USAW – Cap. 96

0

Capítulo 96: La trampa de Jing Mingfeng y el ridículamente absurdo desastre entrante

Esquivando una explosión que había sacudido el área frente a él, Jing Mingfeng de repente soltó una risa extraña, “¡Mira esto!”

Con un sonido de sus brazos, las manos de Jin Mingfeng se convirtieron en garras. Luego, sin tener en cuenta el hecho de que la tía podía golpearlo, arremetió y agarró el pecho de la tía…

La tía Zhao estaba estupefacta y muda — ¡Esta era una batalla entre cultivadores alma! ¿Qué tipo de cultivador alma lucharía agarrando los pechos de otro? ¡Esta era la táctica solapada que se podría esperar de un canalla vulgar!

Casi instintivamente, la tía Zhao renunció a su asalto a favor para proteger su pecho con sus manos.

Jing Mingfeng rió oscuramente mientras bajaba su pierna derecha. Con un impulso y un paso hacia la izquierda, dejó de atacarla para ir a buscar a la joven a varios metros de distancia.

“¡Hola niña bonita, sonríe! ¡El Maestro Bai tiene una recompensa para ti!” Jing Mingfeng se rió antes de tocar su mejilla.

La cara de la joven se puso aún más roja antes de girar la cabeza para esquivar las lascivas manos de Jing Mingfeng. Al mismo tiempo, sus ojos se empañaron mientras su pierna derecha voló para patear despiadadamente la entrepierna de Jing Mingfeng.

“¡Oh, maldición!”, Gritó Jing Mingfeng antes de llevar su mano izquierda para evitar aquel feroz golpe. Esquivando a un lado, se las arregló para evadir una bofetada dirigida a su rostro retrocediendo dos metros de distancia, donde habló con un poco de miedo persistente, “¡No pensé que comparado con esa tía, serías aún más feroz! ¡Casi pierdo las joyas de mi familia por tu culpa!”

Mientras hablaba, Jing Mingfeng de repente sintió una ráfaga de viento asaltar la parte posterior de su cabeza. Era una advertencia de que la tía Zhao venía a atacarlo.

El rostro de la tía Zhao estaba rojo de indignación. Nunca habría imaginado que su oponente sería tan desvergonzado, o que había sido tan descuidada para permitir que este depravado bribón casi volviera a entrar en contacto con la joven señorita. En este momento, ella no quería nada más que arrancar a este hombre miembro a miembro antes de romper su boca, para que su ira se disipe por completo.

Jing Mingfeng esquivó ágilmente hacia un lado y retrocedió nuevamente en la dirección de la joven. Con una voz lasciva, gritó: “¡Oye, señora, aquí voy otra vez!”

Alarmada, la tía Zhao se apresuró a bloquearlo.

“¡Jaja, te tengo!” Los ojos de Jing Mingfeng brillaron brillantemente. Su mano derecha se movió a la velocidad del rayo cuando se enganchó en la solapa bajo el cuello de la tía Zhao mientras su mano izquierda se movía simultáneamente para bloquearla. En su furia, la tía Zhao golpeó con un puño las partes del cuerpo que lo obstruían.

“¡Bang!”

Después de un único sonido amortiguado, Jing Mingfeng finalmente fue golpeado por primera vez y enviado a volar. Sin embargo, él había estado preparado para esto, y utilizó este impulso hacia atrás para dar un salto mortal en el aire y aterrizar a la fuerza en el suelo. Apretando los dientes mientras sacudía su mano izquierda, Jing Mingfeng dejó escapar un gemido de dolor. Pero en su mano derecha, había inesperadamente algún tipo de sustancia naranja. ¿Era esta… la ropa que la tía había estado usando?

Mirando nuevamente a la tía Zhao, ella se quedó allí en lugar de tratar de asaltarlo. Sus brazos se cruzaron contra sus temblorosos pechos y su cara entera era de un color púrpura oscuro con indignación mientras le lanzaba a Jing Mingfeng una mirada asesina.

Jing Mingfeng había… de alguna manera había logrado robar la ropa interior que llevaba puesta. (TeamChman: ¿Konosuba? ¿Craxo?)

La joven podía ver claramente la prenda ofensiva en la mano de Jing Mingfeng con los ojos muy abiertos. Su pequeña boca se abrió con total incredulidad ante la acción del contrario.

Jing Mingfeng sonrió con satisfacción. Originalmente quería sacar la prenda de ropa para olfatearla, ya que pretendía ser Bai Yunfei. Cuanto más vulgar actuaba, mejor. Pero cuando vio cuán furiosa estaba la mujer frente a él, las comisuras de sus labios se crisparon en indecisión antes de finalmente decidir no hacer una acción tan miserable.

“La… ladrón pervertido! ¡Te mataré!” Todo el cuerpo de la tía Zhao temblaba de furia. Con un movimiento de su mano derecha, una espada de un metro apareció para que la agarrara. Había una luz anaranjada en ella mientras emitía el sonido crujiente y silbante de una espada que viajaba por el aire. Con un swing, la punta de la espada hizo un hueco en el suelo de alrededor de un tercio de un metro de profundidad.

