Capítulo 2: ¿No me tienes miedo?


“¡Sí, señor!” Los dos respondieron. Uno de ellos dijo, “Mi Conde, por favor tranquilícese. Tenemos una más para ustedes”. Colocaron a Gu Xijiu, envuelta con la delgada manta en la cama mientras hablaban con el Conde.

El tipo miró a Gu Xijiu; frunció el ceño y dijo: “¡Qué cosa de aspecto tan feo! ¿Dónde la encontraron?”

Aparentemente, Gu Xijiu no había visto su propio cuerpo. Lo único que ella sabía era que a su cuerpo no le quedaba poder, y que moriría si contraatacaba. Por tanto, sólo podía soportar eso en silencio mientras buscaba por una oportunidad…

Ambos sirvientes bajaron torpemente la barbilla y dijeron, “Mi Conde, su figura en realidad no es muy lamentable, y no pudimos encontrar una chica mejor en tan poco tiempo. No se preocupe mi Conde, todavía es virgen y recién acababa de terminar con un baño de flores…”

El tipo agitó su mano y los sirvientes entendieron el mensaje. Rápidamente llevaron a la chica hacia él y salieron del salón.

La sala quedó sólo con el Conde y Gu Xijiu, ambos envueltos en la manta.

El Conde continuó mirando su rostro antes de mirarla a los ojos. No se sentía nerviosa ni trataba de pedir perdón.

Él se sorprendió y preguntó: “Pequeña, ¿no me tienes miedo?”

Gu Xijiu respondió fríamente, “No”. Había muchas cosas a las que ella le tenía miedo, pero ciertamente no de la persona que iba a morir pronto.

“¡No puedo creer que tengas semejantes agallas!” Él le dio un vistazo a su rostro una vez más. De pronto se dio cuenta de que ella tenía muy buenas facciones, especialmente sus ojos llorosos que brillaban como las estrellas en el cielo nocturno.

Aunque era un poco pequeña y delgada, su piel todavía era agradable, ya que era rosada y suave como un huevo pelado. Podría ser considerada una belleza si sólo pudiera ignorar la marca de nacimiento roja en su frente.

Sin embargo, él no estaba completamente satisfecho y no había otra opción. Sólo podía ignorar la marca de nacimiento roja y disfrutar sus orgasmos con ella.

Él era como un lobo, mirándola a los ojos. De pronto presionó en su abdomen y lo soltó. “¡No sólo eres una chica fea, sino que eres una persona totalmente inútil!”

Finalmente, pudo poner de lado sus preocupaciones.

Todas las chicas que habían sido capturadas estaban aterrorizadas de él, y la mayoría lloraban y luchaban cuando eran enviadas a su cama. Ninguna de ellas podría sobrevivir bajo su fuerte cuerpo.

No esperaba encontrarse con una chica fuerte, tan valiente que incluso era capaz de responder a sus preguntas con calma.

Él había pensado que esa pequeña era excelente en artes marciales y decidió probarla. Sin embargo, se dio cuenta de que no tenía ningún poder en la parte inferior de su abdomen y que era peor que una persona común. ¡Ella era una basura muy rara!

Fue entonces que pareció haber recordado algo. Miró a Gu Xijiu y dijo, “¡Lo sabía! ¡Tú eres la hija mayor de la familia del General Gu, la prometida del duodécimo príncipe!”

Sus palabras fueron como una llave que abrió su caja de memoria. Muchos recuerdos instantáneamente pasaron a través de su mente…

Esas deberían ser las memorias originales de la dueña de ese cuerpo. Las imágenes que vio parecían bastante complicadas, pero Gu Xijiu fue capaz de unirlas en poco tiempo.