Capítulo 62: ¿Quién era ese hombre?


“¡Maldita sea!”

Inmediatamente abrió la puerta y salió corriendo gritando, “¡Guardias!”

De pronto una conmoción estalló y finalmente todos los guardianes secretos escondidos en cada esquina lo rodearon y se dirigieron a él, “Mi señor”.

“¿Alguno de ustedes vio salir a un hombre corriendo de mi habitación?” Preguntó el Rey Lu en voz baja.

Los guardianes susurraron entre ellos antes de que el líder se adelantara e informara, “Mi señor, todos hemos estado vigilando los alrededores con atención y no notamos que alguien entrara o se fuera”.

La Casa del Rey Lu era famosa por su seguridad, especialmente con respecto a las habitaciones del Rey Lu. Los guardianes incluso podían capturar las vistas de los mosquitos entrando y saliendo.

El Rey Lu confiaba completamente en sus guardianes y al escuchar sus reportes, se nubló con miedo.

“¿Quién era ese?”

“¿Un inmortal? ¿Un demonio?”

Su inquietud creció. Aunque ese hombre estaba rodeado de misterio, al menos no infligió ningún peligro o daño. Sin embargo, las cosas mencionadas por él debían ser investigadas.

Después de algunos pensamientos, se giró hacia sus guardias y les dio algunas instrucciones.

Los guardias aceptaron y se retiraron. Luego se dijo a sí mismo, “Rong Yan… Estaré bien si tú no mataste a mi hijo, pero si fuiste tú, ¡te haré pagarlo con tu sangre!”

Esa noche estaba destinada a estar llena de alboroto.

El duodécimo príncipe sufrió de insomnio y no pudo dormir.

Mientras estaba en su cama, ¡sintió un escalofrío en su espalda cubriéndolo con una piel de gallina, seguido de un estornudo!

Él frotó su nariz y se llenó con dudas.

¿Quién lo estaba maldiciendo?

Cuando la noche era más oscura justo antes del amanecer, algunas estrellas estaban brillando. La luz brillante hizo visibles algunos arbustos alrededor del foso y el río que fluía en el horizonte.

Gu Xijiu se teletransportó al río, parecía algo cansada después de una noche atareada. Estaba tan absorta en sus pensamientos que distraídamente, puso un pie en el río. Afortunadamente para ella con su reacción rápida, logró moverse hasta la orilla con facilidad.

Se quitó los zancos junto con los pantalones extra largos y la túnica negra que llevaba puesta. En un momento, los ató a una roca y los arrojó al río.

Lo hizo tan hábilmente que sólo se pudo ver un pequeño chapoteo. Era demasiado insignificante para llamar la atención de los centinelas a lo largo del muro.

Mientras observaba desaparecer las ondulaciones en la distancia, exhaló un suspiro de alivio y se sacudió sus manos con satisfacción.

“¡Fue agotador! ¡Pero valió la pena!”

Creía que después de todos sus preparativos, podía descartar oficialmente el terrible arreglo matrimonial e incluso vengar a la Gu Xijiu asesinada injustamente, para hacer que esos amantes sin valor pagaran por lo que hicieron.

Después dejó escapar un largo bostezo antes de intentar teletransportarse lejos para dormir un poco. De pronto, una corriente de viento rodeó el área y se escuchó un suspiro. El suspiro era ligero, como una flor caída que baila en el aire o la brisa de primavera que pasa junto a unas pocas ramas. ¡Semejante melodía maravillosa de la naturaleza!

El cuerpo de Gu Xijiu se tensó un poco mientras inmediatamente se giraba y miraba hacia la dirección del sonido.

Nada podía ser visto. La orilla estaba tranquila y todavía estaba ella sola.

“¿Qué fue eso?” Se preguntó a sí misma.

Gu Xijiu frunció sus labios y sin vacilar, usó sus poderes para escribir un mensaje en el aire, “¿Quién eres tú? ¡Sal!”