VVC – Capítulo 069

0

Capítulo 69: Bien hecho


Se sentían indefensos cuando los asignaron para servirle a Gu Xijiu, ya que pensaban que serían degradados y se encontrarían con más bravucones. Sin embargo, ¡realmente no esperaron que la jovencita hiciera semejante gran avance!

¡Finalmente podían ser ellos mismos en la familia! La recompensa monetaria no era tan importante como el poder ser capaces de vivir libremente. Esos sirvientes rodearon a Gu Xijiu y vitorearon felizmente.

En esa etapa, resguardar la puerta era un asunto menor. Esos siervos realmente sacrificarían sus vidas si la joven necesitaba su ayuda.

Gu Xijiu los miró y sonrió, “¡Bien hecho! Voy a recompensarlos personalmente a todos. ¡Se les darán 10 dólares a cada uno de ustedes! ¡Confío en todos ustedes para que cuiden mi casa!“

¡10 platas equivalían a dos años de salario para esos sirvientes!

¡Ahora lucían aún más felices!

“¡No se preocupe, señorita! ¡Definitivamente escucharemos sus órdenes y no permitiremos que nadie entre a su patio sin su permiso!”

Gu Xijiu rio entre dientes, “¡Grandioso! ¡Suficientemente dominantes! ¡Mis sirvientes deben ser valientes y dominantes! ¡Deben recordarlo, no necesito personas débiles! ¡Muéstrame tus alas si eras un águila, muéstrame tus garras si eres un Tigre! ¡No mantengo cobardes! ¡Desde hoy en adelante, nos vengaremos de aquellos que se atrevieron a intimidarnos! Seré su respaldo si se meten en problemas”.

“¡Sí, señorita!” La voz de los gentiles sirvientes continuaba siendo muy suave.

Gu Xijiu sonrió y dijo, “¡Fantástico! ¡Esta es mi gente!”. Agitó su mano y dijo, “¡está bien, pueden irse si quieren celebrar, pero no olviden mi cena! ¡Estoy hambrienta!”

El sonido de sus vítoreos llenó completamente la residencia de Gu.

Leng Xiangyu tenía muchos espías en la residencia, así que supo lo que estaba sucediendo. Estaba ayudando a Gu Xietian a cambiarse de ropa cuando escuchó los vitoreos. Ella habló, “¡Maestro, nuestra hija parece haberse transformado en otra persona!”

Gu Xietian respondió, “sí, ella ha cambiado… para ser una mejor persona”.

“Pero… hay algo demasiado diferente en ella. No es la misma persona en absoluto”.

Gu Xietian la fulminó con su mirada y dijo, “Incluso un conejo muerde cuando lo necesita. ¡Es humana! Es mi hija. ¡Su sangre está hecha de la mía! Simplemente estaba reprimiendo sus sentimientos y ha llegado a su límite. No hay nada malo”.

“En efecto… ¡Es grandioso! Sólo pensaba que era mejor para las chicas el ser amables y educadas”.

“No necesito más hijas gentiles y educadas. Necesito un líder que sea valeroso. Quizás – ella quiso ser una dama amable, pero alguien estuvo intentando prevenirlo. ¿Qué podemos esperar cuando la hija de un gran General ha vivido una vida peor que sus sirvientes?”

Cada palabra que salía de su boca era como dagas dirigidas a ella. Leng Xiangyu ya no pudo soportarlo y dijo, “Maestro, es mi culpa. La descuidé y creí en las mentiras de los sirvientes… Yo la trataré bien en el futuro…”