Capítulo 16: Finalmente experimentándolo personalmente


Gu Xietian nunca le respondió a esas personas porque quería encontrar un buen compañero para su preciosa hija.

Desde el momento en que habló, Gu Xietian inmediatamente creyó en sus palabras. Cuando miró a su hija favorita y luego miró a la flaca y ordinaria Gu Xijiu, sus sentimientos se oscurecieron, “Chica, aunque la forma en que tu madre te trató es un poco radical, de hecho fue por tu propio bien. Sólo mírate a ti misma. ¡A pesar de que ahora tienes 13 años, te ves más como una niña de 10 años! ¡Realmente necesitas ejercitar más!”

Gu Xijiu se rio al ver que una persona realmente podía ser parcial en ese sentido. Finalmente, había experimentado personalmente la amargura.

Se sintió decepcionada, aunque ella no era la dueña original. Si la dueña original todavía estuviera viva, ciertamente estaría aún más decepcionada.

Ella no habló, pero dio media vuelta y entró a la casa. Después de un rato, salió con un cuenco de gachas diluidas, un plato de encurtidos oscuros y una hogaza de pan mohoso y los coloco en la escalera. Se rio entre dientes, “si el no asignar una doncella es por mi propio bien, ¿qué hay de estos? Esta fue mi cena de ayer. General Gu, ¿cómo te sientes mirándola? ¿También puedes decir que esto es por mi propio bien?”

La Gu Xijiu original había estado demasiado emocionada por salir a una “cita” con su prometido la otra noche así que nunca tuvo tiempo de cenar y había dejado la prueba viviente de la calidad de esos platos…

Los tres platos se colocaron en público y fue otra bofetada a la cara de la Señora Gu. Su rostro estaba pálido y no se veía bien en ese momento…

Incluso a los sirvientes y las sirvientas no se les habría dado semejante comida tan mala para comer. ¡Por no mencionar a la hija del General!

El General Gu estaba aún más avergonzado. Su rostro era feroz y miró a Leng Xiangyu con descontento, “Xiangyu, ¿cómo puedes tratar a Xijiu tan mal? ¡Ella es mi hija!”

La Señora Gu se sonrojó y su rostro estaba muy rojo en ese momento, “Esto… Esto… Señor, yo no…”

Gu Tianqing intervino y dijo, “”padre, por favor no te enojes. Mi madre no es este tipo de persona. Debe ser el sirviente perezoso el que ha desairado a propósito a la Hermana Xijiu. Madre, tú eres muy bondadosa y siempre trata bien a los sirvientes. Es inevitable dejar que algunas personas tomen ventaja de ti y deliberadamente distorsionen tus buenas intenciones con la hermana Xijiu. Ahora debes soportar la mala reputación de abusar de una niña así como el resentimiento que proviene de la hermana Xijiu. ¿Entonces cuál es el punto?”

Y después miró a Gu Xijiu y dijo, “hermana, nuestra familia ha tenido demasiados asuntos que manejar. A pesar de que mamá ha trabajado duro todos los días, después de todo, sólo tiene un par de manos. Habrá algunas omisiones inevitables. ¿Por qué nunca te has quejado con mamá al respecto de esas personas que han abusado de ti? No es de extrañar que estés tan flaca y hayas sufrido tanto. Cada vez que madre y yo te vemos, nos sentimos tristes pero nunca supimos la verdadera razón detrás de eso…”

Esa chica en efecto era talentosa. Con sólo unas pocas palabras, les echó toda la culpa a los sirvientes. No sólo había despejado la culpabilidad de Leng Xiangyu, quien abusó intencionalmente de la primera hija, sino que también culpó a Gu Xijiu.

Leng Xiangyu también era inteligente e inmediatamente dijo, “todo es debido a los malos esclavos. Realmente se atrevieron a hacer algo tan malo sin mi conocimiento… ¡Despidan a todos los sirvientes que prepararon las comidas y nunca más los contraten!”

Luego, le habló amablemente a Gu Xijiu, “Xijiu, puedes estar tranquila. Yo no sabía nada al respecto. Ahora que lo sé, buscaré justicia para ti. Asignaré una persona adecuada para que se haga cargo de tu dieta y fortalezca tu cuerpo…”