VVC – Capítulo 017

0

Capítulo 17: ¿Algún otro asunto?


La madre y la hija se estaban cubriendo mutuamente, además las otras hijas también ayudaban a debatir por Leng Xiangyu y regañaron a los esclavos. Finalmente, Gu Xietian se sintió ligeramente aliviado y miró a Leng Xiangyu, “bueno, aunque no te puedo culpar completamente, también es tú descuido por no cuidar bien de la familia. Asigna algunas sirvientas para Xijiu. ¡Es ridículo ver a la primera hija preciosa quedándose sola en su casa!”

“Sí, Señor. Iré a arreglarlo inmediatamente y me aseguraré de que Xijiu esté bien atendida”. Leng Xiangyu se inclinó y respondió.

Gu Xijiu observó el drama desde un lado y sus pálidos labios evocaron un toque de ridículo. Con una razón tan débil y el General la creyó. ¿Estaba ciego o era su corazón el que estaba ciego? ¿Sus muchos años de experiencia en la carrera de oficial se habían desvanecido?

Desde luego, él entendía bien la situación, sin embargo necesitaba una excusa para resolver el problema frente a todos. De hecho, él realmente no se preocupaba por esa hija, ¡esa era la razón por la que permitió que la gente la siguiera intimidando!

Sin embargo, Xijiu también entendió que no podría pelear con la hija y la madre en un corto plazo. No tenía sentido y sería un esfuerzo desperdiciado si continuaba revelando la verdad.

Además, ahora que no tenía poder espiritual ni fuerza interna, ella no podía salir de casa y vivir sola de momento. Aún necesitaba obtener algunos medicamentos allí por algunos años y por tanto, planeaba terminar la sesión de quejas…

Ella sonrió levemente y dijo, “parece que he entendido mal a Tía por un largo tiempo. Así que, ¿vas a asignarme sirvientas en el futuro?”

“¡Desde luego! Xijiu, no te preocupes, en breve enviaré cuatro sirvientas y cuatro trabajadores”. Dijo Leng Xiangyu. Ella se sintió calladamente aliviada.

Xijiu miró alrededor del patio y luciendo un poco avergonzada, “Sin embargo, mi patio es demasiado pequeño. Me temo que no pueda albergar a tanta gente…”

Leng Xiangyu se mordió sus labios en secreto y se dijo a sí misma, “esta chica parece querer cambiarse a un patio más grande…”

Sin embargo, tenía que actuar con generosidad durante ese tiempo, “Xijiu, puedes estar tranquila. En el pasado, cuando arreglé este patio para ti, fue porque quería que el lugar fuera tranquilo y bueno para que descansaras. Nunca pensé que la gente te intimidaría. Es todo culpa mía. Más tarde, le pediré a los sirvientes que preparen un patio más grande para ti…”

Gu Xijiu dobló su cuerpo levemente y respondió, “Gracias Tía. Sin embargo, tengo un problema más…”

“¿Cuál es? Dilo para todos y así podremos arreglarlo”. La amable y amorosa imagen de Leng Xiangyu se estaba echando a perder.

Gu Xijiu suspiró, “es bueno que Tía me haya asignado tantas sirvientas y trabajadores. Desafortunadamente, sólo recibo media docena de monedas al mes y me temo que no voy a poder pagarles…”

Leng Xiangyu permaneció en silencio, pero ella estaba claramente enfurecida. Su rostro estaba rojo nuevamente.

Entre los nobles del Reino Feixing, sus preciosas hijas recibían una buena cantidad de dinero en sus bolsillos cada mes. Incluso las hijas de un pequeño oficial del estado recibían al menos cinco dólares al mes. El General Gu era un general importante y también se desempeñaba como el Ministro de Guerra. Tenía una autoridad muy alta y por lo tanto, todas sus hijas recibían 20 dólares al mes como mesada. Sin embargo, dado que Gu Tianqing era un genio y era la hija más querida del General Gu, recibía 30 dólares al mes…

En esa generación, una docena de monedas equivalían a medio dólar. Como la primera hija preciosa de un importante general, ¡el hecho de que ella sólo recibiera media docena de monedas como mesada era simplemente una broma si la noticia se extendía!

¡Gu Xietian sintió que su imagen había sido totalmente arruinada en ese momento!