UPX – Cap. 67

0

Capítulo 67: Su Majestad dice, Zhen no tiene dinero

El príncipe Fu, Ning Guangshun, se complació con la desgracia del hijo mayor del Clan Xie cuando vino con una invitación personal a la propiedad Xie. Al mismo tiempo, fue atrapado entre reír y llorar. Xie Wenyuan había sido astuto toda su vida. Cuando él quería viento, el viento vendría; Cuando él quería lluvia, la lluvia vendría. Al final, el mismo nieto al que había ayudado a subir al trono lo había dejado en una situación lamentable. Quizás esto era simplemente su retribución; tal vez Ning Yu había nacido como un lobo que no podía ser domesticado.

Xie Anyi bajó su postura ante este príncipe, pero mantuvo todas las palabras de su padre en el corazón. Cuando el príncipe Fu escuchó esas palabras, perdió el humor para reírse del Gran Preceptor Xie. ¿Despedir a los señores vasallos? ¿No es eso pedir sus vidas?

Dentro de la finca del Gran Preceptor, el segundo administrador Xie Laifu estaba ayudando al Gran Preceptor Xie a tomar su medicina. Al mismo tiempo, informó: “Gran preceptor, las cocinas ya están preparando el té y los pasteles favoritos del Príncipe Fu. ¿Pero vendrá él realmente?”

El Príncipe Fu había luchado una vez por el trono con el emperador anterior, mientras que el Gran Preceptor había sido la fuerza principal para ayudar al emperador anterior a ganar su posición. Para decirlo sin rodeos, el Gran Preceptor Xie fue uno de los culpables de haber hecho perder el trono al Príncipe Fu. El segundo mayordomo Xie realmente no podía comprender cómo el príncipe Fu reconocería al Gran Preceptor.

El Gran Preceptor Xie comprobó el color de los cielos fuera de la ventana y dijo: “El príncipe debería estar a punto de llegar. Haz que mis dos hijos vayan a las puertas y lo saluden”.

El segundo mayordomo Xie se apresuró a obedecer. “Sí, este sirviente lo hará ahora”.

Después de la cantidad de tiempo que tomó quemar la mitad de un incienso, el Príncipe Fu, Ning Guangshun, apareció ante las puertas de la finca del Gran Preceptor. Xie Laifu suspiró con sentimiento de admiración en su corazón. Su Gran Preceptor realmente era algo. ¡Nadie podía escapar de su alcance! El príncipe Fu no dijo mucho a los tres hijos de la primera esposa del Gran Preceptor. Después de algunas formalidades, fue llevado al estudio del Gran Preceptor. Allí, el Gran Preceptor Xie estaba medio tumbado en un sofá largo y estrecho. No se levantó cuando el príncipe Fu entró, sino que se juntó para pedir disculpas. “Este funcionario tiene dificultades para levantarse debido a una enfermedad. Le pido al príncipe que me perdone por no poder recibirlo personalmente”.

El príncipe Fu miró la tez del Gran Preceptor Xie. En verdad, se veía gravemente enfermo, con círculos oscuros bajo los ojos y piel blanca como la ceniza. Parecía que había envejecido una década o más.

“Todos ustedes, retírense”, el Gran Preceptor Xie ordenó a sus tres hijos.

El príncipe Fu se sentó ante el Gran Preceptor Xie y dijo: “Gran Preceptor, ya que estás demasiado enfermo para levantarte, entonces este príncipe acortará la historia. ¿De verdad Lou Zigui mencionó el despido de los señores vasallos a Su Majestad?”

El Gran Preceptor Xie tenía una sonrisa de dolor. “Si el príncipe no me cree, entonces ¿por qué venir a mi finca?”

“Este príncipe cree que el problema más urgente para Su Majestad y Lou Zigui ahora es deshacerse de usted, Gran Preceptor”, dijo el Príncipe Fu con frialdad.

