VVC – Capítulo 038

0

Capítulo 38: Finalmente has salido


Estaba claro que Rong Jialuo respetaba mucho a Rong Che ya que salió inmediatamente para saludarlo y hasta lo ayudo a levantarse de su posición arrodillada. Él habló, “Octavo hermano, finalmente has llegado”.

Rong Jialuo había llegado antes que Rong Che. Sabía que estaba junto a Gu Xijiu y por ello no quería molestarlos.

Aparentemente, la relación entre Rong Jialuo y Rong Che estaba mucho más cerca de lo que otros percibían y por ello simplemente comenzaron a charlas, ignorando a Rong Yan y las dos hermanas Gu.

Gu Tianyi y su hermana seguían arrodilladas con la cabeza hacia abajo. Como miembros de la sociedad de menor rango, como los oficiales de rango inferior y el público, ellas no podían levantar la cabeza para mirar al príncipe heredero sin permiso.

Sin embargo, les dolían las rodillas por estar en esa posición y se sentían resentidas con Rong Jialuo. Como Gu Tianyi todavía era joven y de mente sencilla, no pudo evitar toser una vez para recordarle su presencia.

Rong Jialuo parecía haber recordado que estaban allí e inmediatamente desvió su atención hacia las dos hermanas y sonrió, “Oh, entonces ustedes dos son las hermanas de la sexta hija de la familia Gu”. Él cambió su mirada hacia Rong Yan y preguntó, “Y tú, ¿querías mentirme?”

Rong Yan estaba enojado y nervioso al mismo tiempo. Siguió negando el hecho de que le había mentido a Rong Jialuo. Como no era tan inteligente con las palabras comparado a Rong Che, su mente se quedó en blanco y no pudo encontrar una explicación adecuada.

Gu Tianqing era más inteligente y por tanto, rápidamente respondió con voz suave, “Su Alteza, por favor, perdónanos. Tanto mi hermana como yo estábamos saliendo juntas cuando nos encontramos con Su Alteza de forma coincidente. Su Alteza tuvo miedo de que podría ser peligroso para nosotras no tener un caballero cerca, por lo que decidió acompañarnos. Después de caminar por un tiempo, nos topamos con esta casa de subastas. Mi hermana quería echar un vistazo a pesar de que estuvimos en contra. Finalmente, decidimos seguirla ya que no pudimos convencerla de que no entrara…”

Rong Yan parecía haberse dado cuenta de lo que estaba sucediendo y rápidamente asintió varias veces y dijo, “Sí, eso fue lo que sucedió…”

La explicación que dio Gu Tianying era sorprendentemente sensata. Si sólo Rong Yan lo hubiera explicado antes, podrían haber convencido a la gente para que creyera en su historia. Sin embargo…

Rong Che colocó su abanico en la palma de su mano y sonrió mientras decía, “oh, entonces eso fue lo que sucedió. No me parece gran cosa, pero ¿por qué estabas tan nervioso? ¿Hiciste algo malo, hermano?”

“…” Rong Yan estaba completamente sin palabras. Tenía una urgencia de patear al octavo príncipe en el rostro.

Explicó que era porque había estado demasiado nervioso y emocionado cuando se encontró con Su Alteza y simplemente respondió la pregunta sin entender realmente su significado.

No obstante, su razonamiento no los convenció.

Rong Jialuo no creyó las dos explicaciones que Rong Yan le había dado, aunque no se lo señaló. Cuando estaba a punto de regresar a su habitación, echó una mirada indiferente a Rong Yan y dijo, “Si tú lo dices… Octavo hermano, ven conmigo”.

Aunque Rong Yan estaba nervioso y avergonzado, se sintió aliviado de no haber sido condenado por mentirle al príncipe heredero. Cuando estuvo preparado para irse con las dos hermanas Gu, el primer piso, que había sido ruidoso, de repente se volvió muy silencioso.

Gu Xijiu echó un vistazo abajo sujetándose de la barandilla y vio que un grupo de chicos con camisas azules había entrado.

Los chicos tenían entre once y doce años y cada uno de ellos tenía cabello negro, el cual había sido atado con una horquilla de bambú. Increíblemente, todos ellos tenían más o menos la misma altura, eran muy apuestos y estaban bastante sincronizados en términos de movimientos. Cuando se movían, sus camisas azules se agitaban levemente, como si estuvieran sobre una ola. Era una escena bastante espectacular y agradable de ver. Mientras tanto, la atmósfera parecía haberse llenado con el aroma de medicina que era refrescante.

“La santa de Tianwen… ¡La santa del clan Tianwen está aquí!” Alguien susurró emocionado escaleras abajo.

Gu Xijiu frunció su ceño mientras recordaba sobre la santa de Tianwen basada en los recuerdos de la dueña original de su cuerpo.