Capítulo 9: En contra de las normas


Esa vez, ella logró calcular con precisión. Apareció fuera de la cueva cuando la lluvia había disminuido. El aire era fresco con la esencia de la hierba húmeda. Tomó algunas respiraciones profundas de aire fresco antes de correr para bajar la montaña.

Con el fin de entrenar su cuerpo y alma, se teletransportó a lo largo de su viaje. Cuanto más lo usara, más lo sentía cada vez más fácil y rápido…

La cueva regreso a su estado pacífico después de que Gu Xijiu se retiró.

La luz azul estaba brillando sobre la estatua, la temperatura bajaba más y más.

Una hora más tarde, la estatua que estaba sentada allí produjo un sonido crujiente. La luz azul en la cueva se volvía más brillante y rodeaba la estatua como luciérnagas. Un momento después, formó un cono de luz invertido y brilló sobre la estatua…

¡Después de un corto tiempo, la luz resplandeciente la rodeó y la estatua se levantó del suelo!

¡No! ¡Esa no era una estatua, sino un verdadero humano! ¡Un hombre encantador!

Él se quedó allí con sus ojos mirando hacia el suelo. Su cabello blanco instantáneamente se volvió negro, justo como una cascada de color negro tinta cayendo a sus tobillos.

Hizo un gesto para terminar la práctica de artes marciales y colocó sus palmas frente a su pecho, antes de abrir sus ojos, mientras la luz regresaba a los muros de ladrillo.

Sus pestañas se volvieron negras y sus ojos eran tan negros como la tinta, destellando tan brillantes como las estrellas.

Inmediatamente miró alrededor de la cueva cuando abrió sus ojos por primera vez. Podía ver fácilmente todo en la cueva y rápidamente se dio cuenta de que era la única persona allí.

¡La persona que tocó su cuerpo cuando él estaba en medio de su práctica de poder espiritual había escapado!

Nadie se atrevía a acercarse, ¡pero él nunca esperó que alguien se atreviera a tocarlo así! ¡Ella incluso tomó su vestimenta! ¡Eso fue realmente más allá de sus expectativas! Era demasiado para que él lo comprendiera…

Cuando estaba practicando su Poder de Estatua de Jade, entraba al escenario donde su espíritu se combinaba con la naturaleza, lo que exigía pausar temporalmente sus cinco sentidos, excepto el sentido del tacto, para detectar peligros externos.

De hecho, era consciente de que Gu Xijiu entro en la cueva, pero se encontraba en la etapa crítica de su práctica la cual no le permitió detenerse a mitad de camino. Además, notó que ella no tenía intención de atacarlo, por tanto, no se retiró de su práctica, sino que aceleró el progreso…

¡Inesperadamente, ella deliberadamente le quitó la bata y tocó su cuerpo!

Había suspendido su vista, olfato, oído y gusto, excepto el tacto, por lo tanto, pudo sentir una pequeña mano explorando su cuerpo.

Nunca antes lo habían tocado de esa manera y los sentimientos que le traía resultaban realmente difíciles para poner su dedo en lo que sentía.

Casualmente, esa era la etapa crítica de su práctica y no pudo detenerse. Nadie debía interrumpir el proceso. ¡Sin embargo, el repentino toque de Gu Xijiu casi lo enloqueció y lo puso rígido como una estatua real!

En ese momento, la cueva era silenciosa y pacífica. ¡La que lo molesto había escapado!