Capítulo 68: ¡Matando con excusas!


Gu Xietian tenía la intención de decirle a su hija que la policía estaba buscando a un sospechoso que vestía un traje negro y usaba una máscara de fantasma. De acuerdo al informe, esa persona había robado algo del Cuarto Príncipe que lo hizo enojarse. ¡Quería encontrar al ladrón!

Debido a la incómoda situación del exterior, Gu Xietian les dijo que permanecieran en la residencia por unos cuantos días y trataran de evitar entrar en problemas. ¡Llevaba una imagen del misterioso ladrón y Gu Xijiu se sorprendió cuando le echó un vistazo!

¡El hombre en la imagen parecía real, especialmente la ropa y la máscara!

Esas eran las cosas que ella lanzo al foso… Pensó para sí misma, “¿cómo consiguieron los soldados todas esas cosas?”

Trató de averiguar más de Gu Xietian y de acuerdo a su padre, los soldados las encontraron en la orilla del foso. ¡Las ropas estaban flotando en el aire cuando las notaron!

Los soldados que estaban de servicio bajo el cuarto príncipe emitieron el reporte muy rápidamente. Luego emitió una orden de registro y ahora había soldados en todas partes en la ciudad…

¡Gu Xijiu apretó sus puños fuertemente en sus mangas!

“¡Debió ser ese tipo! El tipo que dijo que quería vengarse de mí en la orilla del río”.

El bastardo utilizo sus poderes para mantenerse invisible y secretamente recuperó las cosas que lanzo al río. ¡Quería meterla en problemas entregándola a los soldados para que pudieran reportarlo al cuarto príncipe!

Anteriormente, ella se había retirado de la sala de subastas teletransportándose lejos… El cuarto príncipe debía haber estado intrigado por eso para prestarle tanta atención a ese caso. Después de escuchar el informe de los soldados, probablemente asumió que quien arrojó el traje era la persona que estaba buscando, por tanto, quería encontrar a esa persona…

¡Estaba creando excusas para encontrar a esa persona!

Desafortunadamente, no tenía idea de dónde estaba esa persona no identificada y ni siquiera sabía el sexo o la estatura genuinos de la persona…

Los ojos de Gu Xijiu permanecieron mirando al suelo mientras comenzaba a planear sus siguientes pasos en su cabeza.

Gu Xietian no estaba al tanto de los pensamientos que corrían en ese momento por la cabeza de Gu Xijiu. Se fue bruscamente después de entregar la advertencia y el recordatorio, pero no antes de felicitar de nuevo a los sirvientes. Incluso anunció nuevas reglas para la casa, ‘Nadie tiene permitido entrar en la residencia de Gu Xijiu sin permiso. Quien rompa esta regla será castigado”.

Deliberadamente Intercambió una mirada con Gu Tianyi cuando anunció las nuevas reglas de la casa. Siendo un general experimentado, ¿cómo no podría saber acerca de semejantes batallas familiares? Conocía los planes de Gu Tianyi.

La nueva regla de la casa era una advertencia indirecta que asusto a Gu Tianyi. Ella bajó la cabeza y miró al suelo con decepción. Sabía que no podía hacer nada al respecto y se retiró del patio detrás de su padre.

“¡Hurra!” Uno de los sirvientes aplaudió mientras miraba a su maestra. Todos estaban extasiados y admiraron las acciones de Gu Xijiu.

Antes de eso, fueron menospreciados en la familia Gu y fueron intimidados y torturados por los sirvientes de las otras señoritas e incluso por los sirvientes del General Gu.