco más opaco y ya no era brillante, lo que la hacía parecer un brazalete normal.

“¿Es esto falso?”

Gu Xijiu miró a Rong Jialuo y él rápidamente dijo, “¡Este objeto es muy extraño! Todavía era brillante cuando lo obtuve y se volvió así a la mañana siguiente”.

Gu Xijiu volvió a mirar el brazalete, de hecho era el que quería.

Pero, algo estaba mal con el ahora. Tal vez, el brazalete necesitaba ser recargado.

Golpeó el punto central donde el caparazón estaba brillando con azul, “¡Hey! ¿Sigues vivo?”

El brazalete todavía estaba opaco y ni siquiera brilló por un segundo.

Gu Xijiu arrojó el brazalete sobre la mesa. “Dado que ya no trabajas, es inútil para mí el mantenerte…”

El brazalete repentinamente brilló antes de que terminara sus palabras. Una loca voz se deslizó dentro de la mente de Gu Xijiu, “Señora, ¡no te atrevas a abandonarme de nuevo!”

“¡Oh! ¡Todavía sigues vivo! Pensé que habías regresado a los cielos”, Gu Xijiu habló dentro de su mente.

“Simplemente no quería molestarte. ¡Dejé que me llevaras anoche pero me dejaste atrás!”

“Pensé que eres muy poderoso. ¿Por qué no me seguiste?”

“Mi cuerpo físico todavía estaba allí… ¡y no es mi estilo simplemente seguirte!”

¡Ella se dio cuenta de que el brazalete tenía una actitud arrogante!

Gu Xijiu continuó, “¿ibas a quedarte sólo por siempre con tu arrogancia si no ofertaba por ti?”

El brazalete de Piedra del Firmamento permaneció en silencio.