UPX – Cap. 71

0

Capítulo 71: Esperando riquezas, honor y desastres 

La niña de pie en el patio se encontraba actualmente en el apogeo de su juventud, con cejas curvas y ojos de fénix. Su piel era blanca como la nieve y parecía lo suficientemente delicada para romperse con solo una ráfaga de viento. Llevaba un vestido blanco bordado con varias flores, que revoloteaban con la brisa y creaban una imagen muy agradable para todos los que la vieron.

«No puedes ser imprudente», la Vieja Madame Xie regañó a la chica a su lado con una mirada. La niña agachó rápidamente la cabeza, pero levantó los ojos para mirar a Ning Xiaoyao, quien se había movido para colocarse detrás del Comandante Supremo Lou. Esta chica me está poniendo la piel de gallina.

«Su nombre es Xie Duoying», dijo Big Boss Black en voz baja. «Ella es la nieta del Gran Preceptor, de uno de sus tantos hijos. Meow~ ¿Está ella aquí para seducir a mi Comandante Supremo?»

“……….” Dijo Ning Xiaoyao. La niña solo la miraba fijamente. ¿Cómo fue eso seducir al Comandante Supremo? Algunos de los príncipes intercambiaron miradas significativas entre sí. Parece que el Clan Xie quiere enviar mujeres al Hijo del Cielo de nuevo.

La Vieja Madame Xie dijo: «¿No sé si Su Majestad podría darme algo de cara y venir a descansar un poco en mi salón principal? Pruebe los pasteles hechos por esta anciana y nuestra quinta muchacha.» La niña llamada Xie Duoying fue bastante buena con su tiempo, porque levantó la cabeza en ese momento para robar otro tímido vistazo a Ning Xiaoyao.

¿Más pasteles? Ning Xiaoyao negó con la cabeza. A juzgar por el nivel de pastelería que había probado antes, a esta anciana le iría mejor un plato de cerdo estofado rojo.

«Primo mayor», Xie Duoying llamó de nuevo a Ning Xiaoyao.

«¡Ese es Su Majestad!» La Vieja Madame Xie regañó a su bisnieta otra vez. «¿Cómo puedes ser una chica tan mal educada? ¡Apúrate y arrodíllate para pedirle a Su Majestad un castigo!» La Vieja Madame Xie levantó su bastón y lo golpeó contra el suelo.

Xie Duoying se arrodilló en el suelo. Esta vez, sus ojos se llenaron de lágrimas mientras miraba a Ning Xiaoyao con sus pupilas brillantes y claras. Ning Xiaoyao lo pensó durante mucho tiempo antes de que ella descubriera lo que estaba pasando. Esta joven señorita del Clan Xie era una chica que atraía a otros para que le dieran cariño. Lou Zigui solo se rió fríamente. Parecía que esta Vieja Madame del Clan Xie no tenía idea de que Su Majestad era una mujer. De lo contrario, no se atrevería a cometer semejante deshonra.

Al escuchar la risa de Lou Zigui, todo el cuerpo de Xie Duoying se puso rígido. Pero ella no era una chica que simplemente miraba a todos los hombres, así que ella lo ignoró. La quinta joven señorita Xie entendió en su corazón que la Vieja Madame quería presentarla a Su Majestad. Su Majestad Ning Yu había estado viviendo en la finca Xie durante 14 años, pero siempre había estado aislado del resto del mundo. Nadie sabía de él, e incluso los miembros del Clan Xie a menudo olvidaban que ese hijo imperial existía en sus instalaciones. Si sabían que este personaje se convertiría en un dragón de la noche a la mañana, entonces la Quinta Señorita creía que Su Majestad habría tenido a una mujer del Clan Xie a su lado.

Ning Xiaoyao miró las puertas entreabiertas del estudio. Nada se movía por dentro.

«Esta humilde servidora admite sus errores», Xie Duoying confesó sus faltas a Ning Xiaoyao. A estas alturas, debería ser la señal de Ning Xiaoyao para que la niña pueda retirarse de su escenario. Todos los señores vasallos miraron a Ning Xiaoyao. Aquí había una belleza tan delicadamente dulce y bonita, arrodillada ante ellos. Su Majestad era simplemente un chico que tenía una emperatriz viuda a su lado. ¿Cómo podría ser capaz de contenerse?

Ning Xiaoyao simplemente pasó junto a Xie Duoying. Esta niña lo había llamado primo mayor, lo que significaba que tenía como máximo 13 a 14 años de edad. Ning Xiaoyao no era lo suficientemente observadora como para encontrar fallas en esa niña.

«¡Su Majestad!», Gritó ansiosa la Vieja Madame Xie cuando la vio irse. Las lágrimas brotaron de la esquina de sus ojos. Ning Xiaoyao se detuvo ante el grito para mirar hacia atrás. Bien, que genial, ahora la anciana ya está arrodillada. La niña Xie también lloraba como una persona hecha líquido.

«Su Majestad, ah», gritó la vieja madame Xie, «Esta anciana es solo una persona encerrada en su patio trasero. Esta anciana no tiene mucha experiencia con el mundo, pero sabe que ver a Su Majestad convertirse en adulto llenó de alegría su corazón. Esta anciana solo espera que Su Majestad goce de buena salud toda su vida y se convierta en un soberano ilustre».

