Capítulo 19: ¿Las palabras de una hija son menos creíbles que las de un extraño?


Tener una única esposa para toda la vida era una charla dulce cuando ellos eran apasionados y jóvenes. Sin embargo, todos los hombres de las familias reales en el Reino Feixing tenían esposas por grupos.

¡Incluso una familia simple tendría más de una esposa! ¿Qué más se iba a esperar de un gran general?

¡Gu Xietian sintió que tener algunas esposas no estaba mal! Sin embargo, la pregunta que su hija le había hecho directamente en su rostro lo había hecho incapaz de enfrentar a los demás. Él respondió con frialdad, “¡Qué saben los niños! Este no es lugar para que un niño interfiera en asuntos de adultos…”

Gu Xijiu no persiguió el asunto. Ella sonrió con las esquinas de sus labios y se dijo a sí misma que no quería decirle ni una palabra más a ese hombre infiel.

La ira de Gu Xietian se agitó cuando vio la sonrisa de su rostro. Tardó un tiempo en calmarse antes de decir, “Xijiu, en estos años padre te ha descuidado y nunca volverá a hacerlo en el futuro. Pero antes debes responderle al padre con sinceridad. Algunas personas dijeron que un varón desconocido vino y salió de tu patio. También vieron que anoche tú saliste en secreto. ¿Hiciste algo inmoral?” Cuando la última parte fue dicha, el piso estaba silencioso en la medida en si caía una aguja, se podría escuchar.

Una vez que se dijo eso, las personas que ingresaron tuvieron sus atenciones elevadas a un punto clave.

La mirada de todos estaba en Gu Xijiu mientras esperaban para ver cómo contestaría.

Gu Xijiu usó su mano para peinar su flequillo y encogió sus ojos antes de hablar, “¡General Gu, esa pregunta es realmente simple! ¿Alguien le habló de eso y usted simplemente lo creyó? ¡Qué pasaría si le dijera que de patio de la madrastra una vez tuvo un extraño que llego y se fue! ¿Eso significa que el General Gu habría sido engañado?”

Su pregunta fue aguda.

“Chi…” Alguien rio.

Gu Xietian se dio vuelta y miró enojado. Notó que la risa provenía del Octavo Príncipe, Rong Che que había ido para unirse a la multitud.

Rong Che tenía 18 años. Era encantador y tenía un par de cejas espesas y unos ojos cristalinos. Estaba jugando con el abanico de papel doblado en su mano y eso lo convirtió en el centro de atención de la multitud.

Debía decirse que la familia real de Rong tenía muy buenos genes ya que la mayoría de ellos eran muy apuestos. Él y el Duodécimo Príncipe se ponían de pie valientemente a pesar de que uno era amable y refinado, mientras que el otro era elegante como el viento. Mirarlos calmaba los ojos.

La madre de Rong Che era una concubina imperial. Rong Che tenía una mente brillante y era amado por el emperador llamado Rey Luo.

Gu Xietian lucia avergonzado. Naturalmente, no se atrevió a regañar al príncipe, cambió su mirada y miró a Gu Xijiu, “¡Disparates! ¡Estás escupiendo tonterías que son totalmente inmorales!”

El rostro de Gu Xijiu se volvió frío, “General Gu, si lo que dije no tiene sentido y usted desconfía sin lugar a dudas, ¿por qué lo creería cuando otros hablan mal de su hija? ¿Las palabras de una hija son menos creíbles que las de un extraño?”

Gu Xietian dijo espantosamente, “Esto…”

Ese día, el Primer Ministro del Departamento de Justicia estaba presente con los dos príncipes y un grupo de subordinados para perseguir el caso. El rumor de que un extraño varón entraba y salía del patio de Gu Xijiu había difamado el apellido de la familia del General.

Ese no era un asunto pequeño ya que la reputación del General afectaría la dignidad de la familia real y a pesar de ser decepcionante, la hija era la prometida del Príncipe Duodécimo, Rong Yan y por ello estaba furioso y había llevado hombres para seguir el caso.

Nunca había pensado que su descerebrada hija fuera tan aguda con su lengua. Cuando fue interrogado, él le había echado un vistazo al Primer Ministro del Departamento de Justicia.