En un estallido de fuerza de la tía Zhao, su pierna derecha empujó el suelo tan fuerte que un cráter había quedado atrás. Decenas de metros se acortaron instantáneamente mientras cargaba hacia Jing Mingfeng con ojos que brillaban con un furioso deseo de matar.

“¡Mierda, llevé esta broma demasiado lejos! ¡Es hora de retirarse!”  Mientras una cantidad de poder que hacía temblar la tierra comenzó a envolver el área, la cara de Jing Mingfeng comenzó a cambiar. Incapaz de pensar en otra solución para escapar, Jing Mingfeng solo podía usar su soulforce para reforzar sus piernas y hacerse aún más rápido que antes. Como un perro salvaje que acababa de liberarse de sus cadenas, Jing Mingfeng voló hacia la entrada lateral derecha de la calle.

“¡Señora, esta sirvienta suya es demasiado violenta! Ella es terca en impedirnos estar juntos, así que me iré primero. Estoy seguro de que el destino asegurará que nos volvamos a vernos en el futuro. Hasta entonces, ¡No te olvides de este guapo yo!” Jing Mingfeng no se olvidó de dar un último comentario mientras trataba desesperadamente de huir.

La tía lo persiguió. Sin embargo, tuvo que contenerse para no atacar a pesar de su furia cuando vio que planeaba escapar a una calle con mucha gente. Si uno de los golpes de su espada fuera a volar, había una buena posibilidad de que un plebeyo resulte herido.

Jing Mingfeng también había pensado en eso, así que cuando salió a la calle gritó en voz alta: “¡Ayuda! Hay un asesino, escapen!!”

Su voz hizo que toda la calle se detuviera aturdida. Aprovechando la confusión, Jing Mingfeng se agachó y rápidamente se escabulló entre la multitud.

Al llegar a la entrada de la calle, la tía Zhao se detuvo con enojada renuencia. Mirando a la multitud frente a ella, dejó escapar un gemido y comenzó a contener su ira para poder extender su soulforce y encontrarlo. Medio momento después, sus cejas volaron en estado de shock. Confundida, ella dijo: “¿Se ha ido? ¿Pero cómo? Ni siquiera puedo detectar la presencia de su soulforce…”

“Tía Zhao, ¿estás bien…?”

La tía Zhao se sorprendió al escuchar la voz de su joven detrás de ella. Girando para mirarla, tomó varias respiraciones profundas para calmar su propia indignación. Apartando la espada, le dio una pequeña sonrisa a la joven y negó con la cabeza, “Estoy bien, pero ese desgraciado de alguna manera usó algún tipo de método para ocultar su fuerza. Él se fue.”

La joven estaba sorprendida. Mirando a la multitud de personas que ya habían vuelto a la normalidad, ella cuestionó, “Ese hombre… ¡Qué extraño era él! ¿Cómo podría haber un cultivador alma tan desvergonzado como él…?”

“¡Hmph! Ese desvergonzado pervertido. No solo trataba a la joven señorita con rudeza, en realidad… en realidad…” La cara de la tía Zhao comenzó a distorsionarse con resentimiento nuevamente mientras sus brazos cubrían inconscientemente su propio pecho. Furiosa, declaró, “¡Si él y yo nos volveramos a ver, definitivamente le cortaré ambas manos! ¡Entonces romperé esa sucia boca suya!”

“Sí, tía. No nos enojemos. Regresemos a nuestra posada. Si alguna vez aparece de nuevo, tendrás que darle una lección…”

Mientras las dos mujeres caminaban por las calles hacia la posada, se podía escuchar a la tía Zhao maldiciendo continuamente el nombre de ese “bribón depravado” una y otra vez mientras la joven susurraba varias palabras de consuelo.

Desconocido era para las dos, que detrás de ellas, a cien metros, estaba siguiéndolas un hombre con una barba extremadamente prominente. Caminando con las dos hasta que llegaron a su posada, el hombre miró el lugar por un momento antes de darse la vuelta.

El desconocido se fue a otra posada no muy lejos y reservó una habitación para pasar la noche. Dentro de las puertas cerradas de su habitación, se sentó a la mesa y se sirvió una taza de té para beber. Con ojos que brillaban incesantemente, comenzó a reflexionar sobre sí mismo.

“No revelé mi propia soulforce e incluso logré usar el Arte de Ocultación del Alma para mezclarlo un poco, así que deberían pensar que estaba tratando de ocultar mi fortaleza. Jaja… de esta forma la culpa caerá perfectamente en alguien más…”

Las comisuras de sus labios se curvaron con una sonrisa siniestra. Con un movimiento de su mano derecha, apareció un trozo de tela naranja de mujer. En este momento, la sonrisa en su rostro se hizo aún más vulgar.

“Jeje, Bai Yunfei, este es el precio por enojar a Jing Mingfeng… ¡veamos cuánto tiempo me tomará vengarme!”

… … … … … 

Desde el interior de una posada en las calles del este, Bai Yunfei de repente sintió un escalofrío recorrer su espina dorsal mientras meditaba. Le hizo volver a la conciencia.

“¿Que está pasando esta noche? ¿Por qué estoy tan incómodo? Siento que mi corazón va a saltar en cualquier momento…”

“¿Esto es por todos los viajes que he hecho? Olvídalo, he terminado de cultivar por esta noche. Será mejor dormir bien hoy…”