Las palabras de la anciana habían aturdido por completo a Ning Xiaoyao. Ella había traído a una niña bonita para que lo viera, luego se negó a explicar nada sobre la niña a favor de recordar el pasado y mirar hacia el futuro. ¿Estaba simplemente ofreciendo el afecto de su nieta? ¿O recogió a esta chica en el camino porque era un inconveniente caminar sola?

La Vieja Madame Xie siguió hablando. «Esta anciana no puede supervisar asuntos fuera de la finca, pero solo pide que Su Majestad tome en consideración la vejez de esta anciana y me ofrezca algo de estabilidad».

«Espera, tú», dijo Ning Xiaoyao, «¿No estás viviendo una vida estable en este momento?» Esta anciana tenía una casa tan grande y se veía bien alimentada y bien vestida. Incluso la persona que la ayudó a caminar aquí era una chica hermosa. ¡Más importante aún, no había zombies en este mundo! ¿Qué más podría pedir esta anciana?

Tanto las personas dentro como fuera del estudio se callaron. Tuviste una pelea con el Gran Preceptor. En este momento, Fang Tang está llevando a los guardias imperiales a revisar cada esquina de la finca, y parece que también están confiscando algunos bienes. ¿Cómo esperas que la anciana viva una vida estable?

La Vieja Madame Xie parecía incapaz de soportarlo más. Su cuerpo se balanceó cuando se arrodilló en el suelo, mirando a Ning Xiaoyao con una cara llena de lágrimas. Ning Xiaoyao se movió a un lado y dijo: «No me gusta ella, esta prima más joven».

El quinto rostro de la joven señorita Xie se drenó de sangre de inmediato. Ning Xiaoyao fue muy sincera mientras hablaba. «Tal vez estoy asumiendo que hay sentimientos involucrados cuando en realidad no hay ninguno. Anciana, tal vez lo he entendido mal, pero creo que es mejor si digo las cosas con claridad».

Lou Zigui aprovechó ese momento para caminar al lado de Ning Xiaoyao y murmurar: «Este servidor pide que Su Majestad regrese al palacio».

Ning Xiaoyao simplemente se dio la vuelta y salió del patio con él siguiéndolo. Los diferentes príncipes pasaron junto a con la Vieja Madame Xie y Xie Duoying también, con la cabeza temblando al ver a la pareja de aspecto distraído. La niña era bonita, pero era una pena que Su Majestad tuviera un corazón hecho de acero. Parece que la trampa de belleza de la anciana es inútil.

Después de que todos se fueron, la Vieja Madame Xie se recostó en el suelo. Xie Duoying se arrodilló frente a ella, alarmada. «Vieja madame, ¿… Ying’er cometió un error en alguna parte?»

La vieja madame miró a la muchacha que tenía delante. De todas las chicas de Xie Clan que llevan el nombre de Duo(1), esta era la más brillante y hermosa, valorada por todos los ancianos del clan. Pero si Ning Yu no podía dejarse seducir por su belleza, entonces ninguna de las otras chicas de Xie Clan tendría una oportunidad.

(1) Los clanes familiares tienden a agregar un caracter en el nombre de los miembros de la misma generación. En este caso de usa el Duo.

Xie Duoying se echó a llorar. ¿Qué se suponía que debía hacer en el futuro, ahora que Su Majestad la había rechazado en persona? Si alguien se casara con una chica que el emperador había menospreciado y luego la trataba como un tesoro, ¿qué significaría eso? ¿Estaría el hombre acusando al emperador de tener mal gusto cuando se trataba de mujeres? ¿Se atrevería cualquier hombre en el mundo a invitar a tal suposición sobre ellos mismos?

El Anciano Li se rió desde el interior de la habitación mientras hablaba con el Gran Preceptor Xie. «Otra derrota más, Gran Preceptor. Tu Clan Xie también fue aclamado una vez por sus talentos literarios, qué pena».

El anciano Li solo había hablado la mitad de lo que quería decir, pero ya era una caja de sonido en los oídos para el Gran Preceptor Xie y los tres hijos de su primera esposa. Todas las viejas y grandes familias ofrecerían a sus hijas para ganar el favor de Su Majestad. No era diferente de vender a las mujeres por honor y gloria, pero nadie de las grandes familias lo admitiría abiertamente. El suspiro del anciano Li en ese momento simplemente estaba arrancando una máscara del Clan Xie.

«Vamos», dijo el anciano Li a sus alumnos. «Sigan a este viejo para ver cómo está el general Fang».

Una vez que el anciano Li se fue con su gente, la facción del Gran Preceptor se despidió también. En este momento, el Gran Preceptor estaba enfermo y la Vieja Madame llorando en el patio. Olvídate de los asuntos estatales, el Clan Xie tuvo suficientes problemas para lidiar en casa. Si se quedaran más tiempo, ¿no estarían causando más problemas ellos mismos?

