VVC – Capítulo 039

0

Capítulo 39: Uno de los brazos del Rey


La santa de Tianwen era de uno de los tres clanes que eran bien conocidos en toda la tierra. Sus discípulos se centraban principalmente en la práctica de medicina y habilidades relacionadas a la medicina, por ello probablemente no estaban bien versados ​​en artes marciales aunque sus habilidades médicas eran las mejores y las píldoras que producían eran productos raros que anhelaban todos los practicantes de artes marciales.

El señor supremo del clan Tianwen tenía el título de “médico inmortal” porque podía sanar cualquier enfermedad independientemente de la gravedad. Había algunos rumores de que incluso podía realizar algunos milagros, como disecar el tórax del paciente para poder cambiar su corazón o usar herramientas puntiagudas para abrir el cráneo humano, mientras el paciente aún estaba consciente.

La santa de Tianwen era su discípula más joven y única, por ello, era la discípula favorita del maestro. Aunque sus habilidades médicas no eran tan buenas como las de su Maestro, era muy buena en su oficio y había curado muchas enfermedades sofisticadas a lo largo de su carrera como discípula, lo que la había hecho muy conocida. También era muy hermosa y por tanto, era conocida como la santa Tianwen.

Gu Xijiu golpeó la barandilla con sus dedos mientras mantenía su mirada en la entrada de la casa de subastas. Quería saber cómo era la legendaria santa.

No fue una decepción. La santa de Tianwen era realmente como una diosa y las palabras no podían describir su belleza. Llevaba un vestido azul claro que se sentía ligero y parecía estar flotando sobre su piel. Sus movimientos eran graciosos y elegantes.

¡Gu Xijiu se sorprendió cuando finalmente vio claramente el rostro de la santa!

¡Aproximadamente el 70% de su rostro era inimaginablemente igual a como lucia Gu Xijiu en su vida anterior!

Era escoltada por un joven imponente que parecía tener unos veinte años. Era alto y fuerte, mientras que su rostro parecía salvaje y extremadamente guapo. Llevaba una túnica púrpura con un pitón bordado en ella y estaba junto a la santa Tianwen como si fuera su guardaespaldas.

Gu Xijiu estaba mirando la túnica del hombre y se preguntó si él también era un príncipe.

No tuvo que esperar mucho por su respuesta cuando Rong Yan bajó corriendo emocionado para saludar al apuesto hombre mientras declaraba, “¡Cuarto hermano!”

Gu Xijiu finalmente conoció la identidad del hombre guapo. Él era el cuarto príncipe de la familia Rong – Rong Chu.

El rey del Reino Tianxing tenía muchos príncipes, pero Rong Chu tenía la mayor oportunidad de competir con el príncipe heredero.

Su madre era actualmente la concubina imperial de Zhou que tenía el favor del rey y su origen familiar era extremadamente respetable. Su abuelo solía ser un generalísimo de los que dirigió el ejército del Reino Feixing. A pesar de que ya se había retirado, el poder y la reputación que le habían otorgado a su familia todavía eran fuertes y tenía muchos leales subordinados bajo su mando que ocupaban puestos importantes en el ejército.

Por eso, no era una exageración decir que la mitad de las fuerzas armadas en Feixing estaban en manos de la familia Zhou. Además, el rey valoraba especialmente a la familia Zhou como si estos fueran uno de sus propios brazos.

Más de la mitad de los ministros y funcionarios que trabajaban para el gobierno estaban bajo la sumisión de la familia Zhou.

Debido a esas conexiones, el cuarto príncipe, Rong Chu, cuya madre era la concubina imperial de Zhou, tenía suficiente poder para asumir el cargo de príncipe heredero.

Además, Rong Chu también tenía una personalidad muy buena y reputación. Era un año más joven que el actual príncipe heredero, Rong Jialuo y era un genio al manipular su poder espiritual. Como solía seguir a su abuelo en el campo de batalla, Rong Chu había adquirido un buen conjunto de habilidades de liderazgo. Era un experto al liderar sus tropas en la batalla, así como en estrategias en los planes de guerra. Se dijo que los líderes y funcionarios en la frontera siempre estaban dispuestos a cooperar con él. Incluso el padre de Gu Xijiu, Gu Xietian, ​estaba del lado del cuarto príncipe y se preocupaba excepcionalmente por él.

Por otra parte, Rong Jialuo era el hijo de la emperatriz que ya había fallecido tempranamente. La emperatriz no tenía una sólida formación familiar y, por tanto, si no fuera por el alto coeficiente intelectual de Rong Jialuo a una edad temprana y su excepcional habilidad para manipular su poder espiritual, su posición como príncipe heredero habría sido asumida por el cuarto príncipe.

No obstante, la posición de Rong Jialuo como príncipe heredero no era muy estable. Los funcionarios del gobierno no confiaban en él y no recibía mucho apoyo de ellos. Además, la mayoría de los otros príncipes se pusieron del lado del cuarto príncipe y mantenían su distancia de Rong Jialuo.

Incluso Rong Yan, que inicialmente no estaba a favor del cuarto príncipe, no respetaba a Rong Jialuo y la única razón por la que lo hizo era porque no tenía otra opción. Sin embargo, Rong Yan finalmente se puso del lado del cuarto príncipe cuando este le hizo un pequeño favor.

Como Rong Jialuo lo había avergonzado en ese momento, Rong Yan estaba emocionado de ver a Rong Chu y rápidamente los llevó a él y a la santa Tianwen arriba.

Rong Chu pronto descubrió por Rong Yan que el príncipe heredero estaba allí y se rio diciendo, “Su Alteza, ¿todavía está aquí? Estoy aquí para presentar mis respetos…” antes de llegar a la habitación de Rong Jialuo y simplemente entrar.

Su risa se detuvo bruscamente y rápidamente retrocedió un momento después con una expresión respetuosa.

Rong Yan se sorprendió y preguntó, “¿Cuarto hermano? Hay…”

Rong Chu agitó las manos para indicarle que se callara antes de que pudiera terminar la frase. La santa Tianwen frunció el ceño levemente y preguntó, “¿Su Alteza? Hay…”