Capítulo 66: ¡Esto es realmente demasiado!


Los sirvientes y los guardias de seguridad en la residencia fácilmente podrían recibir un castigo cruel de su parte, incluso por un pequeño error. Por tanto, todos le temían como un ratón que chocaba contra un gato.

Ahora que estaba furioso, esos sirvientes experimentarían una serie de difíciles castigos que probablemente terminarían con ellos muertos sobre un taburete. Pero justo cuando los guardias de sangre fría estaban a punto de encerrarlos, una voz helada salió de la habitación y dijo, “¡esperen!”

Gu Xijiu salió y miró a los guardias. Todos quedaron aturdidos y dejaron de avanzar.

Todos sus sirvientes inmediatamente corrieron hacia ella y se inclinaron para saludarla, “¡Señorita!”

Gu Xietian frunció el ceño y dijo, “Xijiu, ¿estabas en la habitación? ¿Por qué no saliste antes?”

Miró furiosamente a los sirvientes y gritó, “¡todos tus sirvientes son arrogantes! ¡Me estaban impidiendo que entrara a tu habitación! ¡Eso es inaceptable! ¡Merecen un castigo! Enciérrenlos…”

Gu Xijiu preguntó mientras él llamaba a los guardias de seguridad, “General Gu, ¿no me había asignado estos sirvientes?”

“¡Por supuesto!” Gu Xietian dijo sin pensarlo dos veces.

“Entonces, ¿cuál es el deber de los sirvientes?”

“Por supuesto, ellos necesitan servir a su amo y escuchar sus órdenes”.

“De acuerdo con lo que ha dicho, dado que son mis sirvientes, ¿qué hay de malo que ellos escuchen mis órdenes? ¿Por qué los esta arrestando?” Gu Xijiu permaneció en silencio después de eso.

Les dio un vistazo a sus sirvientes y dijo, “No tienen miedo del poder militar y obedecieron mis instrucciones… Son un grupo de leales y buenos sirvientes. El General Gu es el líder militar del ejército… ¿Castigaría a los soldados que le son leales?”

Sus palabras habían asustado a Gu Xietian, “esto…” Frunció su ceño, dijo, “es correcto que te sean leales, pero no deberían haberme bloqueado…”

Gu Xijiu interrumpió y le dijo, “entonces es mi culpa, yo fui quien les dijo que no permitieran que nadie me molestara y yo no les dije que lo excluyeran. Si insiste en castigarlos, ¡entonces castígueme! Pero ¡no permitiré que nadie los lastime por escuchar mis instrucciones!”

Estaba de pie bajo la luz del sol y lucia pequeña, pero sus palabras hicieron que todo el mundo sintiera su fuerza.

Los sirvientes sintieron la calidez en sus corazones y se arrodillaron, “Maestra, seremos leales incluso cuando muramos…”

Luego se giraron y le dijeron a Gu Xietian, “¡Por favor, castíguenos, pero no lastime a nuestra joven dama!”

Gu Xietian estaba sin palabras y molesto consigo mismo. Silenciosamente estaba juzgando a su hija y se dio cuenta de que sólo la entendió hasta ese día. De pronto, rio, “¡Jajaja! ¡Grandioso! ¡Grandioso! ¡En efecto, eres mi hija! ¡Suficientemente atrevida!”

Juntó sus manos mientras reía. ¡Era feliz!

¡Tenía muchas hijas, pero ninguna de ellas como Gu Xijiu, quien era valiente y audaz! Incluso su hijo favorito no se comportaba así.

A los soldados les gustaban las personas que eran atrevidas y eso incluía a Gu Xietian. Ahora se había olvidado de la ofensa anterior y no pudo evitar centrarse en el parecido entre él y su hija.