Capítulo 8: Robando de los Ladrones


Ella no tenía fuerza interna en ese momento, por lo tanto, era mejor mantener un perfil bajo en lugar de desafiar a los ladrones. Decidió encontrar una manera de regresar a la residencia del General.

Si lo que ella predijo era correcto, un verdadero drama se agitaría en la residencia del General a la mañana siguiente.

¡Debía regresar a casa antes del amanecer!

Miró sus pequeñas manos y sonrió.

Hasta ese momento, sintió que su existencia era real.

¡Cómo se le dio la oportunidad de revivir en esa nueva forma, debía continuar viviendo bien! Decidió olvidar el pasado y centrarse en su nueva oportunidad de vida.

Trató de secarse el pelo y luego echó un vistazo a la estatua otra vez. Se dio cuenta de que los labios perfectos de la estatua eran de un rosado claro y parecían estar ligeramente curvados hacia arriba. Los labios sonrientes la hicieron sentir querer plantarle un beso.

Gu Xijiu no pudo controlarse y besó los fríos labios de la estatua. Sorprendentemente, ella olió una leve fragancia en sus labios y definitivamente quedó cautivada con ella.

Quería irse justo después de besar la estatua, sin embargo se sintió atraída por la fragancia y continuó abrazándola un poco más.

¿Qué tipo de jade era ese? Parecía un jade blanco crudo, sólo que mucho más superior. Lo más importante, ¡este olía bien!

¡Qué tesoro fantástico! Un pensamiento cruzó su mente, el de robarla de los ladrones y llevarla a casa.

Desafortunadamente, era demasiado difícil para su pequeña complexión. Olvídalo – pensemos en eso más tarde.

Se fue con grandes pasos, ya que quería llegar a casa lo más pronto posible.

Calculó la distancia en silencio cuando llegó al lugar de donde cayó por última vez e inició la teletransportación…

Esta era el resultado de su práctica personal en el mundo moderno y se sorprendió de que aún pudiera utilizarla incluso si su alma ahora poseía una nueva forma. Aunque no era tan poderosa, estaba satisfecha con eso.

Basada en los recuerdos de la dueña anterior del cuerpo, Gu Xijiu se dio cuenta de que no sabía nada sobre la dinastía actual.

La gran tierra era llamaba Continente Xing Yue, estaba dividida en tres partes: País Fei Xing, País Hao Yue y País Zhao Yang que compartían el mismo nivel de autoridad.

La gente en el continente era experta en artes marciales y estas practicaban con el poder espiritual de los cinco elementos. La clave para practicar el poder espiritual era poseer el talento innato y casi todos los ciudadanos en el continente poseían ese talento. Sin embargo, algunos eran fuertes y algunos eran débiles. Cuanto más fuerte era el talento, más fácil era para ellos dominar las artes marciales, lo que influiría en su nivel de habilidades.

Cuanto mayor fuera el poder espiritual, más fuerte sería la persona, y él o ella ganaría más respeto de la gente.

Desde luego, había más personas que tenían talentos débiles. Esas personas hacían todo lo posible o incluso pasaban toda su vida practicando artes marciales, pero sólo lograban alcanzar el segundo nivel que a lo sumo les permitía ser soldados o guardias de seguridad.

Mientras que ella tenía cero talento y eso no le permitía practicar nada en absoluto, razón por la cual todos la miraban con malos ojos y la consideraban una basura buena para nada.

Se convirtió en la broma de la familia del General y no recibía ningún reconocimiento de su padre. Era la oveja negra de la familia y había sido insultada por todos sus familiares.

Sin embargo, ¡ahora todo había terminado! Ella era la nueva dueña de ese cuerpo y se esforzaría por ayudar a la dueña anterior a recuperar todo lo que merecía.

Estaba bien tener cero talento ya que encontró el cuerpo y la estructura ósea lo suficientemente buenos para practicar su fuerza interna. Con sus propios métodos secretos, confiaba en que era capaz de transformar su nuevo yo en alguien tan poderoso como lo fue antes, dentro de tres años, en el nuevo mundo en el que ahora vivía.