UPX – Cap. 81

0

Capítulo 81: ¿De quién es este pincel? 

«¿Cómo debería saberlo?» Ning Xiaoyao se mostraba inocente a pesar del hecho de que ella había tomado toda la tierra del Príncipe Fu.

Si no lo sabes, ¿quién si? El Príncipe Fu y los otros miembros del clan imperial pensaron mientras miraban a Ning Xiaoyao.

Un destello de perspicacia parpadeó en la cabeza de Ning Xiaoyao antes de agacharse ante el Príncipe Fu y decir: «Espera, ¿lo que estás diciendo es que ya no quieres vivir en tu tierra?»

El Príncipe Fu no podía girar los engranajes en su cabeza lo suficientemente rápido como para mantenerse al día con Ning Xiaoyao, por lo que simplemente gritó: «Ya estás dividiendo la tierra, entonces, ¿cómo es que aún es mía para vivir en ella?»

Ning Xiaoyao respondió: «Entonces, en otras palabras, ¿tampoco quieres tu propiedad imperial?»

El Príncipe Fu quedó atónito de nuevo. Todos los demás se volvieron para mirar a Ning Xiaoyao. ¿Quieres robar la casa del Príncipe Fu justo después de robar su tierra?

Ning Xiaoyao estiró el cuello para mirar al Anciano Li. «Viejo abuelo, ¿qué tan grande es la propiedad del Príncipe Fu?»

Antes de que el Anciano Li pudiera responder, el Príncipe Fu perdió los estribos. «¡Esa es mi propiedad, mi hogar!», Aulló.«¡Incluso si este príncipe muere, será en la propiedad de este príncipe!»

Una vez más, Ning Xiaoyao limpió la saliva del Príncipe Fu de su rostro.

«¡Impudente!» El Comandante Supremo Lou y el Anciano Li lo reprendieron al mismo tiempo.

«¡Hermano imperial!» El príncipe Zhi pisoteó el suelo con fuerza, con su voz llena de angustia. Puede que hayas perdido tu tierra, ¡pero no puedes simplemente tirar tu vida así! ¿Qué tipo de delito es faltarle al respeto al emperador? ¿No te estás entregando a las puertas de la muerte por Ning Yu?

Lentamente, el cuerpo del Príncipe Fu se puso flácido mientras se hundía en el suelo. Ning Xiaoyao se levantó y se volvió para hablar con el Comandante Supremo Lou, pero en su lugar se encontró con el Gran Preceptor Xie. Ella tuvo una ligera idea de lo que sucedía. ¿Olvidé algo?

El Gran Preceptor Xie aprovechó esta oportunidad para hablar. «Su Majestad, el conjunto de pinceles con escenas pintadas de Jiangnan de este servidor…»

Ning Xiaoyao no escuchó el resto al recordar que el Gran Preceptor era el dueño original de los pinceles. «Esos pinceles pertenecen al Príncipe Fu ahora», dijo Ning Xiaoyao mientras señalaba al Príncipe Fu. «Gran Preceptor, ¿por qué no lo hablas con él?»

El Gran Preceptor Xie miró al Príncipe Fu. «Príncipe, esos pinceles pertenecen a este oficial».

Dado que los pinceles pertenecían al Gran Preceptor, mientras el Príncipe Fu los devolviera, su primera condición con Ning Xiaoyao sería nula y sin efecto. Todos los que escucharon las palabras del Gran Preceptor Xie entendieron el significado detrás de su mensaje. Miraron al Príncipe Fu, y los miembros del clan imperial parecían especialmente entusiastas. ¡Esta es la oportunidad perfecta para que él recupere sus tierras!

El Príncipe Fu tocó el conjunto de pinceles escondidos en su manga. Las manijas de jade habían sido calentadas por la proximidad a su cuerpo. ¿Devolver estos pinceles?

Lou Zigui estaba a punto de dar un paso adelante, pero Ning Xiaoyao extendió una mano y lo sostuvo en su lugar, sacudiendo la cabeza. Incluso le sonrió para mostrarle que no debía preocuparse. Lou Zigui estaba un poco inseguro. Si el Príncipe Fu devolviera los pinceles, ¿nuestro trabajo duro no sería para nada?

