VVC – Capítulo 033

0

Capítulo 33: Sólo paseando alrededor


Sólo había cuatro habitaciones en el tercer piso, ya que cada habitación era al menos dos veces más grande que una habitación del segundo piso. La habitación tenía ventanas francesas con perlas que eran tan grandes como huevos de paloma usadas para las cortinas. Una vez que se balanceaban, parecían evocar a un gran río.

Las cuatro habitaciones estaban oscuras, por tanto, no debería haber nadie adentro.

El estatus honorable del octavo príncipe le había permitido permanecer sólo en el segundo piso, por lo tanto, ¿para quién estaban preparadas las cuatro habitaciones del tercer piso?

Mientras Gu Xijiu estaba debatiendo dentro de sí misma, la voz de Rong Che se escuchó atrás. Parecía haber leído las dudas de su mente cuando dijo, “las habitaciones en el segundo piso están preparadas para los príncipes reales y los duques, mientras que las habitaciones del tercer piso están preparadas para Su Majestad y los tres grandes clanes”.

Gu Xijiu fue sorprendida por esa información. Después de todo, ella había oído hablar de esos tres clanes.

Esa tierra que honraba las artes marciales, no sólo tenía un emperador como gobernante soberano, sino también los Señores Supremos de esos tres clanes.

Los tres grandes clanes eran el clan Tianwen, el clan Jiuxing y el clan Yinyang.

Esos tres estaban separados en tres reinos diferentes y tenían millones de estudiantes. Aunque sus métodos de práctica eran diferentes, el kung fu de cada clan era impresionante e increíble.

Como el kung fu avanzado sólo se podía aprender y practicar dentro de esos tres clanes, todos incluidos los miembros de la familia real y los ciudadanos en general, se sentirían orgullosos de ser discípulos de cualquiera de ellos.

A pesar de que los tres grandes clanes reclutaban discípulos cada año, eran muy estrictos al escoger a su discípulo y sólo aceptaban genios con raíces espirituales de alto grado. Además, se necesitaba pasar por múltiples pruebas.

Por tanto, sólo una docena era reclutada en los tres clanes cada año, después de múltiples exámenes y eliminaciones.

Incluso cualquier discípulo enviado por cualquiera de los tres clanes sería servido solemnemente, por no mencionar a los señores supremos.

Dondequiera que fueran, recibirían el mismo trato que el emperador.

Los tres señores supremos eran profesionales en su propio kung fu, era como si se hubieran vuelto inmortales. Por lo tanto, no estaban dispuestos a asistir a ninguna actividad con tanta facilidad.

La mayoría de las veces, enviarían a sus discípulos principales. Esos discípulos generalmente tenían al menos el estado de un anciano y poseían la ficha del señor supremo que lo representaba.

Por eso, cada país definitivamente los recibiría solemnemente.

Todos los países tendrían hospedajes especiales, restaurantes e incluso una sala especial dentro de la sala de subastas para ellos.

Gu Xijiu alzo su cabeza para mirar el tercer piso y suspiró porque su identidad actual sólo podía permitirle sentarse en el primer piso. Aunque el primer piso y el tercer piso tenían sólo dos pisos, el tratamiento recibido era significativamente diferente.

Parecía que los señores supremos de esos clanes eran similares al papa de países extranjeros durante su tiempo. Ellos parecían tener el mismo estatus que el emperador, pero su poder y autoridad eran mucho más fuertes que el del propio emperador.

“Hermanito, ¿qué es lo que quieres comprar aquí?” Rong Che estaba preparando un poco de té y cada uno de sus movimientos era agraciado y elegante.

Gu Xijiu lo miró mientras lo leía ampliamente. Sabía que Rong Che era bueno preparando té y que era mucho mejor que su ex novio, Long Xi…

¡Su corazón se hundió porque esa persona no era digna de recordar!

Luego, se sintió extrañamente impaciente y bostezó: “Estoy aquí sólo para pasear y aprender”.

Mientras tanto, la subasta ya había iniciado. Gu Xijiu se apoyó en la ventana para dar un vistazo, mientras suspiraba. Después de todo, todos los productos subastados eran finos y el precio inicial era desde bajo a alto. Sin embargo, descubrió con pesimismo que el dinero que había obtenido ni siquiera podía comprar el producto más barato de la subasta.