VVC – Capítulo 031

0

Capítulo 31: ¿Desde cuándo el pequeño Señor causo problemas?


Tan pronto como Gu Xijiu avanzó, fue detenida por un portero con su mano. Ese portero era guapo, pero sus fosas nasales estaban alzadas. Agito con su mano para expulsarla como si fuera una mosca, “¡Shoo! ¡Shoo! ¡Este no es un lugar para un mocoso de aldea como tú! ¡Vete! ¡No te atrevas a ensuciar este lugar!”

Quien fuera que trabajara para un lugar como Yi Pin Lou, incluso si no era más que un simple portero, su kung fu no debía ser menospreciado. Todos ellos sin duda tenían habilidades de lucha brillantes que eran equivalentes a luchar en contra de más de diez hombres fuertes.

Ese portero pensó que podía empujar a Gu Xijiu con facilidad, pero inesperadamente, fallo mientras ella lo esquivaba con sólo un ligero sesgo, haciendo que su palma se deslizara a través de su manga. Después, sintió un agudo dolor en su dedo, pero no supo cuál fue la causa.

Rápidamente revisó su dedo, todavía era liso y tierno, sin ningún punto rojo. Por tanto, no sabía lo que realmente ocurrió.

Sin embargo, parecía haber sido pinchado con una aguja afilada, que no sólo causaba un dolor agudo en su dedo, sino que también causaba una sensación de hormigueo en todo el brazo. Era tan doloroso que quiso suicidarse.

Incontrolablemente, gritó, “¡¿pequeño mocoso, qué magia negra acabas de utilizar contra mí?!”

Gu Xijiu no se movió y frunció el ceño, “¿de qué magia negra estás hablando? Tú fuiste el que me empujó y yo ni siquiera he luchado todavía. ¿Cómo puedo estar usando cualquier magia negra?”

Ese portero era muy malvado. ¡Ella era sólo una transeúnte inocente y él golpeó fuertemente!

Afortunadamente, era ella. ¡Si fuera sólo una niña normal, tal empujón definitivamente la enviaría al cielo y caería pesadamente en el suelo a una distancia considerable!

Por lo tanto, después de su ágil evasión, aprovechó la oportunidad para darle la medicina del dolor.

Aunque no le costaría su vida, le causaría sufrimiento por alrededor de una hora, como castigo por ser un snob.

Ese portero estaba en tanto dolor que quería amputarse el brazo. Los otros porteros se acercaron pero no pudieron ver nada en su dedo aparte de verlo a él sudar profusamente.

Uno de los porteros quiso sostener su brazo hacia sí mismo para poder observar con mayor detalle, pero fue rechazado con una mano oscilante tan pronto como tocó la muñeca, “¡Ay, ay! Hay una aguja, hay una aguja…”

Todo el mundo estaba aturdido, pero nadie podía ver la aguja.

“¿Quién eres tú? ¿Por qué estás aquí para causar problemas?” Le preguntó a Gu Xijiu un portero más maduro, mientras los otros porteros se dispersaban silenciosamente para rodearla.

Gu Xijiu todavía estaba parada en el mismo sitio. Agitó sus mangas y dijo suavemente, “¿desde cuándo he estado causando problemas? La casa de subastas debería aceptar a los invitados, ¿por qué me están echando?”

Ese portero inmediatamente extendió su mano, “oh, entonces estás aquí para unirte a la subasta como invitado. Muy bien entonces, ¡por favor muéstreme tu tarjeta de membresía!”

¿Se necesitaba una tarjeta de membresía para participar en una subasta? Ella no esperaba que el moderno sistema de membresías VIP estuviera implementado aquí también…

Por supuesto, Gu Xijiu no tenía ninguna tarjeta de membresía, por tanto ella suspiró, pensando que necesitaría encontrar una manera alternativa de entrar.

Cuando estaba a punto de decir que no, una palma como de jade de pronto se estiró desde su costado. Una tarjeta esmeralda fue vista en la palma y una voz atractiva pero clara sonó, “Su pase de membresía está aquí”.

Gu Xijiu miró la manga de un blanco lunar. Ella vio el rostro exquisito y atractivo de Rong Che. Él estaba parado a su lado. Su túnica de brocado blanco lunar parecía estar reflejando la luz de la luna, su par de ojos amorosos, también parecían brillar y estaba parado con su vaga sonrisa. Era tan guapo que incluso la brillante linterna detrás de él palidecía en comparación.

Aparentemente, él era un invitado habitual, porque esos cuatro porteros se arrodillaron tan pronto como lo vieron, “Su Alteza Real”.