El Príncipe Fu de repente habló con el Gran Preceptor Xie. «¡Estos pinceles pertenecen a este príncipe!»

¡Boom!–

Todos sintieron que sus cabezas habían explotado por dentro. ¿El príncipe Fu ha perdido el juicio? ¿Está cediendo 10,000 parcelas de tierras fértiles para un solo juego de pinceles?

Ning Xiaoyao solo pudo regodearse cuando vio la expresión atónita del Gran Preceptor Xie. Luego levantó el pulgar hacia el Príncipe Fu y declaró: «¡Eso es correcto! ¡Tienes que proteger bien tus propias cosas! ¡Príncipe, eres un hombre de verdad!»

Si el Príncipe Fu no hubiera querido algo que pensó que sería imposible de conseguir, ¿por qué habría de mencionar el juego de 24 pinceles de Jiangnan? Su Majestad Ning era competente en el arte de la psicología y la lectura de los corazones de las personas, por lo que fue bastante fácil predecir cómo pensaría y actuaría el Príncipe Fu.

Esto es algo que el Padre Imperial quería darme. El Príncipe Fu se agarró fuertemente las mangas. ¿A quién le importaban las tierras de cultivo? Nunca había plantado cultivos en su vida, y mucho menos había visto esas parcelas con sus propios ojos. Todo lo que sabía era que tener tierras de cultivo significaba que no moriría de hambre. Pero estos pinceles fueron objetos preciados de su Padre Imperial. Su Padre Imperial incluso había prometido dárselos. Contenían recuerdos de una época en la ciudad capital en la que nadie más lo había superado y solo a un paso del trono. Estos pinceles me pertenecen legítimamente.

Cuando Ning Xiaoyao vio cuán firmemente el Príncipe Fu reclamó la propiedad de los pinceles, sintió que podía usar ello como un nuevo punto de conversación con el Gran Preceptor. «Tiraste estos juegos de pinceles, así que los recogí y los regalé. ¿Por qué sigues diciendo que son tuyos?» Ning Xiaoyao le preguntó al Gran Preceptor Xie.

Estas palabras casi enfurecieron al Gran Preceptor Xie para que se desmayara nuevamente. «¿Cuándo vio Su Majestad a este oficial tirar estos pinceles?»

«Fueron arrojados a un bote de basura», dijo Ning Xiaoyao. «El bote de basura tenía la forma de una rana, y los cepillos estaban justo encima de su cabeza».

«……..» dijeron todos los demás. Esa es la rana celadón del Gran Preceptor. En aras de secar los pinceles, hizo que alguien lo calentara en un horno antes de colocar los pinceles encima. ¿Qué quieres decir con llamarlo un «bote de basura»? Su Majestad, ¿no tiene miedo de ser alcanzado por un rayo después de haber dicho tonterías tan descaradas?

Ning Xiaoyao fue audaz y segura de sí misma con sus palabras. Incluso como persona del apocalipsis, había ampliado su conocimiento lo suficiente como para saber tales cosas. ¡Había visto botes de basura con forma de ranas con sus propios ojos!  (Autor: No tengo suficiente energía para burlarme de ti. Olvídalo, haz lo que sea que te haga feliz, Su Majestad).

El Gran Preceptor Xie probó algo dulce en su garganta. Ning Xiaoyao lo había enojado para que escupiera sangre ayer, pero ahora estaba cerca de vomitar sangre nuevamente. «Eso no es un bote de basura», dijo.

Ning Xiaoyao arqueó una ceja. «¿No es un basurero solo porque tú lo dijiste? ¿Por qué todo tiene que ser como tú quieres cuando empiezas a hablar? Dinos, Comandante Supremo, ¿era un bote de basura o no?»

Aunque el Comandante Supremo sabía que no era así, todavía asintió con la cabeza.

«Viejo abuelo», le preguntó Ning Xiaoyao al Anciano Li a continuación. «Ayer también estuviste en la finca del Gran Preceptor. ¿Dirías que esa rana es un basurero?»

