Capítulo 22: Luce apretada


Gotas de sudor empaparon su frente mientras decía, “Mi respetable Maestro, he recibido un cambio esta mañana y accidentalmente lo puse en mi bolsillo. No tenía la intención de hacer semejante cosa. Por favor, dame una oportunidad. ¡Por favor!”

El Maestro Hu frunció el ceño y dijo, “eso es posible…”

Sin embargo, cuando Gu Xijiu juzgó al hombre de rostro redondo, miró la ropa interior, sonrió y dijo, “¿Estás diciendo que la ropa interior te pertenece?”

“S… Si”.

“¿Estás seguro de que te queda bien?” Dijo Gu Xijiu lentamente.

Según el tamaño de su cuerpo, parecía tener alrededor de unos 80 kilogramos y la ropa interior parecía pertenecer a alguien que sería bastante delgado. ¿Cómo podría una persona tan gorda encajar en eso? Definitivamente se rompería si él insistiera en ponérsela.

El gordo se puso pálido, pero insistió en su historia, “yo… Me gusta usarlos ajustados…”

Gu Xijiu rio por su comentario y dijo, “ya veo. Eso es posible. Así que supongo, ¿qué hoy también llevas uno apretado? Maestro Hu, ¿qué opina?”

El Maestro Hu lo miró calmadamente y llamo a sus hombres, “¡derríbenlo y revísenlo!”

Un breve momento después, el subordinado que lo inspeccionó regresó y reporto, “Maestro, lleva ropa interior que parece ajustarle bien. No luce apretada sino que en su lugar, incluso puede ser de un tamaño más grande”.

Todos tenían una idea aproximada de lo que estaba ocurriendo en ese momento. Rong Che suspiró y dijo, “algo parece estar fuera de lugar. Parece que alguien lo ha sobornado y ha intentado incriminar a la Señorita Gu. El maestro Hu siempre ha sido estricto y justo. Creo que le dará a la familia Gu una buena explicación de lo que está ocurriendo”.

Gu Xietian resopló. Aunque no le gustaba esa hija, no quería que la reputación de la familia también fuera arrastrada, “Maestro Hu, creo que su séquito tiene algunos problemas. Creo que es mejor que descubra los detalles de lo que está ocurriendo”.

Estaba fuera de su expectativa que su séquito fuera sobornado. Sintió una profunda vergüenza mientras su rostro se ponía rojo carmesí. Se inclinó y dijo, “no se preocupe mi Octavo Príncipe y General Gu. No habrá ningún favoritismo en este asunto. ¡Yo definitivamente descubriré quién es el cerebro detrás de esto!”

Gu Xijiu sonrió suavemente y dijo, “he escuchado que el Maestro Hu pone la rectitud y la justicia por encima de todo. Todos en la ciudad saben de eso que el Maestro Hu es un gran oficial. Tiene tantos subordinados y es difícil el vigilar a cada uno. No debemos culpar al Maestro Hu”.

Sus palabras impresionaron enormemente al Maestro Hu he instantáneamente tuvo una muy buena impresión de ella.

Inmediatamente le ordenó a sus subordinados que se buscaran unos a otros en el lugar antes de que Gu Xijiu comenzara a hablar sobre cualquier otra cosa.

Un momento después, la inspección finalizó mientras que no encontraron nada sospechoso.

El Maestro Hu dijo con calmadamente, “Señorita Gu, también debemos buscar en su residencia para asegurarnos de que su reputación no se empañe”.

Gu Xijiu estaba perfectamente bien con eso y dijo, “Por favor, adelante”.

Alrededor de 10 subordinados se dividieron en unos pocos grupos y comenzaron su búsqueda.

Gu Xijiu estaba apoyada en un pilar y observaba sus expresiones de cerca.

Todas sus hermanas menores

Todas sus hermanas menores estaban felices viendo la emoción.

Gu Tianqing mantuvo su expresión amable y educada, pero miraba a Rong Yan de vez en cuando.