Capítulo 55: Por favor expulsen a cualquiera que entre en mi espacio.


Gu Xijiu dijo en un tono suave, “soy una persona que valora la vida pacífica y no me gusta que me perturben. Les he dicho a todas que sin mi permiso, cualquiera que entre en mi habitación sería considerado como un ladrón. En esta ocasión fallaron al bloquearlas, por lo que se considera su error. Como esta es la primera vez que cometieron un error, lo trataré con indulgencia. Cada una recibirá 10 palizas y una reducción de salario durante seis meses. ¿Están contentas con esta decisión?”

Aparentemente, ya había sido mencionado por Gu Xijiu anteriormente, pero nadie había pensado que hablaba en serio al respecto. Ahora cuando Gu Xijiu ordenó el castigo, ellas no pudieron quejarse. Tenían que aceptar el castigo.

Después de eso, Gu Xijiu le pidió al ama de llaves que llevara a la doncella que hizo todo lo posible para bloquear a las dos hermanas y la recompensó por su buena acción. Además de eso, también promovió a esa doncella de una doncella normal de limpieza a su doncella personal.

El proceso de recompensa y castigo era simplemente una bofetada en las caras de las dos hermanas. Incluso antes de que terminara el proceso, las dos hermanas no pudieron quedarse quietas.

Gu Tianyi gimió con enojo y habló, “eres tan ridícula. ¡Somos tus hermanas! ¿Qué hay de malo en entrar en tu casa? ¿No podemos entrar a esta casa? Esta es la casa de la familia Gu…”

“¿Tú te atreves a irrumpir directamente en la sala de estudio de tu padre? ¿Te atreves a entrar directamente en la habitación de tu madre?” Preguntó Gu Xijiu con un tono helado.

Gu Tianyi se atragantó y tartamudeó cuando respondió, “Esto… Son mayores que nosotros definitivamente no podemos simplemente entrar en sus habitaciones…”

“Entonces, ¿qué hay del dormitorio de tu tercera hermana? ¿Alguna vez has entrado en su habitación sin su permiso?” Gu Xijiu la miró fijamente y continuó, “¿o puede decirse que tu dormitorio puede ser visitado libremente por todas las otras hermanas sin tu permiso?”

Gu Tianyi estaba atrapada. Tenía la boca levemente entreabierta pero no pudo defenderse.

Por supuesto, su habitación no podía ser visitada libremente, pero todo eso era por qué nunca respetaban a Gu Xijiu por lo que estaban acostumbradas a entrar libremente a su habitación y a veces incluso la golpeaban.

“Sexta hermana, no queríamos entrar en tu habitación pero estamos preocupadas por ti. Muy bien, ya que estás bien también podemos estar seguras. Tianyi, regresemos”. Gu Tianqing interrumpió para terminar la conversación y arrastró a Gu Tianyi que aún no estaba muy convencida de irse.

“Escuchen. Este es mi espacio. Por favor, expulsen a cualquiera que irrumpa en mi espacio y yo manejare las consecuencias que resulten de ello”. Gu Xijiu dio una estricta orden a todas sus doncellas. Su voz no fue fuerte, pero sin duda fue muy poderosa.

“¡Sí, señorita!” La doncella respondió con una voz anormalmente alta. Después de ese incidente, las criadas ahora podían atreverse a hacer cualquier cosa para prevenir cualquier recurrencia.

Las dos hermanas también escucharon su orden. Estuvieron ligeramente aturdidas por un momento, pero después continuaron caminando hacia sus casas.

La persona que solía ser intimidada por ellas se había vuelto muy fuerte y poderosa. Además de eso, recientemente también las avergonzaba con frecuencia, lo que había frustrado a Gu Tianyi. En su camino de regreso a casa, se quejó, “¡Esa perra es demasiado arrogante! ¿Cómo se atreve a hacernos esto? Tercera hermana, ¿vamos a dejarla sólo así?”

Gu Tianqing no respondió.

“Tercera hermana, ¿crees que es posible que ella esté poseída por algún espíritu? Ha estado actuando como una persona diferente…”

Gu Tianqing respiró levemente y respondió, “si un espíritu la posee, sus acciones serían muy lentas y sus ojos se verían apagados. No parece que sea eso…”