«Vamos,» el Gran Preceptor Xie le dijo a sus compañeros. «El cuerpo de este anciano está bien, no hay necesidad de que todos se preocupen».

Los diversos funcionarios se sintieron un tanto reconfortados por las palabras del Gran Preceptor Xie. En lugar de su salud, lo que el Gran Preceptor Xie realmente quería decir era que él mismo estaría bien. Mientras el Gran Preceptor estuviera todavía en pie, el resto de ellos también estaría bien. Todos los funcionarios se retiraron respetuosamente del estudio. Cuando llegaron al patio, se cubrieron el rostro con las mangas para evitar ver a las dos mujeres llorando en el suelo. El Gran Preceptor Xie hizo que Xie Anyi, su hijo mayor, lo apoyara afuera. Sólo su familia estaba aquí ahora. La vieja madame permaneció sentada en el suelo mientras preguntaba: «En ese entonces, cuando tenía a Su Majestad en el Patio Oeste de la propiedad, dijo que no le gustaba ver a otras personas. Prohibiste que alguien perturbara su paz y tranquilidad, por lo que prohibí la entrada al Patio Oeste. Ahora, Gran Preceptor, dile la verdad a esta anciana. ¿A Su Majestad realmente no le gusta la compañía?»

La vieja madame lo había pensado durante un tiempo, pero no podía encontrar ningún lugar en términos de comida o ropa en la que hubieran abatido a Ning Yu. Si había algo por lo que los pudiese odiar, entonces sería porque no le habían ofrecido ningún apoyo y le hicieron vivir 14 años como un viejo ermitaño de montaña en aislamiento. El Gran Preceptor Xie hizo que el Segundo Joven Maestro Xie ayudara a la vieja madame a ir hasta su estudio antes de ordenar a su hijo mayor que llevara a sus hermanos e hija a esperar fuera de sus habitaciones. Hablaría personalmente con la vieja señora.

La vieja madame Xie seguía llorando y muy agitada. «¡Di algo!» Gritó ella.

El Gran Preceptor Xie esperó un rato antes de bajar la voz. «¿Ha olvidado mi madre la fortuna que le contó ese viejo monje hace 14 años?» Este niño está destinado a estar en desacuerdo con la emperatriz desde su nacimiento, y no se reconciliarán en esta vida. «La emperatriz viuda siempre ha querido dar a luz a otro hijo y colocarlo en el trono; desafortunadamente, el fallecido emperador murió cuando ella dio a luz al Príncipe Cheng. Olvídate de poner a un bebé en pañales en el trono. Incluso si fue nombrado emperador, las reglas decretan que uno salva al hijo y se deshace de la madre. Eso no es algo que yo o la Emperatriz Viuda puedan aceptar».

La Vieja Madame Xie se levantó de su silla y trilló: “En otras palabras, ¿ustedes, pareja de padre e hija han estado tratando a Su Majestad como una pieza desechable desde el principio? ¿Y Su Majestad lo sabe?»

El Gran Preceptor Xie sonrió con dolor. «A juzgar por las acciones de Su Majestad recientemente, él es naturalmente consciente de ello».

La Vieja Madame Xie se derrumbó de nuevo en su silla.

«Entonces, mamá no debería pensar en enviar más mujeres del Clan Xie al palacio en el futuro», dijo el Gran Preceptor Xie, «Es algo imposible».

El Gran Preceptor Xie no pudo decirle a la Vieja Madame Xie que Ning Yu era mujer, porque mientras menos gente supiera, mejor. Al mismo tiempo, temía que la verdad asustara a la anciana.

La Vieja Madame Xie gritó y preguntó: «¿Pero ahora qué?»

«Su Majestad llegará a comprender que es inseparable de nuestro Clan Xie», el Gran Preceptor Xie consoló a su madre. «Así que este hijo puede darle a mi madre algo de estabilidad por mi cuenta. No hay necesidad de que se lo supliques a los demás.»

La vieja Madame Xie pisoteó el suelo con su bastón, asustada pero irritada. «¡He arruinado a mi quinta nieta!»

El Clan Xie era una familia floreciente. El Gran Preceptor Xie tuvo tres hijos y cinco hijas de su primera esposa, cada uno de los cuales tuvo numerosos hijos propios. Había unas 20 chicas solteras solo de parte de su primera esposa, por lo que al Gran Preceptor Xie no le importó la difícil situación de la Quinta Señorita Xie. Todo lo que hizo fue decir: «Madre no tiene por qué entristecerse. ¿Por qué temer que no encontraremos partidos para nuestras hijas de Clan Xie?»

La Vieja Madame Xie no creía del todo las palabras del Gran Preceptor Xie. Si no pasa nada, ¿por qué te hubieras desmayado como lo hiciste? ¿Estabas simplemente jugando? Ella sacudió ligeramente la cabeza, sintiendo frío por todas partes. Ciertamente, ella podría ser un miembro respetado del Clan Xie, pero al final todavía dependía de su hijo y sus nietos. Si ellos son acabados, entonces ella también estaría acabada, pero no podría hacer nada. Ella solo era capaz de esperar hasta que las riquezas, el honor o el desastre golpearan su hogar por igual.