Capítulo 6: ¡Desnuda, escapa una vez más!


El interior de la cueva estaba realmente oscuro, mientras ella camino en la oscuridad unos diez metros. De pronto, pisó un agujero vacío y cayó.

Eso era raro, ¡todo el suelo estaba nivelado! ¿Cómo se convirtió en una trampa?

Rodó hasta el fondo y se levantó rápidamente.

Estaba tratando de ajustar su cuerpo durante la rodada y aunque no estaba herida, la muselina alrededor de su cuerpo se había roto.

¡Desnuda, ella escapó una vez más!

Estaba maldiciendo, pero se sentía afortunada al mismo tiempo. Era bueno que estuviera sola, de lo contrario se habría sentido extremadamente avergonzada.

Ella sacudió su cabeza e intentó recuperar su visión normal. ¡Miró a su alrededor y su cuerpo repentinamente se puso rígido!

La cueva no era tan oscura como la anterior y las rocas del muro brillaban con un destello azul. Podía imaginar más o menos la escena dentro de la cueva.

¡Había un antiguo pabellón dentro de la cueva y alguien estaba sentado allí!

Debido a la distancia y la limitada iluminación, Gu Xijiu no era capaz de ver a la persona con claridad. No podía ver las facciones, solamente una vaga sombra. Esa persona estaba vestida con un atuendo blanco junto a un cabello blanco.

¿Quién era ese? ¿El Héroe Escondido de la montaña? ¿O un monstruo?

Gu Xijiu inconscientemente se escondió detrás de una gran roca. Contuvo la respiración y observó a la persona en el pabellón.

La persona permaneció sentada por un largo tiempo y no se movía en absoluto.

¿Estaba él o ella, muerto? ¿O él o ella, estaba meditando?

Gi Xijiu aguardo por un rato, antes de caminar cuidadosamente hacia el pabellón.

Se estaba acercando…

Finalmente pudo ver los rasgos claramente. Estaba aturdida y después lentamente, trató de tocar a esa persona. Ella exhaló un suspiro de alivio.

Era duro y helado. ¡Se dio cuenta de que no era humano, sino más bien una estatua de jade!

Caminó alrededor de la estatua y suspiró silenciosamente.

Basado en la novela de artes marciales, Los Semidioses y Semidemonios, Duan Yu vio una hermosa estatua hecha de jade en una cueva. Era tan sorprendente que Duan Yu se sintió obligado a arrodillarse y alabarla, así como a nombrar la estatua ‘Hermana Hada’. Gu Xijiu pensó que era una mera exageración, ya que no creía que una estatua fuera tan increíble hasta ese sentido.

Sin embargo, cuando miró la estatua frente a ella, ya no lo encontró ridículo. Semejante estatua tan asombrosa de hecho existía. La única diferencia era que ella estaba presenciando una estatua masculina en lugar de una femenina.

La apariencia de esa estatua de jade era muy hermosa, hasta el punto en que se perdió en las palabras para describirla.

Los tallados parecían tan genuinos y casi cada detalle estaba perfectamente hecho, incluso las pestañas se tallaron meticulosamente hasta la perfección. ¡Lucia exactamente como un humano real!

La estatua de jade estaba sentada hermosamente allí, tan bella como la luna y tan elegante como el loto.

Aunque era solamente un objeto inanimado, toda la estatua era lo suficientemente cautivadora como para que todos la adoraran. Nadie se atrevería a hacerle algo ofensivo.

Gu Xijiu nunca había visto una estatua que luciera tan viva y real. Le hizo sentir que cobraría vida si alguien la resucitara.

No pudo evitar tocar el rostro de la estatua nuevamente. Era duro y frío – ¡el jade era suave! De hecho, era sólo una estatua y no un humano real…

Había una bata blanca colocada alrededor de la estatua. Era suave como la seda y tan ligera como la muselina, con algunas puntadas en 3D. Parecía haber algunas nubes blancas moviéndose sobre las costuras blancas bajo la luz azul brillante.

El personaje masculino principal es un demonio, ¡no te dejes engañar por su apariencia externa! Teehee…