Todos miraron al Anciano Li, que era conocido por ser recto y justo. ¿Cómo vas a responder? La esquina del ojo del Anciano Li se crispó visiblemente en la cara de todos sus espectadores. Luego dijo: «Este servidor no vio esa rana en particular. Sin embargo, este servidor cree que si se trataba de algo que se usaba para contener objetos descartados, probablemente estaba oculto en un lugar apartado».

Ning Xiaoyao preguntó: «¿Podría considerarse el patio principal como un lugar apartado?»

El Anciano Li ahuecó sus manos frente a su pecho y se inclinó frente a Ning Xiaoyao, antes de decir en voz alta: «La propiedad de los Xie realmente permitió que Su Majestad pusiera la vista en un objeto tan sucio. ¡Que Su Majestad acuse a Xie Wenyuan con el delito de falta de respeto a su soberano!»

La boca de Ning Xiaoyao se quedó boquiabierta. ¿Puedo acusar de un delito al Gran Preceptor solo por esa razón?

El resto de personas allí dentro miró en silencio al Anciano Li. En aras de condenar a muerte a Xie Wenyuan, realmente lo estás dando todo, Anciano Li.

El Gran Preceptor Xie abrió la boca, solo para que la sangre saliera de la esquina de sus labios. Una vez más, había escupido sangre.

«Al final, él sigue siendo mi abuelo», dijo Ning Xiaoyao. Incluso inconscientemente se acercó para curarlo antes de recordar su identidad y retroceder. «Solo olvídate de todas esas cosas flagrantes sobre la falta de respeto. En el futuro, no tires tus pinceles tan descuidadamente. Si no los quieres, puedes dármelos.»

El gran preceptor Xie levantó la cabeza para mirar a Ning Xiaoyao. Incluso llevaba una expresión de preocupación. Reprimió su temperamento y le hizo una reverencia. «Este servidor agradece a Su Majestad».

Bueno, que fuerte. Ning Xiaoyao miró al Gran Preceptor Xie. ¿Incluso puedes soportar (ren,cosas como esta? ¿Eres parte de las Tortugas Ninja Adolescentes Mutantes? ( Ren zhe Shengui, 忍者神龟)

Autor: ¡Hey, te dije que no hicieras reclamos infundados! )

El Gran Preceptor Xie le echó otra mirada al Príncipe Fu y dijo: «Este oficial felicita al príncipe por satisfacer el deseo de su corazón».

El Príncipe Fu evadió la mirada del Gran Preceptor Xie. Los miembros del clan imperial y los funcionarios de la facción del Gran Preceptor entendieron que el Gran Preceptor Xie y el Príncipe Fu se odiaban ahora. Sería imposible para ellos formar un equipo en el futuro.

«Despachen al Gran Preceptor», dijo Ning Xiaoyao mientras miraba a Xie Anyi, el hijo mayor del Gran Preceptor Xie y el Ministro de Ingresos. «Hagan que cuide su enfermedad en casa y reflexione sobre sus errores».

El Anciano Li habló de inmediato. «Su Majestad ordenó al Gran Preceptor que se quedara en casa y reflexionara, pero hoy dejó su propiedad sin permiso. Su Majestad, por favor casti…»

«Viejo abuelo», Ning Xiaoyao lo interrumpió. «Ese es mi abuelo. ¿No puedes ser más educado?» ¿De qué sirve acusarle de crímenes a diestra y siniestra? El Gran Preceptor tiene todo el poder militar, entonces, ¿de qué serviría castigarlo?

El Anciano Li dejó de hablar. El Príncipe Xi vio al Gran Preceptor Xie ser llevado por su hijo antes de preguntar: «Su Majestad, ¿podría el Príncipe Fu irse también?»

«¿Dejar el Salón de los Castigos?», Preguntó Ning Xiaoyao.

Todos los miembros del clan imperial asintieron a Ning Xiaoyao. Tienes tu tierra, así que, ¿cómo podrías tener suficiente cara para mantener al Príncipe Fu encarcelado?

Ning Xiaoyao hizo algunos cálculos mentales en su cabeza. «Entonces, ¿vamos a olvidarnos de cómo intentó matarme?»

«………..» dijeron los miembros del clan imperial. ¡Su Majestad es simplemente un gamberro desvergonzado!

