Capítulo 11: Maten al chico


Antes de que terminara su frase, le arrojaron un montón de telas delgadas en el rostro y el Señor dijo, “ve y descubre de dónde vienen estas ropas. ¡Puedes irte y matarte, si no puedes encontrar la respuesta en dos horas!”.

“¡Sí!” Dijo Mu Feng inmediatamente. Saltó y desapareció con los paños en un instante.

El Señor regresó a su ser normal y los otros tres secretamente se sintieron aliviados.

“Mu Yu, Mu Lei y Mu Dian, vayan y encuentren a un chico que tiene alrededor de 10 años. Él o ella está usando mi bata. Maten a esa persona inmediatamente al verla”.

Los tres se sorprendieron y se miraron el uno al otro. El Señor priorizaba la limpieza y nunca le habría dado sus pertenencias usadas a alguien más. ¿Cómo consiguió el tipo su bata?

“Mi Señor, ¿puedo saber si el chico es hombre o mujer?” Preguntó Mu Yu con valentía.

El Señor respondió, “¡Independientemente de si la persona es hombre o mujer, maten a la persona!” El Señor ni siquiera sabía el sexo del niño, pero de alguna manera su túnica estaba con esa persona…

¿Había sido robada por alguien? ¡Era anormal y no podían creer que alguien la hubiera robado!

Los tres tenían muchas preguntas en su cabeza, pero nadie se atrevió a preguntar más. Rápidamente comenzaron la búsqueda después de haber recibido la misión.

El Señor estaba parado en la oscuridad bajo la luna mientras el viento soplaba sobre su cabeza. El niño acababa de irse aproximadamente hacia menos de una hora y todavía debía estar cerca, ya que él o ella no poseía ningún poder espiritual. Incluso si él o ella pudieran correr muy rápido, nunca podrían haber corrido más de 20 kilómetros. ¡Nadie podía vencer la habilidad de cazar cabezas de sus sirvientes así que debían ser capaces de encontrar al pobre niño!

¡Ninguna persona viviente había visto su apariencia real anteriormente y aquellos que la habían visto estaban muertos! ¡Sin embargo, no sólo el chico malo había visto su apariencia, sino que también había tocado su región púbica!

Gu Xijiu ahora había corrido más de 20 kilómetros. Ya había entrado en la ciudad y estaba deambulando en una de las tiendas de ropa cerradas. Su habilidad de teletransportación no estaba restringida por el espacio o las paredes, por lo que entró fácilmente en la tienda.

Gu Xijiu fue muy cuidadosa e inteligente y lo pensó mientras escapaba. La persona habría notado que alguien había irrumpido en la cueva cuando se diera cuenta de que faltaba la bata. Por lo tanto, decidió cambiarse de ropa por su seguridad.

La tienda estaba llena de diferentes tipos de disfraces. Gu Xijiu simplemente eligió uno adecuado y se lo puso rápidamente. Se teletransportó fuera de la ciudad y ató la túnica blanca a una gran roca que después fue arrojada a un foso.

Palmeó sus manos para limpiar la tierra. Se sentía triste por la túnica blanca… ¡A la mañana siguiente habría un buen espectáculo, así que era hora de que descansara un poco!

Cuando llegó la medianoche, Mu Lei y el resto ya habían revisado a fondo el camino a través de la montaña, pero no pudieron encontrar nada. No tenían una muestra del aroma del niño, de lo contrario podrían haber obtenido ayuda de un sabueso.