El Gran Preceptor Xie dijo: “Príncipe, este oficial simplemente está bloqueando los golpes de las líneas del frente. ¿El príncipe ha considerado alguna vez dónde caerá la espada de Lou Zigui una vez que se deshaga de este oficial? El difunto príncipe heredero dijo una vez que los señores vasallos habían traído calamidad al país. Lou Zigui simplemente está promoviendo las palabras del difunto príncipe heredero”.

El príncipe Fu se quedó en silencio, antes de preguntar: “Entonces, ¿cuál es el significado del Gran Preceptor?”

“Su Majestad todavía es joven”, el Gran Preceptor Xie sacudió la cabeza con una sonrisa forzada. “En este momento, Lou Zigui lo ha cegado. Este funcionario ha trabajado duro para convencerlo, pero se ganó su ira. Con las cosas como están ahora, la única manera de que Su Majestad se deshaga de los hombres viles a su lado y traiga a funcionarios virtuosos es hacerle entender que Lou Zigui es incompetente cuando se trata de administrar un país”.

¿Quiénes eran los hombres viles y los funcionarios virtuosos?

El príncipe Fu abrió mucho los ojos al descubrir, para su sorpresa, que hacerse mayor solo había hecho a Xie Wenyuan aún más descarado.

“Príncipe”, dijo el gran preceptor Xie, “este oficial ahora no tiene poder”.

El príncipe Fu respondió: “Los príncipes iremos a pedirle a Su Majestad los salarios oficiales que nos debe. Si Lou Zigui no puede producir el dinero o ayudar a Su Majestad, entonces Su Majestad se dará cuenta de su incompetencia. ¿Qué está planeando el Gran Preceptor?”

El Gran Preceptor Xie volvió a juntar las manos al Príncipe Fu y dijo: “El Príncipe posee vastos talentos”.

El Príncipe Fu se rio “Este príncipe es simplemente un enemigo derrotado a manos del Gran Preceptor, no un gran talento. Gran Preceptor, ¿qué puede hacer este príncipe para ayudarlo?”

El Gran Preceptor Xie sonrió. “Príncipe, ayudar a los demás es ayudarte a ti mismo”

El príncipe Fu también sonrió. ¿Es tan fácil tratar con Ning Yu? Si el actual emperador fuera un enemigo fácil, ¿estarías ahora en la cama, Xie Wenyuan? Si quería que los señores vasallos se esforzaran, ¿cómo podría ser suficiente una simple amenaza verbal?

Al mismo tiempo, el emperador difícil de tratar, estaba escuchando al Comandante en Jefe de los Guardias del Dragón hablar sobre los señores vasallos.

“Su subordinado escuchó todo esto de Su Alteza, el difunto emperador”, dijo Shadowgale en voz baja mientras caminaba con Ning Xiaoyao. “Todos los señores vasallos son dueños de sus propios territorios, pero no se les permite poseer ejércitos privados. Sin embargo, todo lo demás dentro de esos territorios, incluyendo la tierra, los agricultores y los artesanos, todos pertenecen a ellos. Estos señores no pagan impuestos ni se alistan en servicio activo, sino que reciben un gran salario oficial del clan imperial cada año”.

Ning Xiaoyao chasqueó la lengua. “¿Los señores vasallos son tratados tan bien?” Si ella supiera esto antes, ¡podría transmigrar como un señor vasallo en su lugar! Autor: Lo haces sonar como si pudieras decidir cómo sucede. O (╯ □ ╰) o)

Shadowgale dijo: “Su Alteza, el Príncipe Heredero dijo que los antepasados ​​del país establecieron esas reglas para cuidar de los hijos imperiales que no podían heredar el trono. Para evitar que sufrieran demasiado, el país terminó criando a sus propios príncipes”.