El Príncipe Fu no aulló de ira esta vez, sino que simplemente preguntó con calma: «¿Su Majestad le dará la pena de muerte a este servidor?»

Lou Zigui sacudió lentamente la cabeza hacia Ning Xiaoyao.

Así es, este tipo todavía tiene sus soldados privados. Ning Xiaoyao se paró con las manos entrelazadas a la espalda y dijo: «¿Quién te dijo que fueras mi tío? Como somos familia, no deberíamos disputar tantos detalles. Puedes pagarme por daños en su lugar.»

¡El dinero es lo más importante!

«¡Hiss!» El comportamiento descarado de su Majestad hizo que muchos de los miembros del clan imperial tomaran aire.

El Príncipe Fu preguntó: «¿Cuánto quiere Su Majestad?»

Ning Xiaoyao puso los ojos en blanco antes de preguntar: «Si te pidiera todo, tío, ¿preferirías morir?»

El Príncipe Fu había dominado de alguna manera una habilidad propia sin necesidad de que le enseñaran. Miró a Ning Xiaoyao y se echó a reír. «Jejeje».

«Entonces espera un poco hasta que averigüe el precio», dijo Ning Xiaoyao agradablemente. «Puedes vivir aquí por ahora. Te daré de comer carne todos los días.»

El Anciano Li se despidió de Ning Xiaoyao. Por un lado, tenía que descubrir cómo dividir la tierra. Por otro lado, no podía soportar escuchar a Su Majestad hablar más. ¿Qué formaba a un hombre de virtud? Lo que hizo… olvídalo. El Anciano Li renunció a considerar la pregunta por completo. Los miembros del clan imperial también se retiraron. Como lo vieron, no había forma de que el Príncipe Fu abandonara las cárceles hasta que Su Majestad lo dejase seco. Solo quedaron Ning Xiaoyao, Lou Zigui y el Príncipe Fu.

Ning Xiaoyao levantó la mano y comenzó a contar con los dedos. «Príncipe, no tuviste pérdidas. Mira aquí, obtuviste lo que más querías en el mundo y perdiste peso cuando ninguno de esos médicos podía curarte».

El Príncipe Fu miró a Ning Xiaoyao pero permaneció en silencio.

Ning Xiaoyao dijo: «No es como si fueses a plantar cultivos. Tampoco te falta dinero. ¿De qué te sirve conservar toda esa tierra para ti? ¿No es agradable darle a otras personas una forma de sobrevivir?.»

El Príncipe Fu miró al silencioso Lou Zigui antes de decirle a Ning Xiaoyao: “Hay cientos de miles de refugiados en el mundo. ¿Podrías encontrar un lugar adecuado para todos ellos solo con mis tierras?»

Ning Xiaoyao se echó a reír. «Cosas como esta tienen que hacerse lentamente. No te llenarás de un solo bocado, ¿verdad?»

El Príncipe Fu se alarmó. «¿A quién vas a apuntar ahora?» Este pequeño lunático, ¿a quién tiene en la mira ahora?

Ning Xiaoyao caminó al lado del Príncipe Fu y le acarició la cabeza, permitiendo que otra corriente de luz verde pálida se hundiera entre sus cabellos. «Solías tener dolores de cabeza todo el tiempo, ¿verdad? Eso ya no sucederá en el futuro».

La cabeza del Príncipe Fu se levantó de golpe. ¿Cómo sabe este loco que siempre tengo dolores de cabeza?

Ning Xiaoyao ya se había enderezado con una sonrisa. «También te pondrás un poco más delgado». Tenía miedo de asustar a la gente si cambiaba al Príncipe Fu a su peso ideal de inmediato, por lo que pensó que lo haría por etapas. Autor: Ya los has asustado mucho. O (╯ □ ╰) o)

«Vamos», dijo Lou Zigui en voz baja mientras se acercaba.

Una vez más, la puerta de la celda se cerró con un ruido sordo. El mundo ante los ojos del Príncipe Fu se atenuó sustancialmente, pero él simplemente se sentó en el suelo aturdido, considerando las palabras de Ning Xiaoyao.

¿Realmente no he sufrido ninguna pérdida?