Ning Xiaoyao lo pensó. “Pero a medida que pasa el tiempo, solo obtendríamos más y más príncipes. El país solo tiene poca tierra y dinero. Si necesitamos criar más y más personas cada año, estos príncipes se convertirán en la carga del país. ¿No es así? Maldición, eso significa que básicamente estamos criando una camada de cerdos grandes y gordos. ¡Y ni siquiera podemos comerlos después de engordarlos! Tenemos que seguir criándolos hasta que sean viejos, y luego criar a sus hijos, para siempre?” (N/T: Como los congresistas)

¿Qué tipo de lógica era esta? Ning Xiaoyao quería arrodillarse ante los pies del emperador fundador del clan Ning. Shadowgale fingió que no escuchó nada sobre “cerdos gordos” o lo que sea. En verdad, Su Majestad era mucho más brutal con sus palabras que el príncipe heredero.

Xie Laifu estaba de pie junto a las puertas delanteras y vio a Ning Xiaoyao tambaleándose desde la distancia con sus hombres a cuestas. El segundo mayordomo Xie no podía creer lo que veía. ¡¿Su Majestad estaba viniendo?!

Ning Xiaoyao estaba en la entrada de la finca Xie y miró a los dos leones de piedra que flanqueaban sus puertas. Había once escalones que conducían a la puerta principal, que aún estaba sin pintar. Dos muros de cabeza de caballo bordeaban ambos lados de la puerta. Este era el lugar donde Ning Yu había vivido durante los primeros catorce años de su vida. Ning Xiaoyao hizo todo lo posible por sentir algo del lugar, pero no consiguió nada.

Shadowgale murmuró a Ning Xiaoyao: “La última vez, el Comandante Supremo ordenó que se quemaran estas puertas”.

Ning Xiaoyao respondió: “Una buena acción. Debería haberse quemado un poco más”.

Shadowgale no dijo nada más. El rencor de Su Majestad contra el Gran Preceptor es realmente demasiado profundo. Xie Laifu pudo verificar que este era efectivamente el emperador reinante en sus puertas. Pero en este momento, sus dos piernas temblaban tanto que ni siquiera podía hablar. Había algunos hombres de la finca Xie que no reconocían a Ning Xiaoyao en absoluto. Cuando vieron al gran grupo de personas pasar por las puertas delanteras, uno de ellos la señaló y le preguntó: “¿Quién eres?”

El pie de Ning Xiayaó se impulsó contra el suelo antes de que aterrizara arriba de los once escalones de la puerta principal. Shadowgale y el resto se apresuraron a seguirla y quedarse detrás de ella.

“Chicos”, el orador se movió rápidamente para ponerse delante de Ning Xiaoyao. “Esta es la propiedad del Gran Preceptor, sin embargo, tú…”

Shadowgale levantó una mano y envió al hombre por los escalones con una voz fría, “¡Impudente!”

“S-su sirviente saluda a Su Majestad”, Xie Laifu se arrodilló hacia Ning Xiaoyao.

Los guardias de la puerta se quedaron atónitos ante estas palabras, demasiado congelados en shock para inclinarse ante el emperador, y mucho menos informar de su llegada a la finca.

Ning Xiaoyao miró al hombre arrodillado ante ella y le dijo: “Después de escuchar que el Gran Preceptor cayó enfermo, Zhen vino a pagar una visita”.

“…… ..” dijo el segundo mayordomo Xie. ¿No fue usted el que hizo que mi Gran Preceptor estuviera tan enojado que escupió sangre?

Ning Xiaoyao entró en la finca del Gran Preceptor. Ni siquiera tenía que preguntar para saber dónde se alojaban él y el príncipe Fu, porque la prima de la urraca estaba liderando el camino por delante de ella. Ning Xiaoyao caminaba rápido, y todos los Guardias del Dragón tenían buenas técnicas de agilidad. Cuando Xie Laifu parpadeó, todos habían desaparecido.

“¿Q-qué deberíamos hacer?”, Preguntó un guardia de la puerta, mirando el espacio vacío delante de las puertas.

Xie Laifu inmediatamente se puso de pie y medio corrió, medio tropezó en la finca, gritando a todo pulmón: “¡Su Majestad llegó! ¡El emperador está aquí!” ¡Sin importar el motivo del emperador, aún tenía que informar a la finca de la llegada de este estimado antepasado! Después de los gritos del segundo mayordomo Xie, todos los vasallos del Gran Preceptor cayeron en caos.

Ning Xiaoyao siguió a la prima de la urraca hasta el patio exterior del estudio del Gran Preceptor Xie. Hizo que Shadowgale y el resto cuidaran a los guardias mientras ella desmayaba a uno y entraba al patio.

Cuando el Gran Preceptor Xie escuchó los sonidos de pelear afuera, preguntó en voz alta: “¿Qué está pasando?”

Ning Xiaoyao abrió la puerta del estudio y dijo: “Gran preceptor, Zhen ha venido a verte”.

Al ver a Ning Xiaoyao, el Gran Preceptor Xie se incorporó de golpe. El príncipe Fu estaba absolutamente estupefacto por la vista ¿Por qué este pequeño emperador venía por aquí?

Ning Xiaoyao se situó en perfecta posición militar ante la cama y le dijo al Gran Preceptor Xie: “¿Eh? Estabas acostado antes, pero ahora te has sentado desde que llegó Zhen . Si Zhen pasa un tiempo charlando contigo un poco sobre la vida, quizás te recuperes completamente, Gran Preceptor”.

Cuando un funcionario veía a Su Majestad, se suponía que debían hacer los más formales saludos. Por ejemplo, el príncipe Fu ya estaba arrodillado en el suelo. Pero el Gran Preceptor Xie no quería inclinarse, así que simplemente miró a Ning Xiaoyao. Había visto crecer a esta chica, por lo que reconoció sus rasgos faciales y figura como Ning Yu sin lugar a dudas. Pero el Gran Preceptor Xie todavía sentía que no se parecía en nada a Ning Yu. La Ning Yu que él conocía no tenía este tipo de gran valor y siempre estaba un poco jorobada. La Ning Yu que él conocía lo respetaba e incluso lo temía un poco, y siempre evitaría su mirada mientras lo admiraba. Actualmente, esta persona… el Gran Preceptor Xie quería preguntarle a esta Ning Yu ante él: “¿Quién eres?”

El Gran Preceptor Xie se deslizó lentamente al suelo para arrodillarse. Ning Xiaoyao extendió sus manos y ayudó al Gran Preceptor Xie y al Príncipe Fu. “No hay necesidad de ser tan educados, sentémonos y hablemos”.

El Gran Preceptor Xie dijo: “La presencia de Su Majestad aclara esta humilde vivienda. La razón por la que vino Su Majestad hoy e-…”

“¿Zhen escuchó que le estás pidiendo dinero a Zhen?” Ning Xiaoyao le preguntó al Príncipe Fu antes de que el Gran Preceptor Xie terminara sus formalidades.

El príncipe Fu respondió inconscientemente: “Este oficial no se atreve”.

Ning Xiaoyao se rió y elogió: “¡Zhen sabía que no lo harías! ¡Eres un sujeto leal!”

“……” dijo el príncipe Fu.

La voz del Gran Preceptor Xie se volvió aún más respetuosa mientras hablaba. “Su Majestad, los salarios oficiales eran una antigua regla de nuestros antepasados”.

El príncipe Fu se apresuró a continuar con el tema. “Así es, Su Majestad. Estas son las reglas de los antepasados; además, los señores vasallos tienen miles de hombres en estas fincas… “

“¿Tienes mil personas en tu casa?”, Interrumpió Ning Xiaoyao.

El príncipe Fu asintió con la cabeza. Ning Xiaoyao extendió sus manos. “Es inútil incluso si tienes 10,000 hombres. Zhenno tiene dinero”.

El príncipe Fu se sobresaltó antes de hablar. “¡Su Majestad es el Hijo del Cielo!” ¿No es usted descarado y dice que no tiene dinero como emperador?

“Es inútil incluso si soy un Hijo del Cielo. Realmente no tengo dinero”, dijo sinceramente Ning Xiaoyao al príncipe Fu.

El príncipe Fu se quedó en silencio. Entonces, ¿vas a ser desvergonzado hasta el final para renunciar a tu deuda?